UE ALIMENTACIÓN

Bruselas propone legislar contra las prácticas comerciales desleales

La Comisión Europea (CE) propone prohibir las prácticas desleales en la cadena alimentaria, incluidas las cancelaciones de última hora o las modificaciones unilaterales de los contratos, una idea que reclamaban muchas cooperativas y pequeños productores desde hace años.

Cajas de tomate en un centro europeo de distribución. Foto: EFE ARCHIVOCajas de tomate en un centro europeo de distribución. Foto: EFE ARCHIVO

El objetivo es garantizar un trato más justo a las pymes alimentarias y agrícolas, para lo que Bruselas plantea incluso que las autoridades nacionales puedan imponer sanciones en casos de infracción.

Para aplicar esas disposiciones, la propuesta obliga a los Estados miembros a designar una autoridad pública encargada de hacer cumplir las nuevas normas y sancionar las infracciones.

Esta autoridad podrá iniciar investigaciones por iniciativa propia o sobre la base de una denuncia, en cuyo caso las partes podrán pedir confidencialidad y anonimato.
Además, la CE plantea crear un mecanismo de coordinación entre autoridades de aplicación con objeto de facilitar el intercambio de buenas prácticas.

Las Cooperativas Agro-alimentarias de España valoraron hoy la propuesta, que “implicará una mayor transparencia del mercado comunitario y evitará comportamientos comerciales ya prohibidos que no estaban siendo fiscalizados, como la mora en los pagos de productos frescos en más de 30 días“, señalaron en un comunicado.

Añadieron que “también impulsará unas relaciones comerciales más leales y una mejora en el funcionamiento del mercado”.

Una cadena más justa

El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, dijo hoy en rueda de prensa que la cadena de suministro de alimentos “solo será eficiente y eficaz si es justa” e indicó que pretende reforzar la posición de los productores y las pymes.

El comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, el irlandés Phil Hogan, da una rueda de prensa en Bruselas (Bélgica). EFE/ Olivier Hoslet

Hogan explicó que el mecanismo de reclamaciones confidencial pretende eliminar el “factor miedo” de la cadena de suministro de alimentos.

En particular, el Ejecutivo comunitario plantea vetar las demoras en los pagos de productos perecederos, las cancelaciones de última hora, las modificaciones unilaterales o retroactivas de los contratos y obligar al proveedor a hacerse cargo de los gastos de los productos perdidos.

Libertad para imponer más medidas

Otras prácticas solo se permitirán si están sujetas a un acuerdo previo claro y sin ambigüedades entre las partes, por ejemplo cuando un comprador devuelva productos alimenticios no vendidos al proveedor o cargue al proveedor unos gastos por asegurar o mantener un acuerdo de suministro de productos alimenticios.

Las medidas propuestas complementan las existentes en los Estados miembros y el código de conducta de la Iniciativa de la cadena de suministro, de carácter voluntario.

La CE recordó que los Estados miembros podrán adoptar otras medidas que crean convenientes.

La propuesta de la Comisión adoptará la forma de una Directiva y se presentará, junto con una evaluación de impacto, al Parlamento Europeo y el Consejo.

EFEfood

EFEfood

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.