GASTRONOMÍA

El espeto, un arte ancestral que podría ser Patrimonio de la Humanidad

Espetos en un chiringuito del Rincón de la Victoria (Málaga). Foto: EFE/Jorge ZapataEspetos en un chiringuito del Rincón de la Victoria (Málaga). Foto: EFE/Jorge Zapata

Pescado, cañas, sal y fuego. Una receta básica, de sabiduría milenaria y con esencia de minimalismo culinario, despertó en Málaga hace siglos una técnica para cocinar las sardinas convertida ahora en tradición y cuyo acervo cultural podría convertirse en Patrimonio Universal.

Es el objetivo de Marbella Activa, asociación cívica y cultural, que inició en febrero los pasos para que el espeto sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y que cuenta con el respaldo de instituciones, colectivos culturales y gastronómicos, chefs con estrellas Michelin y buena parte de la sociedad civil.

El espeto, en la idiosincrasia malagueña

La solicitud busca preservar los conocimientos de una tradición cultural malagueña, no solo como expresión de su gastronomía popular más ancestral, sino también como unión entre la técnica culinaria de la gente de la mar y la celebración social en torno al espeto en la fiesta popular de la moraga.

“No es solo una receta a la hora de asar sardinas, sino toda una manifestación cultural, una tradición que forma parte de nuestro patrimonio y que es necesario preservar y resaltar”, explica a Efe el portavoz de Marbella Activa, Javier Lima, que indica que el objetivo es iniciar los trámites de la solicitud el próximo otoño.

Escritos de cronistas musulmanes dan fe de la consideración de la sardina de la bahía de Marbella como una de las más exquisitas de todo Al-Andalus, y los historiadores coinciden en que los pescadores aprovechaban los cañaverales que crecían junto a las playas para amoragar el pescado sobrante sobre un fuego en la arena.

Según Lima, hay ejemplos de tradiciones vinculadas al arte culinario que la Unesco ya declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como el plato oshi palav, de Tayikistán; los panes lavash y de especias, de Armenia y Croacia; el washoku japonés; la comida gastronómica francesa o la cocina tradicional mexicana.

Un cocinero de un chiringuito hace espetos de sardinas en la playa de la barriada malagueñaa de Huelin.Un cocinero de un chiringuito hace espetos de sardinas en la playa de la barriada malagueñaa de Huelin. EFE/JESUS DOMINGUEZ

En cuanto a España, el espeto busca sumarse a una lista en la que ya están presentes artes y tradiciones como el flamenco, los castells, el silbo gomero, el canto de la Sibila de Mallorca, los tribunales de regantes del Mediterráneo español y la cal artesanal de Morón de la Frontera.

También celebraciones y fiestas como las Fallas de Valencia, los Patios de Córdoba, el misterio de Elche, la Patum de Berga o la Mare de Déu de la Salut de Algemesí.

El proceso para presentar y que se apruebe la candidatura “será largo, probablemente dure varios años, pero algún día debe empezar”, precisa el portavoz, quien relata que el expediente deberá pasar por la Junta de Andalucía y el Gobierno central antes de su traslado -si ambas instancias dan el visto bueno a la propuesta- a la Unesco.

Solicitarán al Ejecutivo autonómico que el espeto se incorpore al Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como un bien y una actividad de interés etnológico, además de actualizar la información en el Atlas del Patrimonio Inmaterial de Andalucía, donde aparece, pero “no debidamente recogido” en su dimensión y procedencia.

También elaboran un documental, proyectan unas jornadas y preparan una exposición fotográfica en relación con el espeto, material que incorporarán -junto al documento justificativo y las adhesiones- al expediente para presentar la candidatura firme que permita convertir en universal un arte milenario nacido de la mar, la tierra y el fuego.

Etiquetado con: , ,
(No Ratings Yet)
Loading...

Imagen de frutas y verduras.
Miércoles 9/01/19

El primer supermercado cooperativo de Madrid prepara su desembarco

Madrid está a punto de acoger el primer supermercado cooperativo de la región y uno de los primeros de España, donde los clientes serán al mismo tiempo socios de un negocio que busca ofrecer una alternativa “sostenible” desde el punto de vista medioambiental y económico a los supermercados tradicionales.

Imagen del Mercado de La Boqueria, Barcelona. Foto: Cedida por el mercado
A TRAVÉS DE UNA APPJueves 20/12/18

La Boquería ya está en Internet

El histórico Mercado de La Boquería de Barcelona ha comenzado a vender productos frescos por internet a través de una aplicación de telefonía móvil, según ha anunciado este martes el presidente de la Asociación de Comerciantes del mercado, Salvador Capdevila.

Los usuarios de la plataforma Linkinfood, Francisco Sánchez (i) y Nani Soria (d), él como comprador y ella como cocinera, realizan una compra-venta
TENDENCIASMartes 18/12/18

Linkinfood: El Blablacar del táper

Una empresa recién salida del horno -comenzaron su andadura en julio del 2018- ha basado su actividad en la venta de comida casera hecha por cocineros no profesionales, y según su fundador, Darío Carrasco, tiene la pretensión de llegar a ser “el BlaBlacar del táper”.

Ver más