POLONIA

La experiencia de una joven agricultora polaca “feliz” de haber optado por una nueva vida en el campo

Las pequeñas explotaciones agrícolas son mayoritarias en Polonia. Aunque su área es cada vez menor, según datos de la Oficina Central de Estadísticas de Polonia un agricultor polaco, de media, tiene a su disposición de 2 a 5 hectáreas de terreno.

Monika Styczek (izq) y el eurodiputado Czesław Siekierski (d), Presidente del Comité de Agricultura del Parlamento Europeo, durante un evento organiMonika Styczek (izq) y el eurodiputado Czesław Siekierski (d), Presidente del Comité de Agricultura del Parlamento Europeo, durante un evento organizado por EURACTIV.pl, socio de EFE, sobre la Política Agrícola Común (PAC). Foto: EURACTIV.pl

Ello supone para muchos jóvenes una nueva oportunidad laboral, además de una manera de vivir una nueva vida, lejos de los centros urbanos, según se explica en este reportaje del portal EURACTIV.pl, socio de EFE.

Paisaje en Polonia. Foto: Pexels.

Paisaje en Polonia. Foto: Pexels.

A menudo, en Polonia el dueño de la tierra suele ser un hombre de unos 45 años de edad, lo cual puede lastrar el necesario recambio generacional, ya que, por otro lado, la cifra de agricultores jóvenes está bajando radicalmente. Y a pesar de que la mayor parte de ellos son hombres, las mujeres también están representadas.

Según datos de 2016, había más de 30.000 mujeres agricultoras en Polonia con edades comprendidas entre 25 y 34 años.

El portal EURACTIV.pl entrevistó a una de ellas, Monika Styczek-Kuryluk, propietaria de una granja ecológica que gestiona junto a su marido en la población de Holeszów, en la provincia de Lublin.

Tú no creciste en el campo, y ya de adulta, decidiste comenzar una actividad en el sector agrario. Tu marido creció en una granja y decidiste después comenzar una actividad en el sector con él. ¿Qué piensas de tu decisión, con la perspectiva del tiempo, en un contexto profesional?

Mi decisión de trasladarme al campo y comenzar a gestionar una explotación de agricultura ecológica tuvo una razón más de tipo emocional que lógica. A pesar de ello, mi intuición no me ha decepcionado. Hoy, después de seis años de trabajo en el campo, no tengo duda de que fue una decisión acertada. Mi vida profesional es plena, llena de retos y satisfacciones. El duro trabajo en la granja es el ejemplo de cómo quiero vivir ahora y cómo puedo ofrecer lo mejor a mis clientes: alimentos de alta calidad, con un sabor único.

¿Cuáles son los retos más importantes a los que te enfrentas?

Tengo que responderme tres preguntas: cómo parar el proceso de despoblación del campo, cómo mantener los paisajes agrícolas y cómo detener la pérdida de biodiversidad en la agricultura.

¿Crees que sería importante aumentar los esfuerzos para crear puestos de trabajo no vinculados directamente al campo y también oportunidades laborales en las áreas rurales?

Creo que esas medidas deberían ser equilibradas y adecuadas, para que no aleje a los agricultores del campo. La actividad no-agrícola en las áreas rurales no debería influir negativamente en el carácter de esas poblaciones agrícolas.

¿Cómo ves el impacto de la actual Política Agrícola Común (PAC) en la situación de los agricultores polacos?

La PAC tiene sus ventajas e inconvenientes. Las ventajas incluyen la apertura de las fronteras al movimiento de bienes y servicios dentro de la UE, el aumento del nivel de vida de los agricultores, las  subvenciones, la creación de un sistema de compensación para desastres naturales, la introducción de la obligación del etiquetado de alimentos, que tiene cierto impacto en la calidad de los alimentos, la mejora de la calidad de la producción de plantas en la agricultura orgánica y, finalmente, el aumento del nivel de vida de los agricultores.

Pero también tiene sus desventajas. Y son: una burocracia demasiado grande, la no limitación de áreas para los subsidios clave, la falta de instalaciones prácticas para el denominado procesado agrícola (por ejemplo a escala de la granja), normativas sanitarias desfavorables para el procesado a escala de la granja, la falta de protección práctica del mercado común contra la entrada de productos baratos procedentes de terceros países (sobre todo de Ucrania o China), la regulación artificial de la producción, un sistema de subsidios por hectárea (que apoya insuficientemente a las explotaciones orgánicas), la concentración progresiva de tierra, la diferenciación de tasas de subsidio en diferentes países, un claro declive en el nivel de biodiversidad en la agricultura, el subsidiar la cría industrial de animales o un limitado apoyo a la agricultura orgánica.

¿Qué esperas de la nueva PAC?

Sobre todo, preveo que conceda ayudas dependiendo del impacto medioambiental y la determinación de techos máximos de superficie para subsidiar a las explotaciones agrarias.

Además, también se necesita una protección más eficaz de los agricultores europeos contra la entrada de productos baratos de fuera de la UE, y también la introducción de contrataciones públicas para los alimentos orgánicos locales, “bonus” (incentivos) para las explotaciones agrícolas con cultivos sostenibles y producción animal, además del así llamado procesado agrícola.

Y por último, aunque no menos importante, apoyo a las ventas directas de productos, “bonus” para las granjas que participen activamente en el sistema educativo de explotaciones biológicas y la promoción de alimentos orgánicos en escuelas, todo ello sería determinante.

¿Deberían tener un trato especial en la nueva PAC los jóvenes agricultores?

Creo que los jóvenes agricultores tendrían que tener más facilidades para la compra o arrendamiento de tierras. Se debería implementar un sistema de asesoramiento eficaz (legal, contable, de marketing, etc) con personas adecuadamente formadas para ello.

(No Ratings Yet)
Loading...

MUNDO RURAL