Roberto Verino BODEGUERO

El diseñador renueva “el fondo de armario”, de su bodega gallega

El diseñador Roberto Verino renueva “el fondo de armario” de su bodega gallega (Gargalo) y sorprende con el lanzamiento del primer vino tinto (Viña Verino 2015), que sumará al blanco que ya comercializan, y permanece fiel a la filosofía de la firma de “buscar la calidad por encima de la rentabilidad”.

Roberto Verino, con uno de sus vinos. Foto: Efeagro/GM

El diseñador de Verín (Orense) repasa para Efeagro la evolución de un proyecto que intenta “sorprender, emocionar y seducir”. Reconoce que mucha gente no sabe que, además de diseñador, elabora vinos -el primero fue Viña Verino blanco, en 2011-, pero que otros tantos se sorprenden de la calidad cuando los prueban.

Lo que tiene claro es que no quería que “el nombre de guerra” que usa en la moda, el de Roberto Verino, figurase en las botellas, sino más bien el topónimo o lugar, Terra do Gargalo, para que brille.

“El vino me pertenece desde el punto de vista filosófico, de inversión y como actividad económica, pero he querido que nunca se asociara a un plan de márketing sino que el producto tome el peso que tiene hoy en día por ser quien es”, asegura.

Con unas ocho hectáreas en propiedad de viñas y acuerdos con socios que le proporcionan materia prima en exclusiva bajo su supervisión enológica, Bodegas Gargalo se ha consolidado con unas 100.000-110.000 botellas comercializadas al año -elaboraciones limitadas- y una facturación que ronda los 600.000 euros.

La bodega “no va a vender fuera, pero sí nos vienen a ver” desde EEUU, México, Alemania, Suiza, Reino Unido o Japón, porque, según apunta, “más que vender, a nosotros nos compran”. También los restaurantes de prestigio nacionales e internacionales los han descubierto, chefs con o sin estrella Michelin, aunque aclara que son vinos con buena relación calidad-precio, asequibles a todos los paladares y bolsillos.

“No doy pie a que me hagan ofertas por la bodega”

Sobre las posibles ofertas de adquisición -alguna compañía del sector ha apuntado a Efeagro su interés en el pasado-, Verino confiesa que le “tientan”, pero “no doy pie a que me hagan ofertas”.

El diseñador de moda español Roberto Verino. EFE/Jorge Gutiérrez

“Me hubiera gustado una ‘joint venture’ con Pablo Álvarez (Vega Sicilia)”, bromea, o un acuerdo similar con un “grupo de nivel” que aporte su conocimiento comercial, pero “la bodega no está en venta”. Según reconoce, “Vega Sicilia siempre ha sido nuestro referente”, un “modelo” en el que se fijan y, de hecho, Verino ha contado con los consejos enológicos de Álvarez, con el que le une buena amistad.

Hacer un vino “top” no es tarea que pueda hacer cualquiera y no admite “plagios” -más comunes en el mundo de la moda-, pero están consiguiendo vinos de alto nivel tras 20 años de trabajo.

No descartan aplicar un sistema de “cupos” para comprar sus vinos -como hacen otras bodegas como Vega Sicilia-, ya que “no queremos aumentar producciones”, sino hacer un reparto correcto para disfrutar en el momento justo, y no para guardar o dejar olvidadas en una estantería.

Diseño de moda y vino

Para el creador de moda, “es más fácil hacer un buen diseño de ropa que un vino, que es casi un milagro, sujeto a incidencias y problemáticas de la naturaleza que, si no se respeta, te maltrata”. Resalta, además, la “pasión” y compromiso de todo su equipo por este proyecto vitivinícola y por la búsqueda de autenticidad, un camino del que se siente “muy orgulloso”.

El tiempo parece dar razón a esta aventura empresarial: “Cuando inauguramos Gargalo, hace 20 años, había cuatro bodegas en el Valle de Monterrei, pero actualmente hay 26 abiertas”, señala, en referencia al auge que experimenta el vino gallego y este área geográfica con “un recorrido prodigioso”.

En este emplazamiento, “respetamos la viña, hacemos la enología más natural para que sea la física y no la química la que intervenga”, lo que explica que sus vinos “no den dolor de cabeza”.

Para Verino, vino y moda tienen tantas cosas en común: en ambos casos se habla de color, de texturas… de seducir a los sentidos. En la moda, “busco que las personas se sientan como son ellas mismas, no disfrazarlas. Quiero que su alma salga al exterior y nunca que la gente vaya uniformada por ‘tendencias'”.

“Menos es más”

Su filosofía creativa es “menos es más” y eso se comprueba en que sus diseños de ropa están ideados para trascender a tiempos y modas, ser “auténticos” y hacerse sentir “orgullosos” a quienes la portan.
Una estrategia que aplica también en la elaboración de unos vinos que, según remarca, rezuman “ese paladar aterciopelado que hace que, cuando los pruebas, no los olvides jamás”. EFEAGRO

 

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.