RESIDUOS PLÁSTICOS

2021, el año del combate a la “pandemia silenciosa” de los residuos plásticos en la Unión Europea

En la lucha contra la contaminación por plásticos, este 2021 es el año en que entran en vigor las medidas restrictivas contra los de un solo uso, y mientras los ambientalistas consideran que no es una medida suficiente para combatir esa “pandemia”, el sector productor pide ayudas y tiempo.

Un vado de plástico extraído del mar. Efeagro/Pexel.Un vado de plástico extraído del mar. Efeagro/Pexel.

La Unión Europea (UE), al igual que multitud de entidades de todo el mundo, considera la basura marina como “un problema mundial creciente” y, de acuerdo a sus cifras, entre el 80 y el 85 % de ella es residuo plástico.

Por ello, en junio de 2019 el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE presentaron la Directiva (UE) 2019/904 sobre a la reducción del impacto de ciertos productos de plástico en el ambiente, teniendo en cuenta que los de un solo uso suponen cerca del 86 % de los restos plásticos que encuentran en las playas de la UE.

Establecieron además que, “a más tardar el 3 de julio de 2021″, los Estados miembros deben preparar una descripción de todas las medidas que hayan adoptado”, las han de comunicar a la Comisión y las han de poner a disposición del público.

Algunos de los productos de plástico de un solo uso sujetos a las restricciones a la introducción en el mercado son cubiertos, platos, pajitas, agitadores de bebidas y recipientes para alimentos hechos de poliestireno expandido, como las cajas de comida de consumo inmediato.

Siguiendo esta línea de trabajo, en junio de 2020 la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció la presentación del anteproyecto para una nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados en España, que todavía debe presentarse ante el Congreso.

Plásticos, mesoplásticos y microplásticos en las playas de Tamarells de Menorca. Efeagro/ David Arquimbau Sintes

Con esta normativa, el Ejecutivo busca reducir los plásticos de un solo uso y previsiblemente introducirían un nuevo impuesto sobre los envases “no reutilizables”, y prohibirían, a partir de 2023, la distribución gratuita, cobrando por cada producto de este material entregado al consumidor e indicándolo en el recibo de compra.

En esta medida se ven afectados los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones, y los recipientes para alimentos destinados al consumo inmediato que se suelen tomar desde el propio recipiente, para lograr en 2026 una reducción del 50 % en su comercialización y en 2030, del 70 %, ambos porcentajes con respecto a las cifras de 2022.

Para el sector es discriminatoria, desproporcionada e injusta

Sobre estas iniciativas, fuentes de la plataforma EsPlásticos -que engloba a agentes del sector de los plásticos- consideran en declaraciones a Efeagro que esta prohibición de los plásticos de un solo uso es una “medida discriminatoria”, “desproporcionada” e “injusta”.

Critican que se centren en envases y productos plásticos y no en otros materiales también “susceptibles de acabar en el medio ambiente”, se apliquen penalizaciones sin apostar por modificar los comportamientos y se socave la supervivencia de un sector “comprometido con la economía circular” que genera 100.000 empleos directos con unas 3.000 empresas.

En su opinión, es necesario establecer “unos tiempos adecuados” para que la industria se adapte y tener una “transición justa” y asumir una nueva carga administrativa que es el trámite del futuro impuesto a los envases de plástico no reutilizables.

La plataforma defiende también “la importancia de un mercado único tanto a escala europea como nacional para no crear más incertidumbre” y “un impuesto al vertedero”, como alternativa “mucho más eficaz y sostenible que el impuesto al plástico”.

A su juicio, “el plástico de un solo uso es imprescindible para productos relacionados con la higiene (mascarillas), la seguridad (guantes quirúrgicos y demás material sanitario como jeringuillas) o para conservar los alimentos”, y su sustitución “no va a generar ningún cambio en los comportamientos incívicos” que hacen que acaben en el ambiente.

Ambientalistas consideran que “se queda corta” para afrontar la contaminación

Por diferentes razones, la organización Greenpeace también critica la normativa europea, pero al alegar que “se queda corta”, teniendo en cuenta además que “todavía no está implementado en la legislación española”.

Julio Barea, responsable de las campañas de residuos de la organización en España, defiende que se han de implementar medidas para “recompensar al que lo hace bien” -con un sistema de devolución de envases- y fomentar la reutilización, así como un apoyo de la industria para producir tales cambios, ya que la contaminación es “una pandemia silenciosa”.

Iniciativas a pequeña escala en España

Pese a no haber una normativa nacional actualizada, Baleares impulsó este marzo la prohibición de plásticos desechables en el archipiélago, a través de la eliminación de la venta, la distribución y el uso de productos desechables.

También se han adaptado varias empresas de gran envergadura, como Starbucks, al eliminar el uso de pajitas de plástico, las tapas de las bebidas frías y los cubiertos de plástico; o Mercadona, que este enero ha eliminado las bolsas de plástico de un solo uso y ha colocado papeleras diferenciadas.

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos