ENTREVISTA

La acuicultura española tiene hueco para jóvenes y como rescate de emprendedores

El director gerente de la patronal Apromar, Javier Ojeda, afirma, en una entrevista con Efeagro, que la acuicultura puede ser una salida laboral en España para jóvenes y para emprendedores “reinventados”, con experiencia en otros sectores económicos

Instalaciones acuícolas. Efeagro/Acuicultura de EspañaInstalaciones acuícolas. Efeagro/Acuicultura de España

El responsable de Apromar analiza la situación de esta actividad frente a la pandemia, y su potencial en España, con motivo de la celebración del Día Nacional de la Acuicultura, este lunes, coincidiendo con la onomástica de San Andrés.

Empresas, universidades y administraciones conmemoran este Día, impulsado hace nueve años por el entonces Observatorio Español para la Acuicultura (OESA) -ahora en el Ministerio para la Transición Ecológica- con el fin de mostrar a la sociedad el papel de la piscicultura sostenible en el empleo y bienestar de zonas rurales o costeras.

España tiene “un importante patrimonio” en torno a la cría piscícola y una buena oferta educativa -tanto universitaria como para la formación continua de trabajadores- para acoger emprendedores y talento joven, asegura el director de Apromar, Asociación Empresarial de Acuicultura de España.

El director gerente de la Asociación Empresarial de Acuicultura de España (Apromar), Javier Ojeda. Efeagro/Cedida por Javier Ojeda.

Detalla que las piscifactorías han mantenido el empleo, pese a la pandemia, si bien las cuentas dependerán de la Navidad y de la evolución del consumo y de la economía en los hogares en los próximos meses.

Sin embargo, recalca que para el desarrollo de las granjas “más que ayudas, el sector pide agilidad a las administraciones” y flexibilidad en los permisos para poner en marcha proyectos en el mar o en agua dulce: “Hay futuro. Nos gustaría crecer más y más rápido”.

España, líder de la UE

España es el primer productor acuícola de la Unión Europea (UE) en volumen, con un 23 % del total y 350.000 toneladas de pescado, marisco y algas, que representaron una facturación de 501 millones de euros en 2019.

Este sector cuenta con 5.100 establecimientos que generan 40.000 empleos directos e indirectos; de los 19.000 puestos de trabajo directos, las mujeres constituyen el 21,8 %, de acuerdo con los datos de Apromar.

Impacto de la covid19 en la acuicultura

Ojeda admite que los ingresos de las empresas han disminuido como consecuencia de la pandemia pero “no de manera catastrófica”, salvo en el caso de las piscifactorías dedicadas a pescado para hostelería y restauración, que tuvieron que “reinventarse” y destinar su género a supermercados o pescaderías, a precios bajos.

Cifra en el 30 % la caída de facturación en la primera ola del coronavirus, pero advierte de que el impacto fue desigual según el tipo de negocio; en verano los piscicultores recuperaron ventas y ahora han vuelto a descender.

La covid-19 ha encarecido el gasto en logística para los acuicultores que comercializan sus productos por transporte aéreo, debido a los recortes de vuelos; España exporta a Canadá, EEUU o Japón productos acuícola en cantidades limitadas pero con mucho valor añadido.

De momento, según Ojeda, las medidas del Gobierno y los apoyos de la Unión Europea (UE) frente a la covid-19 han tenido efecto y “no ha habido daños en comparación con lo que puede venir”.

El año del temporal Gloria

Para Apromar, el año 2020 será recordado también por los estragos del temporal Gloria en enero en el Mediterráneo, en viveros desde Castellón hasta Murcia.

Las granjas sufrieron pérdidas “terribles” que no se habían visto “en la historia de la acuicultura española”, recuerda Ojeda.

La presión turca

La crisis por el coronavirus es general para todos los países acuícolas, pero Ojeda menciona la “gran presión” sobre los productores de lubina y dorada, por la competencia de Turquía.

En relación al “dumping” o competencia desleal que denuncian las empresas de pesca extractiva, explica que en acuicultura es más difícil de visualizar, si bien hay países, como Turquía, donde las condiciones de producción son diferentes a las de la UE.

Puntualiza, en este sentido, que la importación pesquera procedente de barcos con peores condiciones laborales impacta de forma general en los mercados de alimentos marinos -sean salvajes o de cultivo-

Por ello, los acuicultores se suman a las reivindicaciones a favor de reglas del juego iguales comerciales para todos.

Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Cargando…