NÉSTOR ORTEGA MAESTRO RONERO

“Estamos en España para quedarnos y seguir invirtiendo”

El ron venezolano Santa Teresa confía en España, un mercado estratégico para la firma, según explica en una entrevista con Efeagro el maestro ronero Néstor Ortega. Dirige la producción de una de las mejores destilerías del mundo. La compañía tiene en nuestro país su principal destino de exportación. Vigilar la calidad de todo el proceso, dice, es la clave para fabricar el mejor destilado.

Néstor Ortega. Foto: Santa Teresa

La compañía ronera venezolana Santa Teresa confía en sus posibilidades de crecimiento en España, su primer mercado de exportación mundial, en el que venden 80.000 cajas anuales, unas 840.000 botellas, cifra que duplicaban antes de la llegada de la crisis económica y de la restauración.

“Estamos aquí para quedarnos y seguir invirtiendo”, asegura en una entrevista con Efeagro el maestro ronero Néstor Orgega. La compañía, que recibe cada año 100.000 visitantes y está considera como una de las mejores destilerías de ron del mundo, es una de las pocas empresas independientes del sector -propiedad de la familia Vollmer-, ya que la mayoría de las roneras caribeñas han sido compradas poco a poco por grandes multinacionales.

Según señala, durante los últimos años se vieron afectadas las ventas de este y otros destilados en España por la crisis económica que redujo el gasto y las visitas en la hostelería; por la prohibición de fumar en los restaurantes; por los controles de alcoholemia e incluso por el auge de otras bebidas como la ginebra.

Pero confían en remontar e intentar recuperar los niveles en ventas previos a la crisis económica en España.

La ronera comercializa casi 2 millones de cajas al año en más de 30 países, con Italia, EEUU, Francia y Reino Unido como destinos principales de exportación, después de España, donde trabajan en exclusiva con Osborne como distribuidor.

“España es, después de Venezuela, nuestro mercado más importante y el foco estratégico para la compañía”, por lo que seguirán apostando por él, en el que deben batirse con los rones dominicanos.

 

ron x

 

El 80 % de su producción se vende en Venezuela y, del 20 % que exportan, las mayores cantidades recalan en nuestro país.

A su juicio, España sigue siendo para Santa Teresa “la puerta de entrada” hacia Europa, gracias a los consumidores que prueban el destilado aquí y luego lo demandan en sus países: “Ha sido el mercado que permitió a los rones venezolanos entrar en Europa”.

La competencia en Europa es dura. Y es que Reino Unido se decantó históricamente por productos de procedencia de sus colonias caribeñas-, mientras que Francia consumía sobre todo las elaboraciones que llegaban de sus regiones de ultramar –Guadalupe y Martinica-. Pero el ron venezolano se ha ido haciendo un hueco en el mercado de la UE.

Rones “ultrapremium”

“Esperamos que el mercado español haya alcanzado mínimos y empiece a crecer el consumo de ron”, al tiempo que las ginebras amortiguan su crecimiento, lo que les beneficiaría; y recuerda que apostarán por difundir en él los valores de “una copa de mejor calidad”, es decir, referencias premium o ultrapremium.

Ortega comenta, por otra parte, que la heterogeneidad de las normas y definiciones de ron en diferentes países puede incidir en competencia desleal: los costes de unos y otros “son muy diferentes”.

En el Caribe de herencia española, como Venezuela, se denomina ron al producto fermentado de jugos de caña o melazas que se añeja en barricas de madera y, más tarde, se filtra.

Normativas plurales

Barricas de ron. Fotos: Santa Teresa

Arriba, el maestro ronero Néstor Ortega. Debajo, barricas de ron. Fotos cedidas por Hacienda Santa Teresa

En  Venezuela, la norma obliga además a las destilerías a realizar una maduración mínima de dos años en bodega y, si las compañías quiere indicar este añejamiento en el etiquetado de las botellas, debe figurar la edad del ingrediente más joven.  Todas las existencias de las bodegas tienen que añejarse en Venezuela y se prohíben las mezclas de rones añejados con otros.

En la Hacienda Santa Teresa envejecen sus rones en barricas de roble blanco americano y roble limousin francés; añejan durante más de 25 años algunos de ellos y cuentan con un “Criadero de Solera” para sus referencias ultrapremium.

En el Caribe anglosajón y francés, se entiende el ron como la bebida obtenida de esa fermentación de caña, pero sólo es el fruto de alcohol destilado, no madurado en barricas de madera.

Venezuela y Martinica son los únicos lugares del mundo que tienen denominaciones de origen, con las que quieren diferenciar sus métodos de producción del resto de países caribeños

El “secreto” del mejor ron

El secreto de elaboración de los rones venezolanos, afirma, reside en mantener la calidad desde el comienzo hasta el final. Para este ingeniero químico son vitales la recepción, selección y fermentación de las melazas y el esmero con el tratamiento de los llamados “cogenéricos” que dan los sabores y aromas al producto.

También ve fundamental el añejamiento en barrica y un correcto “destapado” para conseguir estos productos marcados por “la suavidad, la madurez, el equilibrio y la persistencia en boca”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.