Uso mayoritario en cooperativas y grandes grupos

Dron agrícola, tecnología que aún tiene que calar en el pequeño productor

Los drones tienen un “potencial tremendo” en la agricultura -por razones económicas y medioambientales-, se utilizan en cooperativas o grandes grupos agroalimentarios en cultivos de regadío y se “socializará” su uso a corto plazo, de modo que llegará también al pequeño productor.

Dron agrícola, tecnología que aún tiene que calar en el pequeño productor Foto: EPA/ROBIN VAN LONKHUIJSENDron agrícola, tecnología que aún tiene que calar en el pequeño productor Foto: EPA/ROBIN VAN LONKHUIJSEN

Este ha sido una de las reflexiones de los expertos participantes en la jornada “Aplicación de los drones en agricultura de regadío”, organizada la pasada semana por la subdirección general de regadíos y economía del agua del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente e inaugurada por la directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal, Esperanza Orellana.

Orellana ha explicado que las nuevas tecnologías sirven para afrontar los retos del agro y el medio ambiente y “hacer más con menos”, y que su uso en la agricultura de precisión ha experimentado “un aumento sin precedentes”, como una de las claves de la producción agrícola.

Y lo son, principalmente, porque permiten “actuar en el lugar exacto, con la dosis precisa y en el momento justo para aumentar la rentabilidad y la sostenibilidad“, y usar así “menos insumos, algunos críticos como el agua, los fertilizantes o los pesticidas”, ha añadido.

Dron, tecnología para ahorrar en costes y aumentar en calidad

El director técnico de la Compañía Nacional de Peritos Agrícolas (Conapa), José Javier Santiago, ha explicado a Efeagro que el uso de la tecnología dron puede llegar a ahorrar un 10 % en costes y mejorar la sanidad y, por ende, la calidad de los cultivos.

A su juicio, es una tecnología que aún está en fase “muy previa de I+D+i” en la agricultura y aunque “tienen un potencial tremendo, aún no se ha desarrollado todo el potencial que pueden llegar a aportar”.

En la actualidad se utiliza fundamentalmente en cultivos de regadío como viñedo, olivar o maíz, sobre todo por grandes grupos o cooperativas agroalimentarias, ha apuntado Santiago.

Mayor uso en cultivos de regadío, más rentables

Carlos Ortega, técnico que está utilizando la tecnología dron en Ibertabaco, en Extremadura, ha reconocido a Efeagro que todavía no ha pasado al pequeño agricultor, si bien “en cuatro o cinco años” llegará, porque “permite ver cosas que no ven los técnicos de campo” y redunda en una mejora de la rentabilidad de la explotación.

La aplicación aérea de fitosanitarios con drone una opción de futuro. EFE/Belén Delgado

Drones agrícolas aún tienen que calar en el pequeño productor, según expertos EFE/Belén Delgado

En este sentido, ha apuntado que su uso se “socializará” porque, por ejemplo, desde 2013 a ahora, los equipos y los sensores “cuestan una cuarta parte”.

Ortega ha insistido en que los datos que arrojan los vuelos “dan rentabilidad al agricultor, sobre todo, porque los tratamientos y manejos son localizados”, aunque ha añadido que por “mucho vuelo, uso de sensores y aplicaciones… si no se pisa la parcela, malamente se sabe lo que pasa” en el cultivo.

El uso del dron se socializará

El experto y representante de la firma Tecnitop Antonio Rubio ha hecho hincapié en que el dron es una herramienta más y “no nos sirve si no se acompaña de mucha más información y forma parte de todo el flujo de trabajo como aplicaciones, mapas, cuadernos de campo…”.

Respecto a los drones que se adaptan mejor al trabajo en el campo, ha citado los de ala fija, por su gran autonomía, para sobrevolar grandes extensiones, son recomendables “a partir de 20 hectáreas”.

Rubio ha apuntado, además, que cuanto menos pese el dron, en el entorno del kilo, se aumenta el rendimiento del trabajo, porque la legislación permite hacer vuelos “más allá de la línea de vista” a los drones de menos de 2 kilos.

Las empresas de drones agrícolas, también pendientes de la futura norma

Por su parte, desde la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Juan José Sola, ha recordado algunos de los requisitos en vigor para realizar vuelos con dron.

Se deben realizar siempre de día; en zonas fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre; a una altura máxima de 120 metros; en espacio aéreo no controlado; o en el alcance visual de piloto y un máximo de 500 metros (para drones de más de 25 kilos).

El borrador de la futura norma para operaciones con drones incluye como novedades que se podrán realizar vuelos nocturnos, en zonas con aglomeraciones, y para los drones de más de 25 kilos, volar más allá de los 500 metros, siempre que haya un observador a esa distancia que controle el dron.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Innovación

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.