GUERRA UCRANIA

Coca-Cola, Pepsico, McDonald’s y Starbucks suspenden sus negocios en Rusia

Multinacionales como PepsiCo, Coca-Cola, Starbucks o McDonald’s han anunciado que suspenden sus negocios con Rusia, por la invasión de Ucrania; todos ellos han aludido al coste humano de la guerra y a que revisarán sus decisiones según evolucione la situación.

Cafetería Starbucks en Shanghai (China). Foto: EFE/Qilai ShenCafetería Starbucks en Shanghai (China). Foto: EFE/Qilai Shen

 Coca-Cola anunció este martes la suspensión de sus negocios en Rusia, siguiendo la estela de una larga lista de multinacionales que han decidido dejar el país en respuesta a la invasión de Ucrania. En un breve comunicado, el gigante de los refrescos dijo que seguirá vigilando y evaluando la situación a medida que evolucionen las circunstancias.

«Nuestros corazones están con la gente que está sufriendo los horribles efectos de estos trágicos acontecimientos en Ucrania», señaló la compañía con sede en Atlanta (Georgia, EE.UU.).

En el caso de McDonald’s, un símbolo cultural estadounidense, aseguró este martes que cierra temporalmente sus 850 locales en Rusia y pone sus operaciones «en pausa» porque no pueden «ignorar el innecesario sufrimiento causado a Ucrania».
Un comunicado emitido por la empresa explica que esta medida afectará a los 62.000 empleados que la cadena tiene en todo el territorio ruso, a los que se seguirá pagando los salarios, además de proveedores y otros socios en el negocio de la alimentación.
La firma lleva más de treinta años operando en el país y sus restaurantes pueden preciarse de dar servicio a «millones de rusos diariamente».

El comunicado con el cierre de las franquicias ha sido enviado a cada uno de los locales afectados y a sus empleados, asegura la empresa, que afirma que su prioridad número uno desde el comienzo de la guerra «ha sido y es la gente» «Como empresa, nos unimos al mundo para condenar la agresión y la violencia, y rezar por la paz». El comunicado recuerda que los restaurantes de la cadena en la misma Ucrania también han sido cerrados en gran parte, pero sus empleados siguen cobrando sus salarios completos.

Imagen de archivo de clientes de McDonald's en uno de los restaurantes en Tokio. EFE/Archivo. Andy Rain

Imagen de archivo de clientes de McDonald’s en no de sus locales.. Efeagro/ Andy Rain

Por su parte, la cadena estadounidense Starbucks también afirmó que va a suspender todos sus negocios en Rusia en respuesta a la invasión de Ucrania, lo que incluirá el cierre inmediato de todas las cafeterías. «Seguimos pendientes de los trágicos acontecimientos y, hoy, hemos decidido suspender toda la actividad empresarial en Rusia, incluido el envío de todos los productos Starbucks», dijo en una carta el consejero delegado de la compañía, Kevin Johnson.

Según Johnson, todas las franquicias de la cadena en Rusia han acordado «suspender inmediatamente las operaciones» y se han comprometido a apoyar a los casi dos mil trabajadores que dependen de Starbucks. La empresa, que reiteró su condena «a los horribles ataques de Rusia en Ucrania» avanzó que, a medida que evolucione la situación, continuará tomando medidas que vayan en línea con sus «valores».

La multinacional estadounidense PepsiCo  va a suspender la venta de Pepsi, 7Up y otros refrescos en Rusia, donde también paralizará sus inversiones y su publicidad, todo en respuesta a la invasión de Ucrania. PepsiCo, a diferencia de otras empresas, no detendrá todas sus actividades en Rusia y seguirá suministrando algunos productos, que incluyen leche, lácteos y comida para bebés, artículos que considera esenciales para muchos rusos.

Interior de la planta embotelladora de Pepsico. Efeagro/Pepsico

La decisión la dio a conocer el consejero delegado, Ramon Laguarta, en un mensaje a sus empleados hecho público por la propia empresa. «Llevamos operando en Rusia durante más de sesenta años y tenemos un lugar en muchos hogares rusos. Pepsi-Cola entró al mercado en lo alto de la Guerra Fría y ayudó a crear un terreno común entre Estados Unidos y la Unión Soviética», escribió Laguarta, que defendió que la situación no podía continuar sin cambios «dados los horribles acontecimientos» en Ucrania.

Según dijo, se suspenderán las ventas de Pepsi-Cola y de otras marcas globales de refrescos como 7Up y Mirinda, al tiempo que se paran las inversiones de capital y todas las actividades de publicidad y promoción en Rusia.
Mientras, Laguarta señaló que como empresa de alimentación y bebidas PepsiCo debe «ser fiel al aspecto humanitario» de su negocio y continuar ofreciendo otros productos en Rusia que son esenciales.

«Al continuar operando también seguiremos apoyando el sustento de nuestros 20.000 empleados rusos y de los 40.000 trabajadores agrícolas rusos en nuestra cadena de suministro», apuntó. Mientras, la empresa dijo que también ha suspendido operaciones en Ucrania para permitir a sus trabajadores buscar lugares seguros para ellos y sus familias y que está dando ayuda para los refugiados que han escapado a países vecinos.

La cervecería neerlandesa Heineken ha anunciado que deja de producir y vender de forma inmediata su cerveza en Rusia y no aceptará ganancias de sus operaciones en ese país debido a la guerra en Ucrania, que considera “un ataque no provocado y completamente injustificado” contra el pueblo ucraniano.

La compañía subrayó que toma esta decisión en “respuesta a la continua escalada” de la guerra y explica que las medidas buscan “detener el flujo de dinero, regalías y dividendos” que le llegan a la empresa matriz desde ese país.

Publicado en: Alimentación y Bebidas
(No Ratings Yet)
Cargando…