APICULTURA DESARROLLO

Las abejas, aliadas naturales para el territorio y las emprendedoras rurales

Muchas mujeres rurales buscan trabajos que les permitan vivir en sus pueblos. Es el caso de Verónica Romero, una sevillana que apuesta por la apicultura trashumante

play Abejas en colmena. EFE ARCHIVO/ Dave Hunt.Abejas en colmena. EFE ARCHIVO/ Dave Hunt.

Las mujeres rurales se afanan en buscar actividades que les permitan conseguir ingresos sin tener que abandonar sus pueblos, mantener la actividad en zonas en riesgo de despoblación y fomentar proyectos que beneficien a todos aquellos que viven en el medio rural. Verónica Romero es una de ellas; esta joven de Aznalcollar ha apostado por una labor tradicional como la apicultura trashumante, una pasión que le viene de familia.

Se define como apicultura de nacimiento, pues sus colmenas son la herencia de la pasión de su abuelo; su explotación es pequeña, de unas 200 colmenas, lo que le permite compaginar esta actividad con otras iniciativas profesionales.

“Este tipo de explotación la puede llevar a cabo una mujer y compaginarla con otras cosas o dedicarse solo a esto aumentando el número de colmenas”, explica Romero, aunque “el hecho de ser mujer hace más difícil emprender en esto y en todos los sectores”.

Producción

Produce cada año unos 1.200 kilos de miel milflores con sus colmenas trashumantes, que lo son porque se las trasladan a diferentes explotaciones agrícolas en función de la floración de la flor del romero, el azahar, la naranja o el girasol.

Precisamente uno de los problemas que señala esta emprendedora es el de encontrar un lugar donde asentar sus colmenas, pues hay pocas “explotaciones donde te dan ese permiso”, a pesar de los beneficios que suponen para los cultivos.

“La apicultura enriquece todos los cultivos donde se ponga, pues aumenta la polinización y hace más rentable la parcela”; por ello, pueden beneficiarse el apicultor, “al que se da otro medio de vida”, y el agricultor, asegura.

Al no contar con un envasadora, Romero vende su miel al por mayor a cooperativas o envasadoras privadas; en estos momentos, se trata de una actividad que no es especialmente rentable “con los precios que tenemos” y por la competencia de mieles importadas “que tiran por tierra las nuestras, que son de más calidad”. Según los datos de la Asociación Española de Apicultores en España hay una cabaña apícola de casi 2,5 millones de colmenas, la mayor de la Unión Europea, con la que se produce 34.000 toneladas de miel.

Hasta ahora, explotaciones como la que gestiona Verónica Romero contaban con ayudas del Fondo Social Europeo, pero “en este momento no sabemos si van a continuar”, añade.

Amenazas naturales

Otras amenazas para la rentabilidad de su actividad provienen del mundo natural y entre ellas cita al abejaruco -“un ave que se alimenta de estos insectos y contra él no se puede luchar”- o la varroa, un ácaro para el que también existen tratamientos, incluso obligatorios, “pero que hasta la fecha no son eficaces”.

A todo ello se une el problema del despoblamiento, un fenómeno para el que aún no se ha encontrado una explicación y que consiste en que la abejas mueren fuera de la colmena, “hasta que la colmena muere totalmente”.

Pese a todas las dificultades, Verónica Romero seguirá cuidando de sus abejas con pasión, tal y como vio hacer a su abuelo durante toda su vida, en una tradición familiar que es además una actividad económica y un recurso más para mantener un medio rural vivo y activo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ganadería
(No Ratings Yet)
Loading...

Sostenibilidad