Tejerina pide prudencia

Las Cortes de Castilla y León rechazan el impuesto a las bebidas azucaradas

Con una iniciativa presentada por el PP, las Cortes de Castilla y León han escenificado la oposición que la nueva tasa suscita en el sector remolachero. La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha pedido prudencia y ha señalado que España tiene que cumplir unos objetivos de déficit.

Una botella de refresco. Foto: EFE/Paco Torrente.Una botella de refresco. Foto: EFE/Paco Torrente.

Las Cortes de Castilla y León han rechazado, con la aprobación de una iniciativa presentada por el PP, la intención del Gobierno central de gravar el consumo de bebidas carbonatadas y azucaradas, que en su opinión perjudica al sector remolachero sin ayudar a mejorar la salud pública.
El encargado de defender esta proposición no de ley ante el Pleno de las Cortes ha sido el procurador zamorano Óscar Reguera, quien atacó la intención impositiva del Gobierno dirigido por su mismo partido al considerar que si el propósito está vinculado a la mejora de la salud, sería más eficaz utilizar las campañas de sensibilización y la información.
“¿Por qué no va acompañado de otro tipo de rebajas fiscales que incentiven el consumo de los productos saludables?”, se preguntó Reguera, quien pidió al Gobierno “hablar menos de impuestos y más de campañas” de hábitos saludables.

Aunque el resto de grupos parlamentarios de la oposición mostraron su acuerdo con el apoyo al sector y votaron a favor de la iniciativa, reivindicaron que la Junta de Castilla y León tomen medidas por sí misma para protegerlo. Ciudadanos votó en contra.

Una explotación de remolacha. Foto: Asaja Castilla y León

Una explotación de remolacha. Foto: Asaja Castilla y León

En nombre de Ciudadanos, David Castaño tildó de “discurso Trump vacío” el pronunciado por el representante del PP, a quien criticó por no atender las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el excesivo consumo de azúcar por medio de las bebidas refrescantes.
Castaño sostuvo que este impuesto “no va a afectar” a los productores de remolacha de Castilla y León porque el producto elaborado en esta Comunidad es en su mayoría “de mesa”, mientras que las bebidas azucaradas utilizan otros edulcorantes como el azúcar de caña.

Reacción de la ministra

También en Valladolid, la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha apeló a la prudencia respecto al anuncio del Gobierno central de un impuesto sobre el consumo de bebidas carbonatadas y azucaradas, y recordó que España “tiene que cumplir unos objetivos de déficit”.
“De momento habrá que ver en qué términos se hace. Requiere de una ley, lo cual significa que necesita el acuerdo y el consenso de numerosos grupos políticos”, declaró la ministra a los periodistas, antes de asistir a la entrega de los premios que anualmente concede “La Posada”, el suplemento de información agroalimentaria del diario El Mundo de Castilla y León.
Preguntada por la preocupación del sector remolachero en Castilla y León, que moltura el 85 por ciento del azúcar que se consume en España, la ministra recordó que en 2017 finaliza el periodo de cuota de producción impuesto por la Unión Europea (UE), lo que representará una “oportunidad importante” en un país que produce medio millón de toneladas de azúcar y consume un millón y medio.
“Lo que todos tenemos que hacer es seguir trabajando para mejora la productividad de este sector en España y ganar cuota de mercado”, ha subrayado.
No obstante, advirtió de que España “tiene que cumplir unos objetivos de déficit”, que es lo que “nos ha permitido crecer a lo largo de los últimos años; porque crecemos, creamos empleo y eso es siempre importante: estamos obligados con Bruselas”.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos