GASTRONOMÍA

La gastronomía kosher, en auge por todo el mundo

Restaurante de comida 'Kosher', Jerusalén. Foto: EFE/Abir SultanRestaurante de comida "Kosher", Jerusalén. Foto: EFE/Abir Sultan

La comida “kosher”, aquella que cumple los preceptos judíos sobre alimentación, vive un “boom” en el mundo, con el florecimiento de cientos de restaurantes que la sirven y que son producto del aumento del turismo de los colectivos judíos más observantes.

Se calcula que, fuera de Israel, hay actualmente más de 4.000 restaurantes que cumplen con las estrictas normas de la alimentación judía, desde Guayaquil a Hong Kong, pasando por Tokio o la mismísima Alaska, en distintos destinos de más de 35 países.

El fenómeno, según expertos del sector, se debe por un lado a una mayor religiosidad en las comunidades judías de la diáspora y, por otra, a que son cada vez más los observantes que viajan tanto por motivos de ocio como de trabajo, con un poder adquisitivo, sobre todo en Israel, que ha crecido considerablemente.

“Vacaciones kosher”

Es una tendencia fácilmente apreciable en Internet dado el número de agencias del llamado “turismo religioso” o “vacaciones kosher”, así como en las aplicaciones diseñadas para esta comunidad, entre ellas el “Kosher near me”, “Get kosher”, “Koshwehere”, “Yeahs that”s kosher”.

El número exacto de estos restaurantes es difícil de saber, puesto que muchos abren y cierran en cortos períodos o trabajan únicamente en los fechas estivales.

Un restaurante kosher es el que respeta la reglas judías de manipulación, supervisión y cocinado de los alimentos, que prohíben, por ejemplo, el consumo de animales que no rumien y tengan la pezuña partida -como el cerdo- y que no hayan sido sacrificados por un “shojet” (matarife judío) cualificado.

Todo el proceso, hasta el consumo, debe estar supervisado además por un “mashguíaj” (vigilante) autorizado por alguno de los Rabinatos reconocidos en el mundo.

“Es una comodidad increíble, ahora puedes planificar el viaje sabiendo de antemano si te tienes que llevar comida o no”, dice Alona Tzadok, de Jerusalén.

En sus viajes, los judíos observantes solían llevarse hasta ahora en la maleta carnes, quesos y hasta panes, o una lista específica de productos en el mercado de destino “tolerados” por no contener nada particularmente prohibido o porque cuentan con un mínimo seguimiento rabínico.

“Hace diez años era difícil encontrar estos restaurantes fuera de EEUU o algunos países de Europa como Inglaterra o Francia (los dos países con más judíos de ese continente)”, explica el marido de Alona, Shmuel, “pero hoy hay hoteles enteros kosher en Europa del Este e incluso en la Costa del Sol (sur de España)”.

McDonald"s de comida "Kosher", Jerusalén. Foto: EFE/Abir Sultan

McDonald”s de comida “Kosher”, Jerusalén. Foto: EFE/Abir Sultan

Según la aplicación “Kosher near me”, Nueva York es la ciudad con más restaurantes kosher, unos 800 de los 2.593 que hay en EEUU, seguida de Francia con 334, casi la mitad de los 700 registrados en suelo europeo.

Pero la lista está lejos de ser completa y, por ello, la aplicación invita a los usuarios a registrar cualquier establecimiento de estas características que conozcan.

La concentración de estos restaurantes depende directamente de dos factores: la presencia de una numerosa comunidad judía en el lugar y el hecho de que se trate de un destino turístico preferencial para judíos, por ejemplo, Tailandia.

También los hay en alejados poblados de Europa del Este en los que existen tumbas de grandes rabinos o veneradas sinagogas, y que son frecuentados por judíos ultraortodoxos de todo el mundo.

Alternativa a los restaurantes kosher son los servicios de comida que presta en cientos de lugares del mundo la organización ortodoxa Jabad, cuyos activistas motorizados están dispuestos a llevarle la comida al turista judío hasta su hotel en bandejas de aluminio y cajas de plásticos. Eso sí, a precio de un restaurante con estrella Michelín.

“Hoy cualquier “datí” (observante, religioso) puede viajar a muchos sitios sin comer todo el día bocadillos de atún con una ensalada, y hasta disfrutar de experiencias gastronómicas típicas del lugar que visita”, señala Renaná Horowitz, de una agencia turística especializada en este colectivo.

“De esta forma -subraya- ahora puede ir a Hungría y disfrutar de un verdadero gulash kosher, a España y comerse una buena tortilla española, o a Argentina y zamparse un buen bife”.

Eso sí, destaca, ningún plato combinará productos lácteos con carne, por lo que: “De la rica gastronomía francesa y europea tendrá únicamente lo que se adapte a las reglas de kasherut, que no es poco”.

Además pagará por él bastante más que en un restaurante normal, por los altos costes que arrastra el mantenimiento y los productos de este tipo de alimentación, que generan en todo el mundo un mercado de 13.000 millones de dólares anuales, según distintas estimaciones.

Etiquetado con: , , ,
(No Ratings Yet)
Loading...

Imagen de frutas y verduras.
Miércoles 9/01/19

El primer supermercado cooperativo de Madrid prepara su desembarco

Madrid está a punto de acoger el primer supermercado cooperativo de la región y uno de los primeros de España, donde los clientes serán al mismo tiempo socios de un negocio que busca ofrecer una alternativa “sostenible” desde el punto de vista medioambiental y económico a los supermercados tradicionales.

Imagen del Mercado de La Boqueria, Barcelona. Foto: Cedida por el mercado
A TRAVÉS DE UNA APPJueves 20/12/18

La Boquería ya está en Internet

El histórico Mercado de La Boquería de Barcelona ha comenzado a vender productos frescos por internet a través de una aplicación de telefonía móvil, según ha anunciado este martes el presidente de la Asociación de Comerciantes del mercado, Salvador Capdevila.

Los usuarios de la plataforma Linkinfood, Francisco Sánchez (i) y Nani Soria (d), él como comprador y ella como cocinera, realizan una compra-venta
TENDENCIASMartes 18/12/18

Linkinfood: El Blablacar del táper

Una empresa recién salida del horno -comenzaron su andadura en julio del 2018- ha basado su actividad en la venta de comida casera hecha por cocineros no profesionales, y según su fundador, Darío Carrasco, tiene la pretensión de llegar a ser “el BlaBlacar del táper”.

Ver más