CORONAVIRUS AGRICULTURA

La cooperación y la digitalización son claves para el papel de la agroalimentación ante la COVID-19

La cooperación y la colaboración entre los diferentes eslabones de la cadena agroalimentaria y la digitalización han sido claves para que el sector se posicionara como “estratégico” durante la crisis ocasionada por el coronavirus, según han valorado este jueves varios expertos.

Una mujer compra frutas y verduras. Efeagro/ Orestis PanagiotouUna mujer compra frutas y verduras. Efeagro/ Orestis Panagiotou

Así lo han subrayado la directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Formación Agroalimentaria, Isabel Bombal, o el secretario general técnico de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Felipe Medina, en sus intervenciones en el seminario web “Agricultura, alimentación y COVID-19: Desafíos y oportunidades”.

Bombal ha recalcado que “no hubiera sido posible abastecer a todos los ciudadanos de alimentos, sanos, variados, seguros, de calidad y a precios razonables si no hubieran trabajado cooperando todos los eslabones de la cadena”.

Sin olvidar, como ha recordado, las dificultades que algunos sectores agroalimentarios, sobre todo los enfocados al canal Horeca (hostelería y restauración), que en muchos casos han “reaccionado muy bien ante los estímulos que la sociedad les demandaba”, dados los cambios de consumo y gasto.

Aun así, antes de la crisis del coronavirus ya había “problemas estructurales“, según Bombal, quien ha señalado que no hay que “perder de vista” cuestiones como la atomización, los precios bajos en origen o la falta de incorporación de jóvenes y mujeres al mundo agrario y rural.

cooperación agro

Agricultores recoge uvas en Lanzarote. Efeagro/DO

La digitalización e innovación son también “estratégicas” y “herramientas esenciales” en esta crisis y deben potenciarse entre administraciones públicas y entidades privadas para “asegurar un futuro viable” del medio rural y el sector”, ha apuntado Bombal, tres subrayar que hay que perfeccionar la producción para que se pueda conciliar el trabajo con la vida en el campo.

Por su parte, Felipe Medina ha incidido en la importancia que ha tenido el “modelo de proximidad” en alimentación que hay en España, que se refleja en la cantidad de supermercados y comercios especializados (carnicerías, pescaderías…) y que han permitido a los ciudadanos reducir los trayectos al mínimo a la hora de comprar.

Asimismo, ha destacado la labor de los trabajadores y de los empresarios, que se mantuvieron informados para aportar soluciones de seguridad a sus empleados y de abastecimiento a los clientes, que han cambiado sus hábitos de consumo en pocos días por la crisis.

En este sentido, ha aludido a la compra “online”, que antes de la crisis tenía una cuota de mercado muy limitada -de un 1 %- en alimentación y ahora para algunos comercios llega al 10 % de su facturación.

Por otra parte, ha planteado que “la economía no debe parar”, pero garantizando las medidas de seguridad a los trabajadores durante su alocución en este encuentro, organizado entre el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (Ceigram-UPM) y la Asociación Española de Economía Agroalimentaria (AEEA).

El sector agroalimentario ya tenía problemas antes de la llegada de la COVID-19

El director de relaciones internacionales de Cooperativas Agro-alimentarias, Gabriel Trenzado, ha reconocido que aún es “difícil sacar conclusiones” sobre la pandemia, pero sí se ha comprobado el rol del sector agroalimentario para “mantener a la sociedad en casa”.

A su juicio, las dificultades no acabarán cuando finalice el estado de alarma, se pueden generar problemas “la campaña que viene”, ya que los problemas del campo no solo provienen de la crisis sanitaria, sino también de vetos internacionales previos a la llegada del coronavirus o de falta de estructuración adecuada del sector.

Globalización, biotecnología y regadío, también claves para el futuro

Para el director de innovación agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente, el reto para estos años es la globalización de algunas empresas agroalimentarias, que aporta estabilidad ante crisis como esta, además de establecer modelos que garanticen el abastecimiento, incluso cuando la población aumente.

Ha puesto el acento en la importancia de la biotecnología y el papel del regadío a la hora de impulsar los cultivos, que no solo aporta eficiencia a la producción sino que es positiva para el medio ambiente, un factor en el que los participantes han recordado que también es otro tema a tener en cuenta a la hora de la recuperación del sector.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO