El decreto de envases supone un “gran reto” y genera costes para el sector pesquero

El Real Decreto de Envases y Residuos que prepara el Gobierno supone un “gran reto” para la cadena de producción y venta de productos pesqueros y un incremento de la responsabilidad y de los costes, sobre todo en las empresas de los eslabones intermedios, que deberán recurrir a materiales reciclables.

Decenas de personas realizan compras en un mercado. Efeagro/ José MéndezDecenas de personas realizan compras en un mercado. Efeagro/ José Méndez

Representantes de la Plataforma Tecnológica de la Pesca y de la Acuicultura (PTPA), de la patronal de pescaderías Fedepesca y otros expertos han destacado este miércoles el desafío que supone la nueva legislación sobre envases, durante una jornada del Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE) en Paterna (Valencia), retransmitida virtualmente.

El real decreto, ahora en fase de consulta pública, traspone legislación europea sobre economía circular, abre la puerta a un sistema de devolución y retornos, aplica la directiva de plásticos de un solo uso y revisa la responsabilidad ampliada del productor.

En la industria pesquera, sus implicaciones prácticas pueden afectar desde la necesidad de dejar de usar plásticos “multicapa” que envuelven pescado o de sustituir bandejas de PET negro, por tratarse de materiales no reciclables.

Pero los minoristas consideran que esta nueva regulación provoca incertidumbre, por su complejidad, por las alternativas y el vacío legal respecto a nuevos materiales como el bambú, por ejemplo.

Un “gran esfuerzo”

La presidenta de PTPA -que aglutina a todo el sector- y directora de Fedepesca, María Luisa Álvarez, ha señalado que hasta la fecha ha estado clara la gestión de residuos de productos pesqueros en los hogares, pero no tanto el sistema de recogida y reciclaje en otras fases de la cadena de obtención y procesado.

Varios pescadores descargan en el puerto asturiano de Avilés. Efeagro/J.L. Cereijido

Álvarez ha subrayado que la legislación obligará a todos “a un gran esfuerzo”, dejará más claro el principio de “quien contamina, paga” y las obligaciones de recuperación.

Serán los envasadores quienes tendrán que asumir el coste de la gestión de residuos de aquellos envases que se recojan por separado, un cambio sustancial, puesto que en la actualidad ese gasto es asumido casi en su totalidad por entidades locales, según el borrador.

El responsable de la unidad de envases de economía circular de ITENE, César Aliaga, ha detallado que el objetivo de la legislación es conseguir que todos los embalajes sean reciclables en 2030 y restringir los microplásticos y su llegada al mar.

Más reciclaje

Aliaga ha recalcado que para las industrias pesqueras el reto estará en encontrar “reciclabilidad” para sus materiales.

A las pescaderías llega mucho género en envases suministrados desde la lonja o la industria, pero los comerciantes también utilizan los suyos propios para la venta al público.

Boquerones y sardinas. Efeagro/Carlota Ciudad

Boquerones y sardinas. Efeagro/Carlota Ciudad

Álvarez ha añadido que el 80 % de los residuos que acaban en el mar son plásticos de un solo uso que no tienen que ver con los embalajes del sector y ha opinado que “no hay materiales buenos y malos, sino buenos o malos usos”.

Los minoristas deberán fomentar la venta a granel de alimentos frescos e informar a los clientes sobre las repercusiones ecológicas de los embalajes.

En este punto, los pescaderos tradicionales consideran que están en mejor posición y se definen como el comercio más sostenible.

Fedepesca ha presentado este miércoles las principales conclusiones del proyecto Envapes, cuyo objetivo es buscar alternativas de envase con menos impacto mediante la creación de una red en la que han participado Ecoembes, ITENE científicos, la patronal de gran consumo AECOC, y fabricantes de material de envasado.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Cargando…