Reacciones

El sector agrario discrepa sobre el acuerdo entre la UE y Canadá

Cooperativas Agroalimentarias y las organizaciones agrarias Asaja, Coag y UPA analizan, en declaraciones a Efeagro, los pros y los contras del pacto comercial firmado entre la Unión Europea (UE) y Canadá, conocido como CETA.

Planta de envasado de productos del cerdo en España. EFE/Archivo. Francisco Montero.Planta de envasado de productos del cerdo en España. EFE/Archivo. Francisco Montero.

El director de relaciones internacionales de Cooperativas Agro-alimentarias, Gabriel Trenzado, ha abogado por la “prudencia” sobre el CETA, pues si bien el acuerdo tiene aspectos positivos, el sector debe permanecer “alerta” sobre su aplicación y gestión, ya que “algunos elementos no están claros”.
Ha reconocido que la apertura del mercado canadiense ofrece oportunidades para algunos subsectores con “clara vocación exportadora, como el aceite de oliva, la aceituna de mesa o el vino”.
Sin embargo, ha añadido, el CETA no incluye un “reconocimiento mutuo” de las normas fitosanitarias, lo que puede suponer una traba, entre otras barreras “no comerciales” que provocan preocupación.
Además, ha señalado que en el sector cárnico se han hecho “concesiones importantes” a los envíos canadienses, por ejemplo en el porcino, y “no se sabe cuál será el impacto” de esta apertura en la ganadería de la Unión Europea (UE).

A la ofensiva y a la defensiva

El director de relaciones internacionales de Asaja, Ignacio López, ha subrayado que el CETA tiene un “potencial positivo”, porque puede beneficiar a productos como los hortofrutícolas, quesos, galletas, aceites o derivados cárnicos.
No obstante, ha apuntado que la parte “defensiva” para la UE sería la ganadería, pues las concesiones a Canadá podrían tener impacto en la producción comunitaria o española, porque se han acordado “contingentes generosos” de exportación.

Granja de porcino en la UE. Foto EFEAGRO/Archivo.Raúl García

El CETA incrementa los contingentes de importación de porcino. Granja. Foto EFEAGRO/Archivo. Raúl García

El representante de Asaja ha confiado en que se hayan armonizado normas sobre producción ganadera y que el acuerdo también implique el reconocimiento de denominaciones de origen, una parte españolas.
López también ha valorado que, al pertenecer Canadá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), el CETA sirva de “antesala” para que los productos españoles tengan mejor acceso a mercados como EEUU o México.

Rechazos

Desde COAG, el representante de la comisión ejecutiva Andoni García ha rechazado el CETA, además de mostrar su preocupación sobre su efecto en el campo.
Ha remarcado que el modelo productivo canadiense es muy diferente al comunitario, con costes “mucho más baratos”, especialmente en el sector ganadero, y, en este punto, ha apuntado que el CETA implica la eliminación de aranceles para 50.000 toneladas de vacuno de ese país.
García ha mostrado desconfianza por los métodos sanitarios de producción ganadera de Canadá, donde “no se aplica el principio de precaución de la UE” .
En relación a las denominaciones, ha apuntado que la cuestión no es que se protejan 140 sino que “quedan desprotegidas la mayoría” de estas enseñas de calidad (unas 1.500), aspecto que también rechaza la organización agraria UPA.
COAG ha cuestionado, además, el sistema de tribunales privados de arbitraje previstos en el CETA, para resolver litigios entre inversores y Estados, porque supone dar poder a las empresas frente a la soberanía de los países.

Vacuno en Córdoba. EFEAGRO/J.J.Ríos

Vacuno en Córdoba. EFEAGRO/J.J.Ríos

García ha explicado que el CETA estará ahora en una fase de aplicación “provisional”, por lo que ha instado a los Parlamentos de la UE, entre ellos el español, a vetar su puesta en marcha definitiva.
El secretario de relaciones internacionales de UPA, José Manuel Rocha, ha manifestado que desde el punto de vista agroalimentario, el acuerdo es “perjudicial” porque el campo se ha utilizado como “moneda de cambio” como ocurrió con otros convenios comerciales.
Según UPA, el CETA beneficiará a las “grandes empresas” pero para los agricultores el problema está en que no existe “reciprocidad”.
La organización agraria ha criticado que el tratado aumente el acceso a importaciones de productos cultivados o criados con costes muy inferiores a los que asume el sector en la UE.
Entre los productos con concesiones a Canadá ha citado el bovino, el porcino y el trigo.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Comercio
(No Ratings Yet)
Cargando…