CÁRNICAS COVID

Las cárnicas que apostaron al Horeca, un camino que ahora buscan enmendar

Hay cárnicas que apostaron por dirigir prácticamente todas sus ventas a la restauración y a la hostelería y ahora buscan alternativas que les permitan reconducir el rumbo y salir adelante en esta insólita situación.

Preparación de un plato de carne. Efeagro/ María Guillén. Preparación de un plato de carne. Efeagro/ María Guillén.

Hay cárnicas que apostaron por dirigir prácticamente todas sus ventas a la restauración y a la hostelería (Canal Horeca) y ahora buscan alternativas que les permitan reconducir el rumbo y salir adelante en esta insólita situación de cierre de locales por la COVID-19.

Discarlux es una de ellas: esta empresa “madrileña, pero con alma gallega” -como la define su gerente, José Portas-, se ve ahora en la tesitura de adoptar decisiones rápidas pero concienzudas para asegurar su futuro, porque nunca habrían imaginado que una pandemia podía cerrar todos los bares y restaurantes de la noche a la mañana.

Portas ha visto cómo en pocas semanas ha tenido que aplicar un ERTE a más de 60 empleados por el descenso drástico de actividad: vendían el 80 % de su negocio al canal Horeca.

Pero no se han quedado de brazos cruzados y se han “reinventado” impulsando la venta “online”: es un canal que “no queríamos activar” porque “no es nuestro palo, es muy delicado, entretenido”, pero “es obligatorio” ahora acceder a él.
De hecho, con esa línea han retomado un 15 % la actividad, algo que sirve de “pequeño soporte” a la situación.
Han tenido también que congelar unas 80 toneladas de producto, a la espera de que se levanten las restricciones en la restauración, aunque queda la duda de a qué precio se conseguirá vender cuando eso ocurra.

Han perdido el 80 % de su facturación (de tres millones mensuales a 600.000 euros) y la situación es difícil, pero Portas cree que pueden aguantar “hasta cinco meses”, ya que la compañía está “muy saneada” económicamente.

cárnicas Horeca coronavirus

Imagen de un mostrador con productos cárnicos. EFEAGRO/Cedida por Anice.

En el caso de Central de Carnes de Madrid Norte (Grupo Norteños), el 95 % de sus clientes pertenece a la restauración, por lo que su actividad se ha reducido “al mínimo”, según fuentes de la compañía.

Según los últimos datos facilitados por las mismas fuentes, la facturación en 2018 fue de 57,6 millones de euros; en estas semanas de estado de alarma ha caído más de un 90 %.

Con esta situación, han tenido que incluir a “casi” toda la plantilla de 180 personas en un ERTE por causa de fuerza mayor y un pequeño porcentaje en un ERTE parcial por causa económica para poder servir a hospitales y residencias de ancianos.

“Sólo” pueden aguantar en esta situación de forma “temporal” porque, si se convierte en pérdidas continuas, “sería ir en la dirección contraria a la propia supervivencia de la empresa”, han añadido las mismas fuentes.
Para evitarlo, pide soluciones “estructurales” a las administraciones: “En una situación sin precedentes, hay que tomar medidas sin precedentes”.

Mientras tanto, intentarán reinventarse y ya estudian iniciativas para potenciar canales como la venta a domicilio.
Son dos ejemplos paradigmáticos de las compañías que pusieron el foco en el Horeca, pero hay otras muchas que a pesar de tener sus ventas más diversificadas también están afectadas.

Dompal o Coviher, también afectadas

Es el caso de Dompal, especializada en carne de ibérico y elaborados; la mitad de su comercio lo destinan a la hostelería y la restauración, por lo que han tenido que aplicar un ERTE y su facturación ha caído “una barbaridad”, según explica su director general, Juan Carlos Tejero.

Tejero apunta, además, que el problema no viene sólo por el cierre del Horeca, sino también por el parón “absoluto” de las exportaciones.
Tiene la incertidumbre de cómo reaccionará el consumidor a la hora de ir a los restaurantes en las inminentes fases de desescalada o de cuántos negocios volverán a subir la persiana.

Como otros tantas empresas, han impulsado el online estas semanas: “lo que no habíamos avanzado en 10 años, se ha hecho en un mes”, subraya su director general.

La empresa Coviher, especializada en cordero y cabrito, destina el 45 % de sus ventas a la hostelería, tanto dentro como fuera de España, según su gerente, Rafael Aranda, quien calcula que el negocio se ha contraído en el mes de alarma un 35 % respecto al mes anterior.

Por el momento, los 105 empleados siguen en sus puestos, sin ERTE de por medio, y están estudiando cómo arrancar la venta online.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos