El cigarrillo electrónico pide un sistema de venta como el de los estancos

El sector del cigarrillo electrónico ha pedido un sistema de venta en establecimientos autorizados como el de los estancos.

Cigarrillos electrónicos en un establecimiento comercial. Foto: EFEAGRO/ Concha RubioCigarrillos electrónicos en un establecimiento comercial. Foto: EFEAGRO/ Concha Rubio

La Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) ha propuesto hoy que el Gobierno imponga un sistema de licencias para regular la venta del producto y controlar que solo lo ofrezcan establecimientos que cumplan ciertos requisitos de calidad.

Al igual que en el tabaco convencional existe un régimen para los estancos, la patronal ANCE ha reivindicado en rueda de prensa “la misma regulación” a la hora de autorizar o no que un minorista comercialice el e-cigarrillo.

Los responsables de ANCE y de la organización TVECA -que agrupa a empresas del cigarrillo electrónico de todo el mundo- han presentado un código de “autorregulación” para que los operadores españoles se adelanten a las normas europeas y apliquen medidas con vistas a un comercio mas seguro y vigilado.

La venta del cigarrillo electrónico genera en España unos 3.000 puestos de trabajo directos y 4.000 indirectos.

Según las patronales, existen 800.000 “vapeadores” en España y 500 millones en todo el mundo.

Según el vicepresidente de ANCE, Alejandro Rodríguez, el sistema de licencias está pensado para empresas ajenas al sector, que tendrían que cumplir unas condiciones en experiencia, calidad o formación.

Actualmente, ese artículo se ofrece sin ningún control en cualquier clase de local, desde papelerías a tiendas de alimentos, y un régimen de permisos evitaría la venta irregular de artículos con ingredientes de dudosa calidad.

Un estanquero, por ejemplo, como cualquier otro detallista, podría venderlos, pero asumiendo las exigencias de las normas españolas y europeas específicas para los cigarrillos electrónicos, reflejadas en el código presentado hoy.

Entre ellas figuran la verificación de la edad en las compras por internet o tiendas físicas, para comprobar que no se venden a menores; la obligación de que el producto no supere un contenido determinado de nicotina o la información que deberá adjuntar en los envoltorios o en la web de las empresas.

Asimismo, las empresas españolas se han comprometido a que sus cigarrillos electrónicos no se presenten en formatos atractivos para niños o jóvenes, “pues se trata de un producto para adultos” y “para aquellos que han sido fumadores y quieren dejar de fumar”.

Sin propiedades farmacológicas

Rodríguez y el director general de TVECA, Ray Story, han insistido en que el cigarrillo electrónico es “competencia” del tabaco y no tiene propiedades farmacológicas.

Por ello, según la guía, las empresas no deberán incluir mensajes relacionados con los beneficios para la salud o con su contribución para dejar el tabaco.

Respecto a las recientes opiniones que ponen en entredicho las ventajas del cigarrillo electrónico y el caso del primer paciente diagnosticado en España, en Galicia, de neumonía asociada a su consumo, Rodríguez ha considerado que es un tema anecdótico y que no está demostrada esa vinculación.

Story ha remarcado que desde 2006 se han consumido “miles de millones” de e-cigarrillos sin que se hayan notado daños, frente al tabaquismo “la primera causa de muerte”: “Es como pedir que se prohíban los coches porque uno ha tenido un accidente por exceso de velocidad”.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Consumo     Distribución     Empresas
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.