ANTONIO FLORES ENÓLOGO DE GONZÁLEZ BYASS

“Por mi sangre no corre sangre sino Tío Pepe”

Antonio Flores estaba predestinado para el éxito desde su nacimiento, en la ciudad del vino de González Byass (Jerez de la Frontera, Cádiz), y hoy, considerado como el mejor enólogo de generosos del mundo, prepara nuevos proyectos con la misma pasión: “En mis venas no hay sangre, hay Tío Pepe”.

En enólogo Antonio Flores. Foto: Efeagro/Cedida por González Byass

España puede presumir de tener en el Jerez a uno de los grandes vinos del mundo, afirma. La alta gastronomía y la crítica internacional sitúa a estas referencias en el Olimpo del vino.

Mejor Enólogo del Planeta por el International Wine Challenge; los “Oscar del Vino”. ¿Cómo ha recibido este reconocimiento?
Con mucha emoción. Recogí el premio en Londres, en una gala espectacular que se celebró en el hotel Hilton, en la que también se premiaron vinos del panorama internacional, como el Amontillado Cuatro Palmas, también de González Byass, como “el Mejor Vino Fortificado de 2016”. Es un verdadero orgullo y una satisfacción para mí ser reconocido como el mejor enólogo del mundo en generosos.

Barricas en una bodega del grupo. Foto: Gonzalez Byass

Barricas en una bodega del grupo. Foto: Gonzalez Byass

Ha sido el gran impulsor del movimiento #SherryRevolution, que ha reivindicado el papel de los vinos de Jerez. ¿Viven hoy una nueva edad de oro?
He tenido mucha suerte en la vida. Empecé a trabajar en septiembre de 1980, cuando Jerez estaba en plena decadencia, y el tiempo me ha permitido comprobar su resurgimiento. #SherryRevolution ha contribuido a la recuperación de uno de los grandes del vino del mundo, aunque este movimiento no empezó en España, sino en Londres, de la mano de los “sherry bars” y de la gente joven que vuelve a descubrir que el Jerez es único. Ahora se han extendido prácticamente por todo el planeta, y hay “sherry bars” en Londres, Nueva York, Shanghai, Tokyo, Madrid…

El Marco de Jerez jugó sus cartas en el mercado exterior, pero no mimó al consumidor nacional. ¿Ha cambiado la situación?
El sector se olvidó un poco del público español, pero esta debilidad se está corrigiendo de la mano de bodegas y del Consejo Regulador; hoy en día, el 30 % del mercado corresponde al Reino Unido, pero otro tanto depende de España, en nuestro caso al menos. Es una labor lenta, no inmediata. Debemos comunicar que tenemos uno de los grandes vinos del mundo. ¡Y es nuestro…es español!

¿Le preocupa que el Brexit perjudique las ventas en Reino Unido si finalmente los británicos pierden poder adquisitivo?
La salida del Reino Unido del mercado común es preocupante para Europa y para el vino de Jerez también. Pero llevamos vendiendo vinos en Inglaterra desde hace más de tres siglos y, aunque puede haber un período en el que se resientan las ventas, al final volveremos a recuperarlas. La situación es, absolutamente, salvable. Por suerte, Jerez no tiene toda su carga de ventas en Reino Unido como antes, sino que hay mercados importantes e ilusionantes como EEUU o China, estos últimos para productos de alta gama y valor.

¿La alta restauración ha relanzado al producto?
El resurgimiento del Jerez ha venido de la mano de la cocina española, hoy referente internacional y uno de los principales embajadores de España. Ir de la mano de grandes chef y sumilleres es un lujo para el Jerez, pero también para esos profesionales, que se distinguen con productos exclusivos, diferentes.

La combinación con la gastronomía española es perfecta. Pero estos vinos se abren a la nueva cocina, a propuestas exóticas…
El maridaje insuperable del vino de Jerez, para mí, es el jamón. Pero no olvidemos que hay una diversa tipología como finos, amontillados, olorosos….que son potenciadores de los sabores. Los vinos de Jerez están jugando un papel fundamental también en la “cocina fusión”, y hay mucho de oriental en ella, porque son capaces de limpiar el paladar y prepararlo para cambiar de sensaciones, de lo dulce a lo salado o a lo amargo. No hay ningún otro vino que potencie los sabores como lo hace el Jerez.

¿Y tomarlo con mariscos o productos del mar?
Yo, que además soy gaditano, creo que no hay mejor maridaje, después del jamón, que el atún de almadraba de Barbate combinado con un amontillado o con un fino viejo.

¿Cómo se lleva ese “pedigrí” de haber nacido en bodega?
Efectivamente, el dormitorio de mis padres en el que yo nací estaba justo encima de la bodega Tío Pepe Rebollo, solera fundacional de la casa. González Byass es como una pequeña ciudad dentro de Jerez, con sus calles, sus tres consulados… y en aquella época a los directores, y mi padre lo era, le daban una casa allí. Como muchas veces digo, en mis venas no hay sangre, hay Tío Pepe (sonríe). Es algo que indiscutiblemente ha marcado toda mi vida.

¿Qué sorpresas nos depara la empresa? ¿Alguna nueva referencia?
Tengo el orgullo de haber sacado a la luz productos de excelencia como han sido los finos Palma o el Tío Pepe en Rama. Y puedo adelantarle que ya tengo varios lanzamientos en cartera junto a mi equipo, y espero que para el próximo año, a partir de septiembre, vean la luz nuevas joyas de González Byass.

EFEfood

EFEfood

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.