DÍA NACIONAL

El supermercado se lo pone más fácil a los celíacos

Menú sin gluten. Foto: EFEAGRO ARCHIVO/ Singapour Airlines.Menú sin gluten. Foto: EFEAGRO ARCHIVO/ Singapour Airlines.

Pan, pasta o galletas son productos habituales de una dieta común, pero su compra se complica para las personas que padecen celiaquía, aunque en los últimos años los lineales de supermercados ofrecen más alternativas a este colectivo, que hoy celebra su Día Nacional.

La celiaquía es la intolerancia al gluten, presente en algunos cereales como el trigo, la avena, la cebada o el centeno, que afecta a un 1 % de la población, aunque algunos estudios señalan que un 75 % de pacientes no están diagnosticados, y cuya máxima incidencia se registra en mujeres entre 30 y 40 años.

Según la Federación de Asociados de Celíacos de España (FACE), una alimentación sin gluten supone un gasto extra para la persona de unos 1.586 euros, al tener que recurrir a productos especiales que sustituyan los componentes tradicionales, sobre todo las harinas.

Sin embargo, de unos años para acá la situación ha cambiado “radicalmente” para los celíacos, gracias a las innovaciones de la industria alimentaria, según el director gerente de la empresa Schär, Pablo Bazco, líder en el sector y con más de 200 productos en el mercado, que comercializa en 70 países.

“Antes, un celíaco tenía mucha menos oferta, no era de la calidad que demandaba el cliente, ni parecida al producto tradicional. En los últimos cuatro años ha dado un giro impresionante y los productos son cada vez más accesibles en grandes superficies”, ha añadido.

Según Bazco, si hace cuatro años el 70 % de la distribución de sus productos se desarrollaba en tiendas especializadas, la tendencia se ha invertido y ahora siete de cada diez se venden en supermercados.

Una idea que refrenda la responsable del departamento de seguridad alimentaria y nutrición de FACE, María Luján Soler, para quien, gracias a la innovación de muchas empresas, existen cada vez más productos sin gluten, sobre todo una “gran diversidad de panes para celíacos”.

El pan, uno de los retos para la industria

Precisamente, fabricar pan apto para celíacos supone uno de los grandes retos para la industria alimentaria; igualar el sabor de los tradicionales exige una gran inversión en tecnología y estudios organolépticos, que encarecen el producto final, aunque cada vez “el precio está más equilibrado”.

Según el responsable de Schär, “si hace 16 años dos ‘baguettes’ sin gluten valían mil pesetas, ahora rondan los tres euros, lo que supone una reducción a la mitad. Siempre va a haber una diferencia de precio obligada, pero quiero pensar que en unos años podremos tener productos con una diferencia de no más del 25 %”.

El coste adicional de los productos sin gluten motiva a muchos celíacos a crear sus propias recetas, una tarea también más fácil gracias al trabajo de las asociaciones, de las iniciativas de empresas y de internet, fuente de ideas y recetarios caseros de panes, galletas, pastas o tartas sin gluten.

Sin embargo, según las asociaciones de celíacos, todas estas facilidades son pocas para normalizar lo que para muchos supone un problema social, especialmente en los niños, que pueden tener problemas en celebraciones o a la hora de comer en el colegio.

En ese sentido, asociaciones e industria han firmado acuerdos con el sector hostelero para hacer más habituales las cartas sin gluten o también iniciativas solidarias.

Schär, por ejemplo, ha impulsado la distribución de productos sin gluten para personas necesitadas a través de los Bancos de Alimentos.

“Una familia con cuatro personas celíacas muchas veces no puede permitirse comprar productos sin gluten”, ha remarcado Bazco, quien ha destacado el ejemplo de Italia, uno de sus primeros mercados, donde este tipo de alimentos cuenta con una subvención por parte del Estado que permite adquirirlos a precio más económico en las farmacias.

También existen este tipo de ayudas en países como Suecia, donde hasta los 16 años los alimentos sin gluten son gratuitos, o Suiza, donde la Seguridad Social se hace cargo del coste de los alimentos especiales sin gluten para los celíacos hasta los veinte años, y posteriormente reciben una asignación fija anual.

En España, tres Comunidades Autónomas han promovido ayudas a familias para adquirir estos productos: Navarra, Valencia y Extremadura.

“Son malos tiempos para la Administración, pero hacen falta más ayudas para que muchas personas celíacas puedan tener una vida normal”, ha concluido Bazco.EFEAGRO

Sobre nosotros

sdfsd788999HDY

Etiquetado con: , ,
(No Ratings Yet)
Loading...

Una mujer come chocolate.Foto: Pexels.
Viernes 13/09/19

El chocolate, un "pecado" que se reinventa con éxito

La tendencia a una alimentación “aparentemente” más sana o cuidada no afecta, de momento, a alimentos como el chocolate, un producto que se está adaptando a las demandas de los nuevos consumidores, más exigentes y curiosos, pero igual de necesitados de concederse una indulgencia de vez en cuando.

 Fotografía cedida por la Guardia Costera de Estados Unidos donde se aprecia una vista aérea tomada el 3 de septiembre de 2019 a los destrozos que c
HURACÁN DORIANViernes 6/09/19

José Andrés comienza a repartir ayuda en islas Ábaco tras el paso de Dorian

La ONG del cocinero ha comenzado a repartir ayuda. El chef recuerda que son 70.000 personas que necesitan “toda la ayuda que les podamos dar”.

En la imagen, uno de los robot camareros. EFE/ Juan Carlos Cárdenas
Martes 27/08/19

Mulán, la amable camarera 'robot' que 'trabaja' en Valencia

Se llama Crensa y es un restaurante que abre este lunes en el barrio valenciano de Benimaclet, pero con algo que le hace único en España: sus dos camareras son robots, responden al nombre de Mulán y sirven los pedidos con tanta educación como al pedir paso para llevar sus platos y llamar “cariño” al cliente.

Ver más