AGRICULTURA ECOLÓGICA

Los costes de transición de la agroecología son un obstáculo importante para su adopción

Producir más mientras se reduce el impacto en el clima y el medio ambiente: este es el reto al que se enfrenta el mundo agrícola hoy en día, presentado como una de las claves para una transición verde exitosa por las autoridades francesas y europeas. Euractiv Francia explora el potencial de la agroecología para cuadrar este círculo.

¿Cómo producir mejor y más cuando el mundo agrícola ese enfrenta a grandes problemas? Efeagro/Euractiv/Shutterstock¿Cómo producir mejor y más cuando el mundo agrícola ese enfrenta a grandes problemas? Efeagro/Euractiv/Shutterstock

“Nos enfrentamos a una emergencia, con retos tanto económicos como ambientales”, Frédéric Lambert, jefe del departamento europeo e internacional del Ministerio de Agricultura y Alimentación, durante el Foro para el Futuro de la Agricultura (FFA) el pasado 16 de marzo.

La agricultura representa el 11 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE y el 17 % en Francia, según un informe de la principal unión agrícola de Francia (FNSEA).

Aunque se ha pedido al sector agrícola en Francia que sea más verde, reduzca el uso de pesticidas y satisfaga la creciente demanda pública de alimentos saludables y sostenibles, el gobierno francés también ha propuesto durante la pandemia el objetivo de lograr la soberanía alimentaria.

Pero la pregunta central es: ¿ Cómo producir tanto en cantidad como en calidad en un sector marcado por bajos ingresos, un endeudamiento excesivo y suicidios diarios?

Agroecología: una práctica “inteligente”

En sus planes para reformar la Política Agrícola Común (PAC), la UE apuesta, entre otras cosas, por fortalecer las prácticas agroecológicas.

Esto implica una colección de prácticas agrícolas que buscan reducir la presión en el medio ambiente, reintroducir la biodiversidad y preservar los recursos naturales a través de un enfoque sistémico. Incluye la agricultura orgánica, pero también las medidas agroambientales y climáticas en la agricultura convencional y las prácticas etiquetadas como de “alto valor ambiental”.

Un viñedo en la campiña de Plaissan, al sur de Francia. Efeagro/Guillaume Horcajuelo

Un viñedo en la campiña de Plaissan, al sur de Francia. Efeagro/Guillaume Horcajuelo

La agroecología reduce la huella de carbono de la agricultura, promueve la recuperación de la biodiversidad, restaura la fertilidad del suelo, previene la contaminación del aire y el agua y aumenta la resiliencia económica de granjas produciendo alimentos saludables y asequibles”, alegó el Comité de las Regiones de la UE en un dictamen publicado el 4 de marzo.

Se trataría de una agricultura “inteligente”, acorde con la naturaleza, que de esta manera respondería al desafío de la “transformación sistémica de los métodos de producción agrícola”.

Esto es necesario para lograr los objetivos europeos de “reducir significativamente el uso de fertilizantes químicos y pesticidas, así como de antibióticos, para 2030”, como se describe en la política alimentaria insignia de la UE, la estrategia “De la Granja a la mesa”.

Los costes de transición, el “mayor obstáculo para el cambio de sistema”

Mientras las prácticas agroecológicas pueden ser rentables en el medio plazo, la transición genera habitualmente unos costes significativos en el corto plazo.

Estos costos de transición “son indudablemente un freno importante en el cambio de sistema”, según un comunicado publicado el pasado agosto por France Stratégie, el órgano asesor del gobierno que pretende arrojar luz sobre las opciones colectivas en materia social, económica y medioambiental.

Este think tank institucional también destaca la falta de correlación entre las prácticas más amigables con el medio ambiente y la ayuda financiera que se les asigna. En el comunicado, resaltan que los subsidios de la PAC todavía están “demasiado desconectados de los requisitos ambientales” impuestos a las granjas.

Sin embargo, con los recientemente propuestos ecoesquemas, la Comisión desea recompensar las prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente.

La posición del Parlamento Europea en las recientes negociaciones de la PAC está a favor de que al menos 30 % de los pagos directos a los productores se paguen de esta manera.

“Los ecoesquemas permiten tener en cuenta mejor los riesgos que corren los agricultores al adoptar prácticas más ecológicas”, dijo Lambert. Se dice que Francia está “presionando mucho para lograr ecoesquemas obligatorios” en las negociaciones para la nueva PAC.

La emblemática estrategia de “De la granja a la mesa” de la Comisión se basa en la competitividad y la voluntad de los ciudadanos europeos de cambiar sus dietas.

Según la Comisión, la evolución de las expectativas de los ciudadanos está provocando cambios significativos en el mercado de alimentos, y estos deberían verse como una oportunidad para que los agricultores hagan de la sostenibilidad su marca registrada.

Un sistema alimentario sostenible, como se establece en la estrategia “De la granja a la mesa”, sería “esencial para lograr los objetivos climáticos y medioambientales del Pacto Verde, mientras se mejoran los ingresos de los productores primarios y se fortalece la competitividad de la Unión”.

No hay transición sin remuneración

Destacando que la agricultura es ante todo una actividad económica productiva, una profesión de la que los implicados deben poder obtener ingresos, el informe de orientación 2020 de la francesa FNSEA insiste en una serie de requisitos previos esenciales para permitir que los agricultores logren la transición que todos desean.

Esto incluye políticas públicas acordes con las ambiciones climáticas, el levantamiento de las barreras de innovación y desarrollo para una agricultura competitiva, herramientas de gestión de riesgos más atractivas y “una política externa consistente con nuestros compromisos climáticos”.

Los agricultores también deben ser remunerados de acuerdo a sus compromisos en la lucha contra el cambio climático, según el informe.

“No son las regulaciones, y menos aún las sanciones” lo que permitirá a los agricultores comenzar la transición, dice el informe, agregando que no será la PAC, “al menos no con el presupuesto actual”, la que impulsará el movimiento de forma sostenible.

En última instancia, solo una remuneración justa permitirá a los agricultores participar -y tener éxito- en la transición agroecológica, según la FNSEA. “Esto se hará a través del precio de sus productos o mediante una remuneración total por los servicios ambientales en el marco de un acuerdo contractual renovado”, añade el informe.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Horticultura

MUNDO RURAL

PODCAST “NOTICIAS DE LA PAC”