SANIDAD ANIMAL

Reaparece el ántrax, la enfermedad del esquilador que seduce al bioterrorismo

España ha notificado casos de ántrax (carbunco bacteridiano) en ganado de Extremadura y Ciudad Real, una enfermedad tan mediática por su uso en el envío de cartas en EEUU tras caer las Torres Gemelas como desconocida en la repercusión que tiene para el ganado cuando reaparece esporádicamente.

Ganado vacuno de carne. EFEAGRO/J.J.RÍOSGanado vacuno de carne. EFEAGRO/J.J.RÍOS

Pero, ¿qué es el ántrax? porque más allá de esos sobres que contenían las esporas de la bacteria Bacillus anthracis enviados en el país norteamericano y que sirvió para alertar a la sociedad contemporánea de la posibilidad y la peligrosidad de las guerras biológicas, poco más se sabe de ese patógeno que, sin embargo, es un viejo conocido de la sanidad animal.
La bacteria ya de por sí tiene su peculiaridad porque es esporulada, esto es, puede permanecer inactiva hasta que en contacto con el oxígeno produce las esporas que sobreviven durante años en el suelo, la lana o el pelo de los animales infectados, según el informe técnico de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

De hecho, era conocida como “la enfermedad de los esquiladores” por la permanencia del bacilo en la lana, si bien, esto es ya inusual gracias a los mayores controles, según explica a Efeagro el presidente del Colegio de Veterinarios de Cáceres, Juan Antonio Vicente.
En los casos recientes dados en España -25 reses afectadas en Ciudad Real y 6 en Extremadura-, se estima que los patógenos estaban en tierras previamente sumergidas y al emerger y contactar con el oxígeno se esporularon.
Según explica Vicente, los animales que comieron pasto de esas tierras contaminadas con el bacilo han resultado perjudicados.
Un veterinario resultó también contagiado en Badajoz al hacer una necropsia, pero fue dado de alta enseguida.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN
Una vez que se detecta ganado infectado se activa un protocolo de bioseguridad esencial para evitar que más animales se contagien, que la enfermedad pase a las personas o que queden esporas en el suelo, señala este experto.
Eso sí, un dato importante para evitar el alarmismo es que el ántrax, con especial potencial patógeno en los rumiantes, es difícil que se propague entre animales o entre personas, según la OIE.

Tras detectarse estos focos a primeros de septiembre en Extremadura y Ciudad Real, lo que se ha hecho es enterrar los animales en una fosa con cal viva junto al lugar donde fallecieron y sin hacerles necropsia porque “abrirlos” ya puede exponer a las personas a fluidos infectados y la posibilidad de contagio por contacto con heridas o por inhalación de esporas.
Además, se aíslan los animales sospechosos, se vacuna a la cabaña ganadera en el radio de acción pertinente, se desinfectan las infraestructuras y se controla la presencia de roedores e insectos que pueden hacer de vehículo transmisor si ingieren fluidos de los animales enfermos, matiza Vicente.

Ganado vacuno pastando en una finca. Efeagro/Agroseguro

Ganado vacuno pastando en una finca. Efeagro/Agroseguro

¿CÓMO AFECTA LA ENFERMEDAD?
Son los rumiantes los más perjudicados por este patógeno ya que vacas, ovejas y cabras infectadas suelen morir súbitamente.
En humanos, la inhalación por vía aérea es la más peligrosa, puede incluso provocar la muerte si la concentración de esporas es elevada; de ahí su uso en los episodios de bioterrorismo.
No obstante, la más común, como ha pasado en España con varios infectados, es el contagio por contacto de heridas en la piel con flujos infectados, pero el curso de la enfermedad en este caso es más leve aunque con posibilidad de complicaciones por septicemia mientras que la contaminación por ingerir alimentos hoy en día es inusual gracias a los avances en seguridad alimentaria y al conocimiento adquirido.

Vicente recuerda que en los años 50 y 60 del siglo pasado sí se producían más casos de ántrax en España por ingestión de alimentos porque los animales muertos en el campo se aprovechaban para consumo doméstico y las medidas de bioseguridad para destruir las reses afectadas “no se tenían en cuenta”.
Ahora, lo habitual es que aparezcan casos esporádicos en España, en zonas con determinadas características, donde puede haber algún contagio humano por contacto cutáneo.

Es una situación epidemiológica bajo control y por ello la vacunación del ganado no es rutinaria y obligatoria, salvo cuando aparecen focos y se inmunizan a los rebaños circundantes.
El carbunco se encuentra distribuido por todo el mundo, excepto en la Antártida, y existen áreas endémicas y con brotes más frecuentes y otras, como España, sujetas a brotes esporádicos en respuesta a cambios climáticos que pueden sacar a la superficie las esporas que dormitaban en el suelo.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Ganadería
(No Ratings Yet)
Cargando…