AGRICULTURA BRASIL

El comercio de corderos repunta más de un 15% por la Fiesta del Sacrificio

El comercio español de corderos con la comunidad musulmana para celebrar la Fiesta del Sacrificio, que arranca este jueves, ha repuntado entre un 15 y un 20 % respecto al año pasado, sin que la situación generada por la covid-19 haya afectado a esta tradición que se suele vivir en familia.

Imagen de archivo de corderos para la Fiesta del Sacrificio. Efeagro/ ReduanImagen de archivo de corderos para la Fiesta del Sacrificio. Efeagro/ Reduan

Lo avanza a Efeagro el presidente de la interprofesional del ovino y el caprino de carne (Interovic), Raúl Muñiz, quien asegura que las ventas se han dado “bien” porque “se han incrementado” las exportaciones de corderos vivos.

Se trata de una tendencia que no sólo se ha dado estas últimas semanas, sino “desde que comenzó la pandemia” y a su juicio ha sido una de las claves para conseguir la recuperación del sector tras los primeras semanas de estado de alarma, cuando cerró toda la restauración española.

Muñiz apunta a “multitud” de barcos con destino al mercado musulmán en los últimos meses y, aunque no dispone aún de volumen de corderos enviados, sí prevé ese incremento de hasta el 20 % respecto al mismo período anterior.

En ese sentido, señala que la situación generada por la covid-19 no ha afectado al negocio al tratarse de una fiesta familiar, en los domicilios, que “no es masiva, sino más particular”.

“Es más privada y no hay tantos motivos para que sea suspendida por el coronavirus”, indica.

En cuanto a los destinos, Arabia Saudí se abrió recientemente al comercio y “sigue funcionando”, mientras que siguen copando las compras Libia, Líbano o Argelia.

Muñiz valora el trabajo de la industria para posicionarse en los mercados internacionales, más aún cuando “España, tradicionalmente, no ha sido exportadora”.

“Nos hemos incorporado al carro de la exportación hace muy pocos años” y la industria está realizando un esfuerzo “ímprobo” para llegar a esos destinos.

Tanto la producción como la industria se han ido adaptando a las demandas de esos países musulmanes, porque piden un cordero más grande al que se vende en España.

Así, hay ya líneas específicas para engordar a estos animales en cebaderos antes de su venta, una preferencia a la que se suma que los musulmanes reclaman además corderos machos y con cornamenta.

Fiesta del Sacrificio

Ganado ovino en un país musulmán. Efeagro/Archivo. Jalil Rfezayee

A los envíos a esos terceros destinos, se suma este año una mayor demanda de los musulmanes que viven en Europa, especialmente en Francia y Bélgica, que no han podido viajar a sus países de origen debido a la covid y tendrán que celebrar la fiesta en territorio comunitario.

Es estos casos, suelen comprar el cordero sacrificado por el rito halal, por lo que la adquisición de partidas ha aumentado respecto a otros años, detalla Muñiz.

Esta demanda externa -junto al impulso de la venta online en el mercado nacional, el consumo en los hogares y la reapertura de la restauración- hace posible que los precios se encuentren normalizados para la época del año, y mejores que hace un año, que fue “horroroso” con una de las cotizaciones “más bajas de la historia”, recuerda.

El director general de la Agencia Marítima Blázquez, Javier Sánchez, que opera desde el puerto de Cartagena, confirma a Efeagro esta buena campaña y el hecho de que “no haya habido problemas por el coronavirus”.
Sánchez calcula que han vendido unos 120.000 corderos para esta fiesta, con importantes envíos de barcos a Jordania y Arabia Saudí.

Argelia, por su parte, ha potenciado la compra de corderos vivos, en detrimento de los canales refrigerados, por lo que el negocio hacia ese destino ha subido: “Hemos hecho hasta ocho barcos más para Argelia que el año pasado”, precisa.

Según sus datos, Libia “es el principal” comprador, mientras que Líbano fue el “primer cliente” que tuvo España y “sigue siendo un comprador regular tras casi 20 años, por lo que es muy fiable”.

El sector se prepara, eso sí, para unas semanas “de más calma” y “algo de parón” comercial tras superar la Fiesta del Sacrificio porque “los mercados están llenos” de producto, reconoce Sánchez.

En Ceuta

La Comunidad Musulmana de Ceuta, formada por más de 30.000 personas, celebra hoy la tradicional “Fiesta del Sacrificio” o “Eid al-Adha” pero sin lo más relevante de esta conmemoración que es el sacrificio de un cordero por el cabeza de familia.
Las restricciones sanitarias del coronavirus han provocado que, por primera vez, en Ceuta no se sacrifiquen los tradicionalmente 5.000 corderos que solían matarse en esta jornada al ser una de las ciudades españolas donde se sigue con más importancia esta tradición.
La festividad islámica se vive hoy en los hogares de los musulmanes debido a que no se ha permitido el sacrificio como consecuencia de las restricciones del covid-19 y los riesgos de posibles rebrotes.

Marruecos

Marruecos celebra este viernes la Fiesta del Sacrificio en medio de grandes restricciones por el aumento alarmante de casos de coronavirus, en un intento por lanzar un salvavidas a la agricultura y el mundo rural que viven este año el doble castigo de la sequía y la pandemia.
Contrariamente a años anteriores, este año no se ven en las calles hombres con su alfombrilla camino de la mezquita, pues el Gobierno ha cerrado los templos para evitar los rezos multitudinarios propios de esta fiesta.
Las calles de Rabat parecen desérticas y a diferencia de otros años, ahora apenas se ven matarifes ambulantes, pues las autoridades exigieron autorizaciones especiales y test del coronavirus a los carniceros que van a degollar los carneros durante la fiesta.

Palestina

Los palestinos celebran hoy la festividad de Eid al Adha, una de las más importantes del año para los musulmanes, conocida también como la Fiesta del Sacrificio y que este año se vio oscurecida por un cierre total en Cisjordania para frenar la segunda oleada del coronavirus.
Año a año, Eid al Adha es sinónimo de alegría, reuniones familiares y miles de personas acudiendo a los comercios para adquirir para este día ropa nueva y alimentos.
Comúnmente, también, las familias compran un cordero o un ternero, lo sacrifican y dividen la carne en tres: un tercio para consumo propio, otro para familiares y otro para gente necesitada.
En esta ocasión, mientras que el ritual del sacrificio se mantuvo y muchos acudieron a rezar por la mañana, la celebración está limitada por las restricciones impuestas por el Gobierno palestino para frenar la propagación de la COVID-19.

Publicado en: Ganadería
(No Ratings Yet)
Cargando…