Manuel Lainez Director INIA

“La ciencia y la empresa se acercan, pero aún hay un gran trecho”

La transferencia científica es uno de los caballos de batalla del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA). Su director, Manuel Lainez, reconoce que pese a que las posturas de la ciencia y las empresas se han acercado, aún queda un “trecho importante”.

play El presidente del INIA, Mnauel Lainez. Foto: EFEAGRO / bma.

En una entrevista con Efeagro, Lainez asegura que la transferencia de la ciencia a la empresa es una “pelea continua” para la que ya se han diseñado estrategias concretas. La meta es aplicar los conocimientos generados por la ciencia a las necesidades de las empresas agroalimentarias y de los productores.

Los grupos operativos de la PAC

Entre ellas, cita el desarrollo de grupos operativos diseñados en la Política Agraria Común, una medida que busca “forzar” a que se trabaje conjuntamente desde el inicio, “desde la definición de los objetivos de los proyectos”.

Se ha conseguido que todas las asociaciones de productores y las interprofesionales se hayan puesto a pensar y hayan identificado necesidades concretas en las que los investigadores les pueden ayudar

A su juicio, estos grupos operativos -que se enmarcan en la política de innovación del segundo pilar de la PAC- “están funcionando muy bien” pues se han presentado “un buen número” de iniciativas a nivel autonómico y suprautonómico. “Se ha conseguido que todas las asociaciones de productores y las interprofesionales se hayan puesto a pensar y hayan identificado necesidades concretas en las que los investigadores les pueden ayudar”, explica.

Foros de investigación, todos a una de la mano de la ciencia

Además, desde el INIA se desarrollan encuentros en los que reúne a investigadores y grupos de interés en torno a un tema concreto en sus foros de investigación público-privada, una fórmula para poner en contacto a todos los interesados en un tema. En términos generales, Lainez considera que “el sector sí es capaz de reconocer el trabajo de la investigación” y se ha conseguido visualizar la labor de los científicos, si bien quedaría dar un paso más en el cadena alimentaria, pues “al consumidor no llegamos”, recalca.

Y esto a pesar de que desde el INIA se investiga, a instancias de la industria, en cuestiones vinculadas a la seguridad alimentaria, con proyectos concretos sobre listeria, toxoplasma o salmonella en los derivados cárnicos y también financia investigaciones para reducir el uso de antibióticos en ganadería, en las que trabaja “una red con seis o siete grupos”, aclara.

Sanidad animal y vegetal

En un escenario con importantes desafíos en materia de sanidad animal y vegetal, el director del INIA recuerda que desde hace cuatro años la institución mantiene un apartado especial de financiación de proyectos sobre enfermedades emergentes, que ha supuesto 40 casos concretos de “enfermedades recién aparecidas”. Añade que el INIA trata de trabajar en los problemas que “acaban de aparecer” a los que hay que buscarles una solución, por eso ya existe una iniciativa con cinco grupos de investigación en diferentes puntos del país trabajando en el tema de xylella y en el caso de la influenza también se ha financiado a tres grupos.

Imagen de archivo del laboratorio de una planta en Granada dedicada a la biotecnología en el ámbito alimenticio. Foto: EFE ARCHIVO/ Miguel Angel Molina.

Imagen de archivo de un laboratorio español dedicado a la investigación biotecnológica agroalimentaria. Foto: EFE ARCHIVO/ Miguel Angel Molina.

El INIA, que tiene encomendada la misión de la gestión y la coordinación de la investigación agroalimentaria en España, también realiza sus propias investigaciones.

Los datos del INIA

En estos momentos, hay 52 grupos trabajando en 235 proyectos en los ámbitos forestal, de sanidad animal, de mejora de la producción agrícola y el medio ambiente, de la biotecnología en la mejora de la genética animal y de la tecnología de alimentos y protección vegetal. En materia de sanidad vegetal, por ejemplo, se investiga en bacterias que afectan a diferentes frutas -cítricos, frutos rojos- y en la mosca del olivo, entre otras; en cuanto a la sanidad animal, se hace un importante trabajo en epidemiología y prevención, con casos muy novedosos como las vacunas en acuicultura.

Del total de los proyectos hay 173 que cuentan con fondos de organismos de investigación y unos 55 se desarrollan gracias a los contratos con empresas o a los encargos de diferentes administraciones. Se destina un total de 20 millones de euros a estos proyectos, con un 20 % de los fondos procedentes de la Unión Europea, un 44 % de financiación pública y un 36 % por contratos con empresas o administraciones concretas

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.