GASTRONOMÍA

Los chapulines saltan de la sartén mexicana al platillo en EE.UU.

play Imagen: Iván Mejía.Imagen: Iván Mejía.

Los saltamontes, conocidos en México como chapulines, llegan tostados y en una amplia variedad de recetas a la oferta gastronómica en Estados Unidos gracias a la emigración del país vecino.

Los chapulines son una gran fuente de proteínas en la región de Oaxaca (México)”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño, en Hollywood (California).
“Se han venido comiendo desde (antes de) la llegada de los españoles y una porción de 12 onzas de chapulines es el equivalente, más o menos, de un filete de pescado, en proteínas, y es algo muy sabroso y nutritivo”, aseguró.
Chapulín es un vocablo formado con dos palabras de la lengua náhuatl que describe que este insecto rebota como que si fuera bola de goma.
En la región del estado mexicano de Oaxaca, relató Cruz, los chapulines comestibles de la familia de los Acrididae son atrapados en bolsas al saltar del pasto, luego ahogados en agua y después se marinan con limón, ajo, sal y chile picante para tostarlos en sartenes de barro con el fin de conservarlos.
“La gente los compra asados por kilos en el mercado local y la receta más popular es la mexicana, que consiste en picar bien cebolla, chile jalapeño y tomate, luego se saltea todo en margarina y a esos ingredientes se le agregan los chapulines”, contó Cruz.
“Los comen con tortillitas tostadas, como tacos de chapulines, tostados, como botanas, con cerveza u otras bebidas”, describió sobre diferentes formas de cocinar estos insectos de color verde parecidos al grillo.
Los chapulines tostados se usan además como aderezo en ensaladas, en salsa de tomate picante, mezclados con guacamole o con pasta.
“Mis clientes la mayoría son oaxaqueños, pero también nos estamos dirigiendo a otro mercado”, explicó Cruz, quien en 2004 abrió este local de alimentos étnicos.
“Hay muchos no oaxaqueños y estadounidenses que visitan Oaxaca, por eso es que prueban los chapulines y les gusta y los vienen a consumir aquí”, indicó el restaurador, que indicó que para los mexicanos se trata de un “alimento nostálgico”.
Heber Cruz, junto a su hijo del mismo nombre y el salvadoreño Fredy Pineda son clientes habituales del restaurante El Rincón Oaxaqueño, y entre los sabores que degustan se encuentran los chapulines, uno de los placeres más exóticos y gentiles al paladar de la cocina oaxaqueña.

 

Sobre nosotros

sdfsd788999HDY

Etiquetado con: , ,
(No Ratings Yet)
Cargando…

Proceso de reproducción de las impresoras 3D de 'Cocuus System Ibérica. Efeagro/Jesús Diges
COMIDA MIMÉTICAsábado 19/06/21

La revolución llega a los fogones con chuletones impresos en 3D

Chuletones, costillas de cordero y beicon impresos en 3D, cervezas con imágenes a todo color estampadas en la espuma, canapés impresos en unos pocos segundos… es para algunos el futuro de la gastronomía, que llegará de la mano de la llamada “mimetic food” o comida mimética, capaz de reproducir alimentos análogos a los originales mediante tecnología de impresión.

Un expositor en el que se muestra aceite de oliva virgen extra portugués, en una feria alimentaria. Efeagro/Carlos García
AGROALIMENTACIÓN PORTUGALjueves 15/04/21

Un encuentro internacional digital da un impulso definitivo a la agroalimentación portuguesa

Un encuentro internacional digital, organizado por Inovcluster, la Asociación Agroindustrial de la Región Central de Portugal, pretende dar un impulso definitivo a la promoción, el desarrollo y la transferencia de conocimiento del sector agroalimentario para situarlo en vanguardia, coincidiendo con la progresiva salida de los efectos de la pandemia.

Adrià Viladomat, especialista en tartas de queso. Efeagro/Cheestera/Enrico Frezza Photo
GASTRONOMÍA TARTASdomingo 4/04/21

Adrià Viladomat, el mago de las tartas de queso

No soñaba con ser cocinero pero la vocación encontró en los fogones a Adrià Viladomat, un barcelonés de 24 años que acumula en su currículo restaurantes con estrellas Michelin, gestión de cocina en cruceros y dos ediciones de las olimpiadas de la gastronomía, el Bocuse d’Or, aunque la pandemia le ha reconvertido en el mago de las tartas de queso con La Cheestera.

Ver más