DESPOBLACIÓN

Donde la rutina se ha hecho arte

Imagen del municipio de Aladrén. Foto:  EFE /Toni Galán. Imagen del municipio de Aladrén. Foto: EFE /Toni Galán.

Mateo tiene 85 años y sus días se repiten casi sin variación. Victoria tiene 29 y es artista. Un municipio en el que apenas viven 15 personas, Aladrén, ha conseguido unirlos para convertir la rutina en arte.

La vida en los pueblos que se despueblan puede ser como la rutina de Mateo: se despierta al amanecer, desayuna, pasea por la zona, trabaja en el huerto, almuerza, pesca truchas, visita el bar, regresa a casa, cena y duerme… Puede ser así día tras día.
Pero cuando llegó Victoria procedente de Málaga, la rutina se convirtió primero en un concepto y luego en arte.
El festival “Ababol. Memoria y despoblación”, que concluyó ayer, ha obrado la metamorfosis gracias al desembarco de tres artistas con un reto doble: extraer arte del municipio con la ayuda, y la participación a ser posible, de sus residentes.

Durante siete días, Victoria Maldonado, Tamara Arroyo y el tunecino (residente en Valencia) Khaïri Jemli han dormido en las tres habitaciones de la casa rural del pueblo para aprovechar las mañanas y las tardes en la búsqueda de ese objetivo desdoblado: crear, por un lado, y convivir, por otro.

Al mismo tiempo, una serie de mesas redondas como la de ayer, acerca de la despoblación desde una perspectiva de género (intervino la periodista Ana Sánchez-Borroy, entre otros) y del arte en el espacio público, ayudan a avivar un debate sobre el que se habla, se escribe y se anuncia mucho.

No caer en la resignación de la rutina

La despoblación es una realidad indudable en Aladrén, cuya alcaldesa, Marta Blanco, en el cargo desde 2015, se ha propuesto no caer en la resignación. En conversación con Efe, cuenta que nada más asumir el puesto tomó la decisión de emplear un año para estudiar minuciosamente las circunstancias del pueblo, y de esta forma, identificar sus puntos fuertes y sacarles partido.
Comprobó que la ubicación de la localidad, incardinada en la ruta del Barranco de Valjondo, podría aportar ventajas como atracción del llamado turismo sostenible; más tarde, ideó crear una especie de festival artístico que sirviera de imán a ciudadanos curiosos y amantes de la naturaleza.

Varias mujeres participan en una de las actividades previstas en el festival Ababol de Aladrén. Se trata de luchar contra la despoblación

Imagen del festival. Foto: EFE / Toni Galán

Éste fue el germen de “Ababol“, que este año cumple su segunda edición bajo la dirección de Gema Rupérez.
Tres artistas aparecieron por Aladrén en septiembre de 2017 y otros tres aparecieron el lunes pasado, previa elección de un jurado. Lo que hagan se sumará al patrimonio incipiente de una villa que saluda al viajero con una pared “grafiteada”, con versos de Labordeta en blanco sobre fotos de paisajes oscuros, y al final del pueblo, con una maleta de piedra.
Tres intervenciones que a partir de esta semana estarán acompañadas por la escultura de Tamara, por la escalera colorista de Khaïri y por la cerámica de Victoria.
En sus tres azulejos, titulados “Sísifo. Tres escenas”, aparece un mapa descodificado, sin nada que diga al observador: estás en Aladrén.
Esos “no espacios”, pues podrían ser cualquier espacio del mundo, provienen de la rutina de Mateo.
Tal y como señala a Efe, sobre la base de una serie de trabajos sociológicos en el París de los 60, su proyecto ha consistido en captar la rutina de un hombre o mujer residente, daba igual la edad, que a su vez le permitiera perfilar un mapa de sus movimientos diarios.
Con la ayuda de la alcaldesa, encontró a Mateo, de 85 años, a quien “Aladrén dio la vida tras muchos años en Francia como trabajador de la construcción”, puntualiza Victoria.
Fueron a verle a su casa y él aceptó tener a su lado a una chica de Málaga a la que nunca había visto. Comenzaron al día siguiente.

Un artista que se convierte en tu sombra para crear

A lo largo de esta misma semana, desde las 8.00 horas, Victoria ha sido la sombra de Mateo en sus desayunos, en sus paseos con la perra hasta una de las ermitas del pueblo o en sus pacientes esperas para pescar truchas.
Lo que ha salido de semejante seguimiento es un mapa individual, “las zonas de repetición de Mateo”. El arte de Victoria ha convertido esas zonas en universales: “Lo que ves puede ser Aladrén o un pueblo de Rumanía”.
Habituado al ritmo trepidante de los millones de habitantes de París o de Valencia, Khaïri ha averiguado el valor del tiempo en un lugar con 50 personas censadas.
Lo que ha hecho en este pueblo de la provincia de Zaragoza es pasear por cada rincón junto a su cámara, con la que ha ido acumulando material para un documental, y más tarde pintar una escalera con “los colores de la alegría”, afirma a Efe.
Colores que él, artista de 29 años, no había descifrado en su plenitud. Los colores que se verán desde ahora en la escalera son los colores del día a día de Aladrén, donde todo pasa despacio, pero con una cromática intensa.
Y así, este pueblo que ni siquiera anuncian los carteles de la autovía A-23, enclavado en la ladera de una colina, hecho de repechos y giros imposibles, se va llenando de vida.
Ayer sábado era un pueblo sorprendentemente ruidoso: una peña celebraba una fiesta, el bar estaba a rebosar, un grupo de niños y niñas jugaba entre gritos…
Mientras tanto, tres artistas, varios vecinos, una decena de visitantes y miembros de la organización, con la alcaldesa al frente, preparaban un foro de debate sobre despoblación y género.
Las políticas contra la despoblación seguirán su camino, y también lo hará la discusión sobre si estos festivales sensibilizan o no, sirven o no sirven.
Pero en Aladrén “va volviendo la vida”, dice la regidora, y los vecinos se sienten parte del presente y del futuro, no de su memoria tan solo.
Como Mateo, de quien todos hablan en Aladrén.

(No Ratings Yet)
Loading...

Imagen del municipio cántabro Bárcena Mayor Foto: Los pueblos más bonitos de España.
Recuperar tierras abandonadas en pueblosJueves 19/07/18

Los ayuntamientos, mediadores para facilitar el acceso a tierras a neorrurales

El principal problema para los neorrurales es el acceso a la tierra y los ayuntamientos pueden jugar un papel clave, de mediadores, para facilitar a las personas que quieran emprender en el rural la posibilidad de alquilar o comprar terrenos baldíos.

Un imagen del municipio rural. Foto: Pexels.
Miércoles 21/03/18

Piden un fondo para el desarrollo integrado de las regiones rurales

El Comité Europeo de las Regiones (CdR) y la asociación internacional Ruralidad-Medioambiente-Desarrollo y (RED, por sus siglas en francés) reclaman a la Comisión Europea (CE) que elabore un interfondo para financiar el desarrollo de las zonas rurales de la Unión Europea (UE).

Ecoturismo en España. Foto: Luis Frechilla
ECOTURISMOMartes 20/03/18

Nace el Observatorio de Ecoturismo en España para analizar el impacto del sector

El Club Ecoturismo en España, en colaboración con la Secretaría de Estado de Turismo, pone en marcha el Observatorio de Ecoturismo en España con el lanzamiento de un cuestionario que permitirá analizar la demanda ecoturística y su repercusión socioeconómica en 2018.

Ver más

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.