APICULTURA

La apicultura, una actividad de moda a la espera de su “etapa de oro” profesional

El número de colmenas en España ha aumentado de unos 2,5 a tres millones entre 2013 y 2020, lo que demuestra que la apicultura es una actividad que “está de moda”, pero sobre todo entre los productores aficionados, porque la “etapa de oro de los profesionales aún está por llegar”, según la Asociación Española de Apicultores (AEA).

Un apicultor recoge los panales de sus colmenas en Hombrados (Guadalajara). Efeagro Archivo/ J. J. GuillénUn apicultor recoge los panales de sus colmenas en Hombrados (Guadalajara). Efeagro Archivo/ J. J. Guillén

La pintura de un apicultor en la Cueva de la Araña, en Bircop (Valencia), atestigua que el hombre ya se alimentaba de miel hace más de 7.000 años.

Su recolección no ha parado a lo largo de la historia en todos los continentes y ahora España es la primera de la Unión Europea en número de colmenas, explotadas por cerca de 35.300 apicultores que, en su mayoría, no son profesionales, ya que no tienen más de 150 unidades.

Urbano González sí lo es, y desde Sueros de Cepeda, al norte de Astorga (León), recoge miel ecológica –sobre todo de brezo-, propóleo y polen de panales situados en un paraje con flora silvestre, que comercializa junto a otra gama de productos como la cerveza con polen, la hidromiel y la miel con canela.

González, que no procede de una familia de apicultores, impulsó en 2010 la consultora Urzapa ante la creciente incorporación de nuevos productores a este negocio.

A través de ella, ya han impartido cursos de iniciación, perfeccionamiento o sobre cría de reinas, elaboración de cervezas o hidromiel a más de 2.000 alumnos de todos los puntos de España, ha asegurado a Efeagro.

Y es que, desde la crisis económica de 2008, se han incorporado a la actividad muchos veterinarios y biólogos, así como productores a tiempo completo y, sobre todo, otros que han conseguido gracias a la apicultura un dinero extra a sus ingresos principales, ha explicado.

Actividad sostenible

“Yo creo que la apicultura tiene un gran futuro, ya que es una actividad que puede dar un rendimiento económico y la sociedad cada vez es más consciente del cuidado del medio ambiente y de la necesidad de que haya abejas”, ha sentenciado.

El presidente de la AEA, Mario Navarro, es contundente al asegurar que “la abeja se ha puesto de moda“, aunque ha precisado que “todavía falta para que llegue la etapa de oro de la apicultura profesional“, que seguramente se produzca en esta década.

Navarro, conocido como “el mielero de Bubión”, un pueblo granadino en plena comarca de las Alpujarras -en la Reserva de la Biosfera de Sierra Nevada-, era abogado y dejó su trabajo en los juzgados para convertirse en apicultor profesional por motivos personales.

800 nuevos productores no profesionales cada año

Según los datos de su asociación, desde 2011 se incorporan a la actividad cerca de 800 nuevos productores no profesionales cada año y otros 50 nuevos que lo hacen de forma profesional.

Esta evolución es, a su juicio, la razón de la importante subida del censo oficial de colmenas en el Registro general de explotaciones ganaderas, que según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), ha subido de los 2,44 millones de colmenas en 2013 hasta los 2,99 millones de 2020.

Evolución del número de colmenas y de la producción de miel en España desde 2013 a 2020, según el MAPA. Efeagro Infografía/ Borja García

El informe Indicadores Económicos del Sector Apícola 2020 del MAPA eleva su número, con datos a abril de 2021, a 3,04 millones de colmenas.

Las cifras sobre la producción de miel que recoge Agricultura sin embargo no sugiere que el aumento de colmenas se traduzca en un aumento del volumen, que oscila en el periodo 2013/20 en torno a las 30.000 toneladas.

Navarro ha explicado que la producción que recoge el ministerio es solo la relativa a la apicultura profesional, con la información facilitada por cooperativas y grandes operadores, que fluctúa dependiendo de las condiciones climáticas de un año a otro.

No incluye por tanto la creciente oferta de los pequeños apicultores que venden su miel a tiendas especializadas y de proximidad al punto de venta o través de mercadillos.

Triplicar el censo de apicultores

Para Navarro, el auge de esta profesión -“en España se podría triplicar el censo“- se debe a que hay “más conciencia ecológica“, “no hace falta un relevo generacional de padres a hijos” y hay “gran riqueza vegetal“.

Los problemas para su desarrollo -ha agregado- se solucionarían si la administración pública se tomara en serio la investigación sobre enfermedades como la producida por el parásito varroa y el avance de la vespa vetulina, una avispa depredadora de abejas procedente de Asia que ya sufren en la Cornisa Cantábrica.

“También hace falta un modelo de agricultura rotativa y no de grandes producciones” y parar los pies desde el MAPA al “lobby fitosanitario”, que año tras año aumenta sus ventas en España, en contra de las estrategias marcadas para el Pacto Verde, y que causan gran mortandad en las colmenas.

Una norma de calidad insuficiente

Ha criticado que la nueva norma de calidad de la miel aprobada por el Gobierno no se haya ajustado al texto saliente de la Comisión de Agricultura del Congreso, lo que da pie a que se vendan mezclas que especifican el origen con siglas de los países, y que un tarro pueda contener solo un pequeño porcentaje de producto nacional que no se ha de precisar.

“Para que una miel sea verdaderamente miel, su precio al consumidor debe rondar entre los ocho y doce euros/kilo“, ha señalado antes de comentar que los franceses pagan por el producto español, muy demandado internacionalmente, hasta 25 euros/kg.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Ganadería
(No Ratings Yet)
Cargando…