LA PAC EN ALEMANIA

Agricultores alemanes: “Los incentivos al lácteo no van a ayudar a las explotaciones activas”

El paquete de incentivos para los productores lácteos solo servirá de ayuda si los fondos no están vinculados a objetivos de reducción de la producción, según ha declarado el Secretario General de la Asociación de Agricultores Alemanes, a EurActiv.de, el portal alemán de la red EurActiv.com.

Demostración ganadera en Alemania. EFE/EPA/Felix HoerhagerDemostración ganadera en Alemania. EFE/EPA/Felix Hoerhager

Bernhard Krüsken es agrónomo y Secretario General de la Asociación de Agricultores Alemanes (DBV) desde 2013.

El 18 de julio, el Consejo de Agricultura de la Unión Europea acordó un paquete de subvenciones para ayudar, entre otros, a los productores de leche afectados por la crisis. Los incentivos para frenar la producción de leche sumarán un total de 150 millones de euros. ¿Le parece bien esta medida?

No vamos a ser especialmente críticos con el paquete de ayudas, ya que va en la dirección correcta. Pero la cuestión es: ¿Fue tan sólo un compromiso político que tardará en gotear hasta los agricultores? Es inevitable que el dinero no ayude a los productores activos, sino sólo a aquellas empresas que han decidido reducir la producción.

¿Es razonable vincular la ayuda financiera a la disminución de la producción?

Para las operaciones activas, la ayuda no es una cantidad insignificante. De lo que se trata ahora es de sobrevivir a la crisis, no de un control de la cantidad político. Es por esta razón por la que la ayuda debe dirigirse a aquellos que quieren incrementar la producción y no quedar vinculada a la reducción.

¿Qué debería hacer el Gobierno alemán para asegurar que la ayuda financiera llega directamente a los productores de leche?

La reglamentación europea sobre ayudas de Estado es bastante intransigente a este respecto. La ayuda solo puede ser repartida cuando las autoridades verifican que se ha logrado suficientemente la reducción en la producción. Esto podría conducir pronto a una demora y significar que la ayuda no llegue a los agricultores hasta 2017. Sin embargo, las operaciones necesitan mantener su liquidez. Por lo tanto, estamos trabajando bajo la suposición de que no tomarán parte muchos grupos. Queremos una vía inteligente por la cual el Gobierno federal no se retrase a la hora de realizar sus pagos. Pero esto está aún por negociarse.

La mayoría de los expertos, si no todos, citan la caída de la demanda en China y Rusia como las causas principales de esta situación. ¿Está de acuerdo?

No sé quién es responsable más allá del hecho de que es el resultado de que está disminuyendo la demanda. El hecho de que estemos ganando un 3% menos con la leche ahora que hace 2 años muestra que no es sólo una cuestión de oferta, sino también de demanda y de mercados. La falta de demanda procede del mercado internacional y es lo que nos ha llevado a esta caída de precios.

 Varias vacas una granja situada en Brammer, Alemania. EFE/Carsten Rehder

Varias vacas una granja situada en Brammer, Alemania. EFE/Carsten Rehder

¿Qué efectos va a tener el “Brexit” en los agricultores europeos?

No esperamos grandes consecuencias, a pesar de que el Reino Unido es un gran mercado para la leche y la carne alemanas. Pero hasta que su salida sea realmente completa, cosa que llevará un tiempo, los británicos siguen siendo parte del mercado interior y no veo al mercado yéndose a otro lado a corto plazo.

La Comisión Europea también ha propuesto cambios en el “reverdecimiento” en el Consejo agrícola. ¿Cómo evalúa esta iniciativa particular de la UE?

La Comisión comenzó con altas expectativas y trazó un curso correcto. Pero ahora podríamos estar hablando de un empeoramiento de la situación. Debido al complicado proceso y al coste-riesgo involucrados en el “reverdecimiento”, muchos agricultores prefieren ir a lo seguro y dejar la tierra en barbecho, en lugar de crear áreas de conservación y similares. Se puede deducir esto del número de los que actualmente se involucran en el “reverdecimiento”. Se va a necesitar una mayor simplificación.

El dilema actual es debido también a un cierto mecanismo fiscal. Los estados miembros llevan a cabo sus operaciones in situ y estas son comprobadas por la Comisión. Creemos que esas comprobaciones son una burocracia innecesaria, que conduce a los estados miembros a pagar más de sus bolsillos: para satisfacer a la Comisión los estados miembros han de aumentar también su burocracia. Tiene que haber más flexibilidad.

Para saber más:

EFEfood

EFEfood

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.