AGRICULTURA CORONAVIRUS

Los brotes obligan a no bajar la guardia dentro y fuera del sector primario

Los brotes de la covid-19 vinculados a la actividad del sector primario obligan a no bajar la guardia frente a la pandemia, aunque expertos, empresarios y sindicatos también advierten de la posibilidad de contagio fuera de los lugares de trabajo.

Agricultores en un cultivo. EfeagroAgricultores en un cultivo. Efeagro

La semana pasada, España puso fin al estado de alarma pero no a la epidemia: desde entonces se han seguido diagnosticando brotes de coronavirus, entre ellos los que han afectado a trabajadores de empresas hortofrutícolas en cuatro comarcas de Aragón, que han tenido que retroceder a la fase 2 de la desescalada.

También figuran los casos detectados en las últimas semanas en mataderos y explotaciones agrícolas de Lleida y los más recientes en una empresa cárnica de Valencia.

Desde el Gobierno precisan que parte de los contagios han tenido lugar fuera de los centros de trabajo como, por ejemplo, en encuentros sociales y transportes, y que dado que el “riesgo cero” no existe lo más importante es, además de las medidas de prevención, la detección precoz de los casos para evitar la transmisión comunitaria.

Sobre los brotes en el sector primario, el director general de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, apuntó esta semana en un acto que la competencia en esta cuestión recae en las autoridades sanitarias, por lo que el Ministerio de Alimentación, Pesca y Alimentación llama a seguir las recomendaciones que se dicten en ese ámbito.

INDUSTRIAS CÁRNICAS

La industria cárnica ha estado en el foco de atención en los últimos días, debido especialmente al rebrote masivo en un matadero alemán y algunos menores en España.

Los veterinarios son una figura clave en el funcionamiento sanitario de estas industrias y José María Martínez es uno de ellos.

En declaraciones a Efeagro, afirma que si se implementan las medidas preventivas necesarias (mascarilla, separación, ampliación de vestuarios o limpieza del material de contacto) “no tiene que haber más riesgo que en otra actividad industrial”, a pesar de que la humedad y el frío favorezcan la supervivencia del virus y por tanto su transmisión.

brotes sector primario

Imagen de procesado de carne en una industria cárnica. Efeagro/Cedida por Anice.

En el caso alemán, hace referencia a las condiciones de “hacinamiento” en el que estarían viviendo alojados algunos de los trabajadores del matadero, pero “aún así, si se adoptan las medidas estrictas, no tiene que llegar el virus a otra persona”.

Cree que la industria cárnica y alimentaria española “sí está cumpliendo” la normativa exigida, e incide en que, ya de por sí, es un sector acostumbrado a protocolos higiénico-sanitarios anteriores a la pandemia.

RECOGIDA HORTOFRUTÍCOLA

La recogida de frutas y hortalizas también ha sido objeto de análisis, ya que están activas varias cosechas y la llegada de temporeros al campo no se ha librado de rebrotes.

Desde el gremio cooperativo, el presidente del grupo de frutas de hueso de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Javier Basols, asegura que se están implementando “todas” las medidas establecidas por las autoridades.

Brotes como el de Aragón han podido estar favorecidos por los movimientos de los temporeros en su tiempo libre, por lo que Basols llama a la precaución porque el virus “no ha desaparecido” y anima a ser “muy precavidos”, tanto en el trabajo como en el ámbito de la esfera privada.

A pie de campo, dice, es difícil una transmisión porque hay espacio entre los trabajadores y se ha generalizado el uso de mascarillas, de guantes y que haya sólo un empleado por fila para que no se crucen entre ellos, entre otras decisiones.
En cuanto a la posible existencia de alojamientos masificados que complicarían las medidas de distanciamiento, considera que ellos, “como cooperativas y agricultores, hay cosas que no se pueden controlar”, pero que lo les compete directamente “está bajo control”.

CONDICIONES PRECARIAS

Precisamente los sindicatos han advertido de las malas condiciones en las que viven los temporeros más vulnerables como un factor de riesgo.

En Fraga (Aragón), por ejemplo, se ha instalado un albergue en el polideportivo con capacidad para acoger a medio centenar de trabajadores agrícolas que no dispongan de un hogar, tras la detección del brote de coronavirus en la zona.

El responsable adjunto de Política sindical y sector agrario de Comisiones Obreras, José Fuentes, señala que la subida de los precios de alquiler en Aragón está fomentando que muchos temporeros, de distintas costumbres y nacionalidades, compartan un mismo piso, en algunos casos hacinados.

Ha criticado a los empresarios que siguen empleando a trabajadores sin documentación y no formalizan los contratos, lo que coloca a estas personas en una situación de “gran vulnerabilidad”.

El secretario sectorial Agrario de UGT, Emilio Terrón, denuncia que numerosos temporeros extranjeros viven hacinados, en la calle o en los parques, y al trabajar de manera irregular tienen miedo de desvelar dónde han estado empleados.

Además, critica la dificultad que existe para saber lo que ocurre dentro de las fincas agrícolas y las personas afectadas por el coronavirus que trabajan en ellas, mientras las autoridades sanitarias se guardan de difundir esos detalles para mantener la privacidad de los datos médicos.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO