CORONAVIRUS EEUU

La covid-19 cosechó miedo, ruina y muerte en los campos de EE.UU.

Una campesina en California. Efeagro/Iván MejíaUna campesina en California. Efeagro/Iván Mejía

En marzo de 2020 California se convirtió en el primer estado del país en confinar a su población por la pandemia y permitir solo que trabajadores esenciales como Manuel Alonso González siguieran laborando, que a pesar de seguir empleado pronto se vio ahogado por los impagos y las deudas por falta de empleo y el medio al contagio.

Las órdenes de quedarse en casa para la mayoría de los californianos y el cierre de negocios terminó impactando a Alonso, que vio cómo sus horas de trabajo se redujeron. Ya no había quién comprara los champiñones que él cortaba en sus duras horas en los campos de cultivo.
“La compañía comenzó a tirar unas 5.000 libras de champiñones diariamente, eso era triste porque la mayoría de la producción se perdía”, relata el campesino mexicano.

APRIETOS ECONÓMICOS
La angustia comenzó a apoderarse del trabajador agrícola que lleva 15 años en los campos de Gilroy, al norte de California.
El salario por las pocas horas que trabajaba comenzó a no alcanzar para pagar gran parte de los gastos básicos para él, su esposa, las dos hijas pequeñas que viven con él y los otros dos hijos que residen en México.
“No pude pagar la renta por más de tres meses, tampoco los 500 dólares del pago del carro, apenas y alcanzaba para la comida”, recuerda Alonso.
Para complicar la situación, por ser indocumentado, el inmigrante como miles de sus compañeros campesinos no tuvo derecho a las ayudas en forma de cheques directos otorgadas por el Gobierno federal o el beneficio de desempleo que millones de personas consideradas no esenciales recibieron para afrontar la crisis económica que causó la pandemia.

MIEDO AL VIRUS
A la preocupación de la falta de dinero le siguió la zozobra de poder llegar a contagiarse de la covid-19.
“Al principio no creía sobre la gravedad de este virus, pensaba que era una treta política, pero después se murió mi mejor amigo en México, y me di cuenta que esto era grave”, confiesa.
Los contagios también llegaron a los campos de cultivo californianos.
Alonso reconoce que la compañía donde trabaja siguió los protocolos de seguridad establecidos por las autoridades sanitarias. En cada línea de corte solo había un trabajador agrícola, se utilizaron las mascarillas y les tocaba almorzar en sus carros para asegurar la distancia social entre los empleados.

Trabajadores en un campo de California (EEUU) inspeccionan arboles frutales. Efeagr/René Miranda

Trabajadores en un campo de California (EEUU) inspeccionan arboles frutales. Efeagr/René Miranda

El trabajo de Alonso se restableció justo para cuando la pandemia llegó a su pico más grande en noviembre pasado en California, aunque dejando una estela de muerte a su paso, con más de 54.000 personas que no pudieron superar las complicaciones derivadas de la covid-19.
“Afortunadamente ninguno de los compañeros de trabajo que se contagio murió. Eso fue muy bueno, aprendimos a ser muy estrictos en nuestro cuidado”, reflexiona el campesino, que agradece a la Unión de Campesinos (UFW) su labor para exigir protecciones para ellos, aunque es consciente que muchos inmigrantes campesinos como él perdieron la vida.

Parte de esos esfuerzos del sindicato fueron los que le permitieron a este trabajador de 44 años y otros muchos como él recibir la vacuna de la covid-19 el mes pasado.
No en vano, según datos recogidos por Centro Nacional de Salud de los Trabajadores Agrícolas (NCFH, en inglés), a 31 de enero pasado el 99 % de los condados rurales del país habían informado positivos de la covid-19 y el 96 % había informado una o más muertes.
Más de 3,7 millones de residentes rurales habían dado positivo y se habían registrado 69.405 muertes atribuidas a la enfermedad en las zonas agrícolas.

“Sabemos de muchas familias que se quedaron sin sus padres, y madres, y sin su sustento. También el campo perdió esas manos, porque no son muchos los que quieren trabajar en la tierra”, valora Alonso, oriundo de Toluca, México.
Una investigación realizada con más de 1.000 trabajadores agrícolas del centro de California encontró que el 13 % de las pruebas realizadas entre julio y noviembre de 2020 dieron positivo y 20 % tenían anticuerpos para la covid-19, por lo que habían pasado ya la enfermedad.

UN FUTURO ESPERANZADOR
Después de un año de la llegada del coronavirus, Alonso está más animado y tiene esperanzas de que el futuro sea mejor y poder dejar atrás este año de miedo e incertidumbres.
Y ahora espera que esa etiqueta de trabajador esencial le ayude a obtener un camino a la legalización, si prospera alguna de los proyectos de ley que buscan regularizar la situación migratoria de los cientos de miles de trabajadores del campo que no tienen la documentación en regla en los Estados Unidos.
“Llevamos generaciones batallando porque se nos reconozca nuestros aportes, pusimos el hombro para sostener los cultivos en esta pandemia, creo que es justo que nos tengan en cuenta”, concluye el mexicano.

Etiquetado con: , ,
(No Ratings Yet)
Cargando…

Cosecha de caña de azúcar en Brasil. Efeagro Archivo/ Marcelo Sayão
BRASIL SEQUÍAlunes 21/06/21

Brasil admite su preocupación por el impacto de la sequía en la producción de alimentos

La ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina Dias, admitió este lunes la preocupación del Gobierno con el impacto que la intensa sequía que sufre el país tendrá en la producción de alimentos, una de sus principales pautas exportadoras y para la que se prevé una importante reducción.

Un hombre muestra unas semillas de cacao secas. Efeagro/ Jorge Torres
Buenas perspectiva para 2021lunes 21/06/21

Los cacaoteros de Centroamérica apelan a la calidad para sobrevivir a la pandemia

El sector cacaotero de Centroamérica apeló a la calidad de su cacao para sobrevivir en el contexto de la pandemia de covid-19, y tienen buenas perspectivas para 2021, informó el Comité de Cacao de Centroamérica y República Dominicana (SICACAO), en el marco de la reciente Expo AgroVisión SAN 2021.

Detalle de varios huevos de gallina en un laboratorio el 18 de junio de 2021, en Sao Paulo (Brasil). Los científicos brasileños trabajan a contrarre
BRASIL HUEVOSlunes 21/06/21

Butanvac: 20 millones de huevos para 40 millones de vacunas anticovid

Los científicos brasileños trabajan a contra reloj para producir el primer inmunizante anticovid de un país que ya supera el medio millón de muertos. El reto: conseguir veinte millones de huevos de gallina para fabricar 40 millones de dosis de la vacuna.

Ver más