CONSUMO ALIMENTACIÓN

El auge de la proteína vegetal conquista a la industria cárnica

Tanto en España como a escala global, grandes empresas cárnicas apuestan desde hace años por el mercado de la proteína vegetal como línea de negocio paralela a su actividad y, aunque suene paradójico, son partícipes del auge que viven las alternativas a la carne.

Trabajadoras en una empresa cárnica brasileña. Efeagro/Archivo. Joédson Alves 
Trabajadoras en una empresa cárnica brasileña. Efeagro/Archivo. Joédson Alves

Bajo el principio “si no puedes con tu enemigo, únete a él“, la industria cárnica española -no sin alguna reticencia- se ha echado en brazos de esos productos que imitan el sabor, la textura y el olor de la carne, y que a priori compiten con el que sigue siendo el núcleo central de sus ventas.

El sector cárnico está en el disparadero estos días después de las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, quien recomendó reducir su ingesta alegando motivos de salud, medioambientales y de bienestar animal, lo que generó airadas reacciones -a favor y en contra-, con ecos incluso dentro del propio Gobierno.

Más allá de polémicas, fuentes del sector reconocen diferencias internas a la hora de abordar este reto: de un lado los ganaderos, que ven en este movimiento un ataque a su modo de vida, y del otro la gran industria, que ya trabaja con proteína vegetal como respuesta a una tendencia de consumo que no deja de aumentar.

Calculamos que en España hay un crecimiento en el número de ‘veggies’ -concepto que agrupa a veganos, vegetarianos y flexitarianos (interesados en reducir el consumo de carne sin eliminarlo por completo)– del entorno del 30 % respecto a hace dos años“, explica a Efeagro David Lacasa, socio de la consultora Lantern.

La salud, clave

Coautor del estudio “La Revolución Verde”, Lacasa considera que la decisión estratégica de muchas cárnicas de lanzarse al mundo de las alternativas vegetales es “una reacción, pretenden capturar lo que pierden de un lado por el otro”.

Salchichas elaboradas con proteína vegetal. Efeagro/Meatless

La principal motivación que vemos en el consumidor para hacer este cambio es la salud, no tanto la sostenibilidad o el bienestar animal. Hay una percepción de que la carne, sobre todo la roja, no es tan saludable”, detalla.

No obstante, la mayoría de los “sustitutos” vegetales actuales son productos ultraprocesados: “Un ‘nugget’, aunque sea para veganos, no deja de ser un ‘nugget’ y está empanado, prefrito, contiene grasas…”, recuerda Lacasa, quien apunta que el desarrollo del sector pasa por mejoras en este campo.

Decisión estratégica de las grandes cárnicas

Entre las grandes empresas españolas del sector, Noel arrancó con un embutido vegetariano en 2016, y después se sumaron “gigantes” como Campofrío, El Pozo o los dueños de Vall Companys, que han creado una sociedad independiente llamada Zyrcular Foods.

Fuimos una de las primeras compañías en apostar por la proteína vegetal, para nosotros es fundamental porque detectamos un crecimiento como hemos visto en pocas ocasiones“, reconoce el director general de Campofrío, Javier Dueñas.

Tanto es así que la firma burgalesa incluso ya trabaja junto a otras empresas en presentar un proyecto específico en esta línea de negocio para aprovechar los fondos europeos “Next Generation”: “Es una oportunidad para revisar el tejido productivo y prepararlo para el futuro”.

El movimiento es global: la brasileña JBS apostó por la fabricante de alternativas vegetales Ozo; el gigante norteamericano Smithfield cuenta con una línea de productos de este tipo; la también estadounidense Cargill ya “juega” en este mercado y su compatriota Tyson Foods invirtió en Beyond Meat, aunque vendió su participación en 2019.

Más allá de la carne y los “gigantes” del sector

El fenómeno de la proteína vegetal como sustituto de productos de origen animal arrancó en el mundo lácteo con la leche, y ahí también se observa cómo los grandes grupos (Danone, Kerry o Pascual, a escala nacional) fueron protagonistas; el pescado figura ya como próximo objetivo.

Responsables de Pascual recordaban en un foro reciente que ambos modelos (animal y vegetal) “convivirán durante bastante tiempo”, por lo que es clave contribuir a la transformación de la ganadería, que “está sufriendo” y ve cómo “muchas explotaciones cierran”.

Fábrica de proteína alternativa de Zyrcular Foods. Efeagro/Zyrcular

Quizá ahora nos falte implicar a los que están al principio de la cadena. España es potente ahí, y es verdad que por el momento hemos mirado hacia adelante pero no hacia atrás”, admitía en el mismo acto el consejero delegado de Zyrcular Foods, Santiago Aliaga.

El sector de la proteína vegetal también está participado por multitud de “start up”, como es el caso de Heura, nacida en Barcelona y que acaba de recaudar 16 millones de euros en una ronda de financiación.

Al cambio, o te sumas o te pasa por encima. La respuesta de la industria cárnica es una señal. Los que no creían y se reían antes, ahora forman parte de la revolución. Aunque nos preocupan los malos productos, es el principal enemigo de la categoría”, advierte su cofundador, Marc Coloma.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos