JUICIO PESCANOVA

La Audiencia Nacional arrasa con la labor del auditor BDO en Pescanova

La sentencia del llamado “caso Pescanova” presenta una devastadora imagen de la actuación del auditor BDO, considerada la quinta empresa del sector a nivel mundial, a la que acusa de mirar para otro lado por no detectar la existencia de flagrantes y cuantiosas irregularidades en la compañía gallega.

Entrada de la sede de Pescanova. Efeagro/Salvador Sas
Entrada de la sede de Pescanova. Efeagro/Salvador Sas

Los magistrados de la Audiencia Nacional califican en múltiples ocasiones de “relajada” y “laxa” la labor del auditor, encarnada por su socio en España Santiago Sañé, y considera que jugó un papel protagonista en lo ocurrido al validar unas cuentas falsas que reflejaban incluso beneficios pese a la delicada situación del grupo, lo que fue clave para atraer a nuevos inversores.

Sañé recibe una condena a tres años y medio de prisión por los delitos de falseamiento de cuentas anuales y falseamiento de información económica y financiera.

Además, BDO aparece junto con la sociedad Pescanova S.A. -también llamada la “Vieja” para distinguirla de la “Nueva”, la que heredó la marca y la actividad productiva- como responsable subsidiario a la hora de afrontar las millonarias indemnizaciones.

Concretamente, el fallo recoge que el auditor deberá participar en los 126,8 millones de compensación calculados para los accionistas (Luxempart, la cervecera Damm y Silicon Metal entre ellos).

Fallos graves

La decisión judicial -que será recurrida por BDO- afecta directamente también a la aseguradora Mapfre, ya que en los años 2010, 2011 y 2012 tenía suscrita con dicha firma una póliza que, en la práctica, le obligaría a aportar hasta 36 millones de euros por los perjuicios en esos tres años.

Fernández de Sousa (d), en el banquillo de la Audiencia Nacional. Efeagro/Fernando Alvarado/Pool

A lo largo del documento, de más de 600 páginas, los magistrados cuestionan “la falta de atención del auditor externo a la enorme dimensión y complejidad del negocio de Pescanova, a la difícil situación económica de aquellos años -coincidió con la crisis a nivel global- y a lo que suponían para la entidad las restricciones a la financiación bancaria“.

En este sentido, resaltan que todos los informes elaborados a posteriori por diferentes peritos (desde KPMG hasta la firma concursal Lener o la propia UDEF) encontraron irregularidades en base “a la misma contabilidad” que revisaba BDO.

Sañé “no efectuó la menor objeción a las cuentas y no sólo es que (su valoración) siempre fuera positiva, sino que se iba incrementando paulatinamente año tras año“, reza el documento, donde se recuerda que también dio su visto bueno a la información suministrada por la empresa al mercado para lanzar ampliaciones de capital.

El alcance de las auditorías

La sentencia insiste en repetidas veces en que el auditor no vio “la falta de coherencia” de los números presentados y no presentó objeciones pese a “conocer los neteos” -una de las maniobras usadas para maquillar las cifras que en su opinión no debería haber recibido el visto bueno de BDO- y las operaciones llevadas a cabo a través de sociedades instrumentales.

No es exigible al auditor externo conocer la finalidad pretendida por Pescanova (con sus irregularidades), sino que sencillamente se le exigía que su trabajo garantizara con una seguridad razonable que las cuentas anuales están libres de errores significativos“, recuerdan los jueces.

Sede principal de Pescanova en Chapela (Redondela). EFE/ Salvador Sas

Sede de Pescanova en Chapela. Efeagro/Salvador Sas

En opinión del abogado Javier Lacleta, especializado en reestructuraciones empresariales, la mayor trascendencia del fallo de la Audiencia sobre Pescanova está vinculado con el papel de BDO, ya que pone en tela de juicio que los auditores apliquen “una interpretación restringida de su función” con un alcance “tan limitado”.

“La ocultación de deuda es eficaz en la medida en que el auditor la convalida. Hay que ir más allá, es ejemplarizante para el futuro porque obliga a estas empresas a comprar la verosimilitud de los datos, no sólo validar lo que le diga el administrador“, alega Lacleta, socio del despacho Martínez-Echevarría & Rivera.

Carpetazo al caso

Como ejemplo, cita lo ocurrido con las múltiples filiales creadas por el grupo Pescanova y que quedaban fuera oficialmente del perímetro de consolidación sin que el auditor pidiera revisarlas.

De hecho, en la propia sentencia se apunta que BDO sabía de los contratos con las sociedades instrumentales creadas y pese a ello no se percató de que por esta vía se ejecutaban el 80 % de todas las operaciones de la compañía.

La Audiencia coloca al frente de la estratagema para ocultar más de 3.500 millones de euros de deuda en Pescanova a su expresidente, Manuel Fernández de Sousa, a quien condena a 8 años de prisión -frente a los 28 que se pedían-, y culpa también a varios miembros de su cúpula directiva.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos