Miguel García-Winder Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura

América debe parar el hambre y reforzar a la mujer rural

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)  analiza en un estudio los desafíos para las zonas rurales americanas. Efeagro entrevista al coordinador del informe, Miguel García-Vinder.

Miguel García-Winder, coordinador del informe de IICA y FAO sobre agricultura en América. Foto: Cedida por Miguel García

 

Incrementar la productividad, frenar la malnutrición y aumentar la visibilidad de las mujeres rurales destacan entre los principales desafíos agrarios para América Latina, según un estudio del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la ONU.
El coordinador del informe, Miguel García-Winder, señala que existen “grandes retos”, entre los que subraya la lucha contra el cambio climático y la necesidad de reducir la “brecha social” en algunos países del continente, donde las zonas rurales son aún más pobres.
El estudio “Perspectivas de la agricultura y desarrollo rural en las Américas 2015-2016”, será presentado hoy en Madrid y es una iniciativa de la IICA, la organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).
IICA engloba a 34 países de América, por lo que, según subraya García-Winder, analizar su realidad agrícola es complejo, ya que incluye la situación de grandes exportadores (EEUU, Brasil, Argentina o Chile); “intermedios”, como México, Perú o Paraguay y unos terceros, estables pero importadores (Caribe o Centroamérica).
Aparte existe otro grupo de naciones con problemas “preocupantes” y una “brecha social extrema”, entre los que resalta Haití y también incluye Guatemala; sus sociedades son más rurales, además.

Trabajo femenino invisible

García-Winder, representante de IICA en EEUU, señala que aunque América tiene una productividad alta, en los últimos años ha credido menos y, además, han aumentado los competidores de África y Asia.
Insiste en la necesidad de fomentar políticas de formación para integrar a las mujeres y a los jóvenes en la agricultura, con una especial atención a la población femenina, porque, insiste, una parte de contribución al campo es “invisible”.
En la mayoría de países, apunta, ha incrementado el número de mujeres jóvenes (hasta 35 años) que se han convertido en “jefas de una familia agrícola” y han asumido más responsabilidades.
Pero este fenómeno, añade, no ha favorecido un aumento del reconocimiento femenino, ya que cuando sobrepasan esa edad las mujeres “se vuelven invisibles” y abandonan el mercado laboral de una forma oficial, aunque en la práctica participen en tareas agrícolas o de otros sector.

“Pese a los progresos, un grupo de 80 o 90 millones de personas pasan hambre en las Américas”.

En relación a la seguridad alimentaria, García-Winder apunta que los “datos y discursos” indican que América Latina es una de las partes del mundo que han logrado más progresos (dentro de los objetivos de la ONU), pero en la práctica “un grupo de 80 o 90 millones de personas pasan hambre en las Américas”.
Por un lado, menciona los problemas de “inseguridad nutricional” o alimentación deficitaria, que incluso afectan “a muchas familias” en EEUU.
Además, señala que existen muchas zonas rurales americanas con “mayores problemas” tanto de abastecimiento alimentario como de nutrición poco adecuada.

Imagen de archivo de dos trabajadores colocando bananos en El Salvador. EFE/Roberto Escobar

Imagen de archivo de dos trabajadores colocando bananos en El Salvador. EFE/Roberto Escobar

En este sentido, apunta que México lidera los países “con mayor obesidad” en el mundo, un problema que también se da en naciones del Caribe.
En cuanto a la posición en los mercados agrícolas, ha afirmado que América ha hecho un esfuerzo “importante para la diversificación” y apertura a destinos asiáticos, como China, pero en cualquier caso, en el momento actual se está poniendo en tela de juicio la “arquitectura económica mundial”.
Asimismo, ha destacado el interés de las negociaciones de la Unión Europea (UE) y EEUU para un pacto comercial (conocido como TTIP por sus siglas en inglés), porque si prosperan facilitará un “mayor flujo económico” y servirá de ejemplo para otros acuerdos bilaterales.

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.