Brasil aumentará su cosecha de café un 12 % este año, pese al clima adverso

Un hombre remueve granos de café en Panamá. Efeagro/Bienvenido VelascoUn hombre remueve granos de café en Panamá. Efeagro/Bienvenido Velasco

Brasil aumentará un 12 % su cosecha de café este año hasta los 53,4 millones de sacos de 60 kilos, a pesar de las condiciones climáticas «adversas», que siguen impactando negativamente las previsiones, según los cálculos divulgados este jueves por el Gobierno.

La cosecha esperada para este 2022 se reducirá, sin embargo, un 15,3 % frente a la de 2020, cuando el país tuvo su último año de la llamada «bienalidad positiva», de acuerdo con los datos divulgados por la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab).

La producción cafetera de Brasil, uno de los mayores exportadores mundiales del grano, se verá impactada por el «clima adverso», ya que el país atravesó el año pasado periodos que alternaron entre sequías y heladas que aún siguen afectando la cosecha.

«La recuperación es limitada, ya que la sequía y las heladas del año pasado, sobre todo en (los estados) Minas Gerais, Paraná y Sao Paulo, debilitaron las plantas, influyendo en el desempeño productivo de las cosechas de café», señaló el presidente de Conab, Guilherme Ribeiro, citado en un comunicado.

El café de tipo arábigo deberá ser el más golpeado, ya que su producción está concentrada en esas tres regiones, que son las más castigadas por las bajas temperaturas y la escasez hídrica.

Un agricultor prepara granos de café, en la Hacienda Recanto Machado, en el estado brasileño de Minas Gerais (Brasil). Efeagro/Fernando Bizerra Jr.

Pese a ello, la Conab proyecta una «recuperación» en relación con la cosecha inmediatamente anterior y calcula que se recogerán 35,7 millones de sacos de 60 kilos de esa especialidad.

«Sin embargo, era esperado un potencial productivo mayor, por 2022 tratarse de un ciclo de bienalidad positiva. Si comparado con el cultivo de 2020, se prevé una reducción del 23,6 %», señaló.

En cuanto al área de cultivo del grano para este año, la Conab prevé un aumento del 1,9 % frente a 2021, hasta un total de 2,24 millones de hectáreas cultivadas.

La entidad apuntó en su informe que también espera una «recuperación restringida» de las exportaciones del café brasileño, que cayeron un 10,8 % en los cuatro primeros meses de 2022 en comparación con igual periodo del año pasado.

Según Conab, pese a las bajadas en la producción, la demanda global por el grano deberá seguir creciendo en los próximos meses, aunque podría verse afectada por la guerra en Ucrania, que hizo que los precios de las materias primas, incluido el café, se dispararan en varias partes del mundo.

«El conflicto bélico en el este europeo intensificó la inflación global, amenazando la demanda de café y favoreciendo la migración de los inversores a otras materias primas con mayor perspectiva de valorización», sostuvo.

Etiquetado con: ,
(No Ratings Yet)
Cargando…

Un campesino trabaja en un cultivo de caña de azúcar en Cuba. EFE/Ernesto Mastrascusa
CUBA AZÚCARmartes 28/06/22

Cuba busca reanimar el sector azucarero tras su peor resultado en un siglo

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, instó a dar «un salto tecnológico y organizacional» para reanimar la agroindustria azucarera, que cerró la zafra 2021-2022 con resultado de 480.000 toneladas de azúcar, la más baja en más de cien años.

Una mujer en el medio rural de Ecuador.  Efeagro/ Kevin Hidalgo
martes 21/06/22

Canciller de Ecuador: "De macroeconomía no come nuestra gente"

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Juan Carlos Holguín, aseguró en una entrevista con Efe que el Gobierno del presidente Guillermo Lasso centrará su segundo año al mando del país en atender las demandas de la población que motivaron desde el pasado lunes una serie de protestas, porque «de macroeconomía no come nuestra gente».

Campesinos trabajando en San José de Aymara (Perú). Efeagro/Paolo Aguilar
viernes 17/06/22

La migración al campo ampara el relevo generacional de la agricultura en Perú

Un alivio al mermado relevo generacional de la agricultura familiar y una mayor presión sobre los bosques. Estos son la cara y la cruz del flujo migratorio de las ciudades al campo en Perú, un fenómeno impulsado por la pandemia de la covid-19 que sacudió el selvático departamento de Madre de Dios.

Ver más