DATOS DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA

Aragón ante una PAC en la que no pierde, pero que alarga derechos históricos

Disclaimer EU21

Financiado por el programa IMCAP de la Unión Europea

El contenido del presente texto representa únicamente las opiniones del autor y es responsabilidad exclusiva de este. La Comisión Europea no asume ninguna responsabilidad por el uso que pudiera hacerse de la información contenida en dicho material.

La Comunidad Autónoma de Aragón afronta una nueva programación de la Política Agraria Común (PAC) en la que según los cálculos oficiales no va a perder peso presupuestario, pero que no convence a su consejero porque mantiene los derechos históricos a la hora de recibir los fondos.

Cultivos agrícolas en Aragón y Cataluña. Efeagro/ESACultivos agrícolas en Aragón y Cataluña. Efeagro/ESA

El Plan Estratégico Nacional para aplicar esta PAC, cuya principal novedad son los ecoesquemas, ya ha sido remitido y valorado por la Comisión Europea que ha pedido que se adapte a la realidad actual tras los efectos en el campo de la guerra en Ucrania.
En el ejercicio 2021, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Aragón contaba con 35.469 beneficiarios del régimen de Pago Básico de la PAC, una cifra que supone el 6,5 % del total de España.
Estos beneficiarios cuentan con 1.825.417 derechos por los que reciben 256 millones de euros.
A esto hay que sumar los 132 millones del pago verde y los 1,6 millones que se destina al régimen de pequeños agricultores, de los que se benefician 2.519 productores.
Los datos de ejecución de los programas de desarrollo rural apuntan a que a Aragón han llegado hasta diciembre de 2021 un total de 396 millones de euros de la Unión Europea para conseguir un gasto público total de 596 millones.
Han sido la inversión en activos físicos, las medidas de agroambiente y clima y las inversiones en materia forestal y bosques las que más presupuesto han requerido.

Infografía sobre la PAC en Aragón. Autor. Borja García.

Olona y su defensa del agricultor profesional

El consejero del área, Joaquín Olona, ha sido uno de los responsables autonómicos con las propuestas más claras en toda la fase de negociación de esta reforma.
A día de hoy lo tiene claro: «no es lo que desde Aragón pedíamos, queríamos una PAC mucho más profunda, en favor de los agricultores profesionales y sin derechos históricos», resume en declaraciones a Efeagro.
Este aspecto es, a su juicio, «la clave de bóveda» que no se resuelve en esta programación; no obstante, reconoce que la nueva PAC introduce mejoras, especialmente en el segundo pilar, y Aragón no «va a salir perjudicado en términos presupuestarios«.
«Teníamos que haber conseguido que el dinero de la PAC fuera más directamente a los profesionales, a quienes están trabajando y asumen los riesgos y para quienes la agricultura tiene un peso de al menos un 30 % en su renta», incide el consejero.
Define los ecoesquemas como «un avance», una herramienta «bien articulada en España para afrontar el reto ambiental, de manera práctica e inteligente», si bien «no es ninguna gran novedad».

 

Aragón y la despoblación rural

El reto de la despoblación, otro de los grandes desafíos de España y muy grave en algunas zonas de Aragón, «tiene que tener una mayor respuesta por parte del primer pilar, por mucho que el segundo se llame desarrollo rural», abunda el consejero.
Y añade que es «un error» pensar que el reto demográfico sólo se deba afrontar desde la PAC», sino que tienen que confluir los planes y los presupuestos de todas las administraciones.
Sobre el papel de la mujer en este sector, que se reconoce por primera vez en esta programación, entiende que la brecha de género es «enorme» y que gracias al plan estratégico nacional se pueden producir «avances» en esta materia, al igual que en la incorporación de jóvenes al campo.

¿Y qué opinan los productores?

El presidente de Cooperativas Agroalimentarias en Aragón, Víctor Nogués, señala que esta PAC tendría que haber sido «más ambiciosa» en el apoyo a la producción y a las empresas que se dedican a esto en el territorio; en cambio, lamenta, se «habla demasiado de verdeo sin contar con las personas».
El responsable de Asaja Aragón, José Manuel Cebollada, se muestra, por su parte, en «desacuerdo total» con el pago redistributivo que es «una mano en el bolsillo» a quienes «se dedican a esto profesionalmente», echa en falta «un mayor presupuesto» y critica los ecoesquemas.
El portavoz sobre PAC de la organización UAGA, José Antonio Miguel, subraya que es «otra oportunidad perdida» de usar los fondos para lo que «está pensada la PAC» y mucho dinero se va a «ir fuera del sector» porque «hay preceptores que no pertenecen al sector agrario pero tienen derechos históricos».
En el caso de UPA, el secretario general, José Manuel Roche, coincide en que se ha perdido una oportunidad de repartir la PAC de una forma «justa y social» y de «echar fuera» a los «grandes especuladores y personas físicas que no tienen nada que ver con esta actividad», pues la «asignatura pendiente» sigue siendo el no tener en cuenta el mercado y a los agricultores y ganaderos profesionales.
Y el presidente de Araga, Jorge Valero, apunta que la PAC es «totalmente irreal» y que habría que volver a la reforma del 92 y olvidar la prácticas ambientalistas «tan exageradas».

El sector agro en Aragón

Alfalfa, cebada y maíz son los tres cultivos con más superficie agraria cultivada en Aragón, según los datos del avance que elabora el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
Melocotón, almendra, manzana y cereza son otros cuatro cultivos que se mantienen en esta comunidad autónoma donde la cabaña ganadera, especialmente la de porcino, sigue creciendo hasta un 12,5 % en 2021, tanto en cabezas como en producción.
Así, Aragón cuenta ya con 11,3 millones de cerdos que producen más de un millón de toneladas; le sigue el ovino, con 936.000 cabezas y 12.790 toneladas, con ligeros crecimientos este año.
La ganadería de vacuno ha experimentado un crecimiento del 11,6 % en número de cabezas, hasta las 138.140, que contrastan con la caída del 18 % del caprino, que apenas cuenta ya con 20.000 cabezas en la región.
La industria agroalimentaria aragonesa, que facturó en 2019 un total de 6.019 millones de euros y supone el 4,7 % del conjunto del país, tiene en la cárnica, los productos de alimentación animal y los almidones sus principales fortalezas.
También en exportación destaca, con mucho, la carne y los despojos comestibles, una categoría de la que Aragón vendió al exterior 1.667 millones de euros en 2021, lo que supone el 18,9 % del total de España.

Publicado en: Diario de la UE
(No Ratings Yet)
Cargando…