LA ESPAÑA ESCONDIDA

Campo de Montiel, la zona de tránsito que no detiene el paso

Por las comarcas del Campo de Montiel y de Calatrava (Ciudad Real) pasa el Camino de Aníbal, la ruta histórica que une Andalucía y la Meseta; esta zona, a pesar de que pierde 5.000 habitantes cada 5 años, no se detiene y sigue mirando al futuro, como un nuevo ejemplo de la serie España Escondida.

Planta de de procesado de pistacho que la empresa 'Pistachos del sol' tiene en el Polígono 'La Vega', de Torralba de Calatrava (Ciudad Real). EFE ArcPlanta de de procesado de pistacho que la empresa "Pistachos del sol" tiene en el Polígono "La Vega", de Torralba de Calatrava (Ciudad Real). EFE Archivo/ Mariano Cieza

Para ese trabajo de cara al futuro se están desarrollando proyectos relacionados con las tecnologías de la información el comercio digital, con sitios web en los que en breve se podrán adquirir los alimentos de calidad de la zona amparados por la marca “Campo del Quijote”.
Un sello impulsado por la Asociación de Desarrollo Campo de Montiel y Campo de Calatrava “Tierras de Libertad“, cuyo gerente, Antonio Torres, explica que tiene el objetivo de ayudar a los productores a vender fuera de sus zonas y unir la promoción de la comarca a las cualidades de su gastronomía.
De momento ya hay cinco empresas interesadas en formar parte de este mercado en Internet, en el que se espera establecer “lineales” cibernéticos de aceites, quesos, vinos, embutidos, mieles o carnes, y la idea es “arrancar cuanto antes” e ir incorporando referencias.

La oportunidad del pistacho

Lejos de conformarse con los cultivos “históricos” -cereales, vid y olivo- que conforman el paisaje tantas veces dibujado por la literatura del Siglo de Oro, se están uniendo otras producciones rentables como el pistacho o el almendro. De hecho, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en la provincia de Ciudad Real se concentra el 28 % del total de las toneladas de pistacho producidas en España. “Se están consiguiendo calidades interesantes y hay empresas que se han fijado en Castilla-La Mancha como proveedor”, apunta Torres.
Ya se ve, por tanto, como una alternativa a los cultivos tradicionales y, a raíz del trabajo de la Junta de Comunidades de la región en su centro de experimentación, se “ha difundido la idea” de que el suelo y el clima de la comarca son muy adecuados para el pistacho, y hay centenares de agricultores que se han animado. “El banderín de enganche es la rentabilidad”, señala Torres, por lo que poco a poco van ganando tanto estos árboles, como el cultivo del pimiento, especialmente el que se produce en Villanueva de los Infantes.

Una zona con 7 habitantes por kilómetro cuadrado

Se trata, además, de una iniciativa que también pretende luchar contra la pérdida de población; de momento, la zona “está al nivel de Guadalajara o Soria, unos 7 habitantes por kilómetro cuadrado”, detalla este experto.Otras de las apuestas de la zona pasan por poner en valor los vestigios históricos de su uso como zona de paso desde la Edad de Bronce: se han constatado movimientos desde esta zona a Suecia.
Este “trasiego de personas” discurría por el camino de Aníbal, hoy el sendero Gran Recorrido GR-60, que también es conocido como el Camino de Hércules, Via Augusta o Camino de los Serranos; según los expertos, hay constancia de su existencia desde el año 700 adC.
Forma parte de la calzada romana que une Cádiz con Roma, y que pasa por Tarragona, y gracias a su pendiente suave permitía pasar sin grandes esfuerzos del Meseta incluso con carros.

El Castillo de Estrella. Foto: cedida por la Asocación de Desarrollo Rural.

El Castillo de Estrella. Foto: cedida por la Asocación de Desarrollo Rural.

De ese modo, todos los que se animen a hacer este sendero compartirán ruta con Aníbal el Cartaginés, Abderramán III, el Cid, Pedro I de Castilla, Jorge Manrique, Cervantes, Quevedo, Santa Teresa de Jesús o el emperador Felipe II.
Pasos con historia y huellas que han quedado hasta el presente y que siguen en el objetivo de los investigadores, como el yacimiento de Terriches, el Castillo del a Estrella, o el palacio renacentista de Álvaro de Bazán, en Los Visos del Marqués.
Intangibles como su historia y el fruto de la tierra con el esfuerzos de sus gentes tiran del carro de estas comarcas de Ciudad Real que no abandonan el camino para salvarse del silencio del vacío.

Publicado en: Agricultura
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

ACEITE DE OLIVA

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO