El “crash” del mercado de los cigarrillos

Saltan las alarmas en el sector tabaquero por el mercado de cigarrillos, que se ha encogido a la mitad en 6 años por el contrabando, que aprovecha que el consumidor no deja el hábito en la crisis pero busca alternativas más baratas.

Una persona compra tabaco en una máquina expendedora. EFE/BallesterosUna persona compra tabaco en una máquina expendedora. EFE/Ballesteros

Saltan las alarmas en el sector tabaquero por el mercado de cigarrillos, que se ha encogido a la mitad en 6 años por el contrabando, que aprovecha que el consumidor no deja el hábito en la crisis pero busca alternativas más baratas, y Hacienda pierde mil millones de euros “que podrían ir a educación”.

Así lo aseguran a Efeagro fuentes del sector, que han urgido a que se tomen acciones para minimizar el flujo de tabaco de contrabando y falsificado, que actualmente supone más del 11 % del total y llega a superar el 50 % en algunas provincias de Andalucía.

El coladero de Gibraltar

La crisis y la subida de precios ha provocado que el esfuerzo de un fumador para adquirir una cajetilla se duplique: si en 2008 era del 5,8 % de la renta disponible, en 2013 subió hasta el 11,2 %.

El mercado del contrabando tiene su “coladero” más importante por Gibraltar, pero también por Canarias y Andorra, aunque en menor medida, afirman las mismas fuentes.

En concreto, a Gibraltar llegan, según los expertos, unos 150 millones de cajetillas, el doble del tabaco que pueden fumar en un año su población (29.000 habitantes), los trabajadores que proceden de España y los turistas que desembarcan en los cruceros (7,5 millones de extranjeros al año), y que se estima en 70 millones de cajetillas.

Las illicit white, las reinas del contabando

Las ventas de cigarrillos se han deprimido tanto en el mercado español que han marcado un récord: la mayor caída en el mundo de los productos de gran consumo; el mercado legal en España se ha reducido a la mitad, al pasar de unos 90.000 millones de cigarrillos en 2008 a los 47.000 millones en 2013.

Las reinas de ese contrabando son las denominadas por el sector como “illicit white” o “cheap white”.

Son marcas creadas para pagar impuestos bajos en un país -en este caso en Gibraltar (del 1 %)- con el objetivo de que las mafias las introduzcan en un país vecino con impuestos más altos y con precios más elevados.

Es el caso de España (con impuestos del 80 %), donde venden dichas marcas a la mitad del precio de sus competidores, con lo que “ganan ingentes sumas”, resaltan desde el sector.

Productores griegos y luxemburgueses

Según las mismas fuentes, los principales fabricantes de estas “illicit white” son fabricantes europeos como el griego Karelias o la luxemburguesa Landewyck.

También preocupa al sector la operativa en el polígono Yebel Ali (Dubai), donde en las zonas francas de Emiratos Árabes Unidos (EAU) se han localizado unas 25 fábricas de tabaco que, bajo el formato de “illicit white”, llegan después a Europa, Asia y África.

Para frenar esta situación, desde el sector se pide, por un lado, sensibilizar al consumidor de los riesgos de fumar producto de contrabando o falsificado, ya que, según afirman, no están sujetos a ningún tipo de control sanitario, incitan a los menores a fumar, fomentan la actividad de las mafias y detraen impuestos que podrían “pagar la beca o el comedor de tu hijo”, insisten en el sector.

“El contrabando detrae impuestos que pueden pagar la beca de tu hijo”

También solicitan que se actúe sobre los impuestos especiales con una política de incremento moderada, un rebalanceo de su estructura y una actualización de los tipos mínimo y supermínimo.

Exigir a los fabricantes y distribuidores que quieran vender sus productos en España que firmen compromisos contra el comercio ilícito de tabaco con la oficina Antifraude Europea (OLAF), tal y como lo han hecho las cuatro grandes tabaqueras (Altadis/Imperial, Philip Morris, BAT y JTI) es otra de las peticiones.

Las mismas fuentes han apuntado que se evitarían las falsificaciones si se establecieran sistemas de etiquetas fiscales digitales del tipo “codentify”, como recientemente ha propuesto la empresa de codificación y trazabilidad digital DCTA, para sustituir las actuales etiquetas fiscales de papel.

Requieren, además, un mayor control a la producción, importación y exportación en zonas francas especiales (como Canarias); dotar de mayores medios a las fuerzas judiciales y cuerpos de seguridad; fijar multas que sean realmente disuasorias y que se persiga a los infractores; y una mayor colaboración pública y privada entre todas las partes que integran la industria del tabaco.EFEAGRO

Publicado en: Agricultura     Empresas     Industria
(No Ratings Yet)
Loading...

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.