CONSUMO VINO

El consumo mundial de vino bajó en 2020 menos de lo temido por la pandemia

El consumo de vino en el mundo cayó en 2020 un 3 %, mucho menos de lo que temía la Organización de la Viña y el Vino (OIV) en los primeros meses de la crisis causada por la pandemia, pero el descenso fue del 10 % en valor.

Un camarero sirve una copa de vino. Efeagro/Elvis González
Un camarero sirve una copa de vino. Efeagro/Elvis González

“El efecto de la pandemia fue impactante al principio, como un terremoto, y se ha soslayado en el segundo semestre de 2020. Veremos lo que ocurre en 2021, año en el que se pueden producir algunas réplicas del temblor inicial“, explicó este martes Pau Roca, el director general de la OIV.

Roca, que presentó a la prensa las principales cifras del sector mundial durante el pasado ejercicio, explicó que las caídas de precios han sido generalizadas en todos los países, pero puntualizó que “no estamos en estado de alarma” y dado que se espera este año una menor cosecha no cree que los precios disminuyan más.

Además, consideró que se puede establecer un paralelismo entre lo que ocurrió tras la crisis financiera de 2008-2009, con la recuperación que llegó a continuación, y la actual situación.

El segundo semestre de 2020 no estuvo tan mal, comparado con el primero. Hay elementos para pensar que nos recuperaremos bastante rápidamente. Las posibilidades de recuperación son mejores que las de 2009″, recalcó.

España cae, pero la UE se mantuvo estable

El consumo de vino se mantuvo estable en la Unión Europea, con 112 millones de hectolitros, un 48 % del total mundial, aunque con importantes variaciones por países.

Así por ejemplo, hubo un retroceso del 6,8 % en España (a 9,6 millones de hectolitros), mientras subió un 7,5 % en Italia (a 24,5 millones) y permaneció casi sin cambios en Alemania (+0,2 % a 19,8 millones) y en Francia (0 % a 24,7 millones).

Un cliente compra vino en un supermercado de Estados Unidos. Efeagro/EPA/Etienne Laurent

Fuera de la UE, tampoco hubo movimientos en Estados Unidos, el primer mercado mundial (0 % con 33 millones de hectolitros), al tiempo que avanzó un 2,2 % en el Reino Unido, que se colocó en quinta posición al superar a China que, por su parte, sufrió un hundimiento del 17 % (a 12,4 millones).

Roca recordó que el consumo en China lleva cuatro años seguidos disminuyendo “por una combinación de elementos”, entre los que citó la desaceleración económica y el hecho de que el vino no esta muy asentado entre las bebidas alcohólicas consumidas en el gigante asiático, ya que solo representa un 3 %.

Ligera caída de los países exportadores

Las perspectivas (para China) se inflaron para un mercado que parecía ir muy bien“, reconoció el director general de la OIV, que en cualquier caso insistió en que Asia ofrece un gran potencial para la diversificación geográfica que a su juicio tiene que llevar a cabo el sector vitivinícola para disminuir los riesgos.

El comercio internacional, en contra también de lo que se hubiera podido esperar en un contexto de pandemia, se contrajo de forma muy moderada en 2020 (-1,7 % a 105,8 millones de hectolitros), aunque en valor el retroceso fue más pronunciado (-6,7 % a 29.600 millones de euros).

Entre los principales países exportadores, todos disminuyeron sus ingresos, en particular Francia (-10,8 % a 8.736 millones de euros). Esa baja fue menos marcada para Italia (-2,4 % a 6.233 millones), España (-3,4 % a 2.626 millones), Australia (-2,3 % a 1.787 millones) y Chile (-7,1 % a 1.595 millones).

El español Pau Roca, presidente de la Organización Internacional del Vino (OIV). Efeagro/Raquel Manzanares

La producción mundial en 2020 progresó muy ligeramente (1 %) hasta 260 millones de hectolitros, algo por debajo de la media de los últimos años.

Controlar la producción para evitar el desplome de los precios

Por regiones, la Unión Europea tuvo un fuerte incremento del 8 % hasta 165 millones de hectolitros, sobre todo por el tirón de dos de los grandes países vinícolas, Francia y España, gracias a unas condiciones meteorológicas muy favorables.

En el caso de Francia, el alza fue del 11 % a 46,6 millones de hectolitros y en el de España del 21 % a 40,7 millones. Italia, que se mantuvo como el primer país en términos de producción, creció más moderadamente (3 % a 49,1 millones de hectolitros).

Todo eso pese a las regulaciones europeas, nacionales y de asociaciones de viticultores para evitar inundar el mercado en un contexto de crisis en que se temía que se hundiera el consumo.

En el otro extremo, por unas condiciones climáticas desfavorables, en Sudamérica hubo una caída de la producción en Chile (-13 % a 10,3 millones de hectolitros) y sobre todo en Argentina (-17 % a 10,8 millones).

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos