Raúl Muñiz Presidente de Interovic

El sector español de ovino sale airoso del primer año de covid siendo proactivo

El sector ha hecho esa búsqueda “proactiva” de “alternativas” de venta, tras el cierre que sufrió el canal de la restauración y la hostelería, según el presidente de la interprofesional Interovic, Raúl Muñiz.

El presidente de Interovic, Raúl Muñiz. Efeagro/Interovic

En una entrevista con Efeagro, Muñiz reconoce que los “primeros momentos” fueron “de pánico” en el mercado porque “más del 50-60 % del producto” iba al Horeca, pero se enfocaron en encontrar otra salida a la materia prima.
Así, consiguieron colocar más carne en los hogares gracias al incremento de ventas en la distribución, aumentar los envíos a Europa y los barcos con animales vivos a países musulmanes, detalla.
En todo ese progreso, Muñiz recalca la importancia de acciones de promoción de la Interprofesional para potenciar el consumo en otros canales diferentes al Horeca, de tal forma que “nos ayudó a paliar, que no contrarrestar, la situación”.

En ese sentido, desea que esa subida de la demanda en los hogares “se siga prolongando en el tiempo”, tras la pandemia.
“Espero que la gente que ha vuelto a consumir cordero en sus casas se haya dado cuenta de que las características de esta carne están muy ajustadas al consumidor actual, al ser rica, fácil de cocinar y sana”, afirma.
A su juicio, ahora se abre un nuevo período de “incertidumbre”, sin saber realmente cómo se celebrarán la Semana Santa o el Ramadán.

La pandemia también afectó a sus planes de expansión mundial y, por ejemplo, se paralizó el comercio con Japón, que justo se acababa de abrir cuando irrumpió el coronavirus, y ahora esperan poden tomar las acciones comerciales en ese destino cuanto antes.
Mientras tanto, otros países relevantes como China están en fase de apertura; en general, el sector tiene la vista puesta en “todo el arco asiático” porque “son consumidores de carne de cordero”.

El presidente de Interovic, Raúl Muñiz. Efeagro/Interovic

También quieren llevar su negocio a Canadá y Estados Unidos, destinos que “se están mirando” pero que según admite “son más complicados”.
En todo caso, hay una apuesta creciente por el comercio de carne porque genera “más valor añadido” que la venta de animales vivos y tiene menos “riesgos sanitarios”.

Por otro lado, cuentan ya con una nueva extensión de norma que plantea un “pequeño incremento” de las aportaciones -en consonancia con el IPC-.
Son “pequeñas aportaciones”, señala, que “nos valen” para desarrollar promociones y estrategias de comunicación para implementar el consumo, lo cual es un “esfuerzo ímprobo”.
Además, quieren utilizar la nueva extensión de norma para seguir la senda exportadora y “hacer nuevos proyectos de I+D+i en beneficio del sector”.

Un sector que es uno de los más perjudicados por los ataques de lobo, por lo que Muñiz ve con “preocupación” la futura protección para que esa especie deje de ser cinegética.
Y, por ello, apoya “todas” las iniciativas que lleven a cabo las cooperativas y organizaciones agrarias, y lamenta que las decisiones se estén adoptando “sin consultar con el sector” ganadero, que es “el mayor afectado”.

Entre otros temas de actualidad para el sector del ovino, hace referencia al sistema de etiquetado alimentario Nutriscore, sobre el que afirma que en Interovic “no gusta” y que, en todo caso, tendría “cierta validez” para productos “ultraprocesados”.
Respecto a la futura Política Agrícola Común (PAC), confía en que las producciones “más sostenibles, que son las de ovino y caprino, tengan un mayor reconocimiento”.

Y en cuanto a la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria, expresa sus dudas respecto a la conveniencia o no de fijar criterios para calcular costes de producción, y pone como ejemplo que en un sector como el primario el coste de criar un animal puede variar en función de la raza, la zona o las condiciones meteorológicas.
“Siempre te vas a equivocar al calcular un coste de producción”, en su opinión, por lo que “puedes beneficiar a unos y perjudicar a otros”: producir un animal “no es como fabricar tornillos”.

Finalmente, hace una referencia al caso de los dos barcos con cerca de 2.700 teneros que partieron de España a mediados de diciembre y fueron devueltos por Turquía y Libia, un episodio que ha acabado afectando al ovino y respecto al que Muñiz espera “volver a comercializar con normalidad”.

(No Ratings Yet)
Cargando…

Horticultura

MUNDO RURAL

PODCAST “NOTICIAS DE LA PAC”