ANGELO GAJA BODEGUERO

El “Rey del Barbaresco” exigirá a sus hijos que el “imperio” Gaja no se desmembre

Angelo Gaja, considerado como el “Rey del Barbaresco”, afirma que el relevo generacional “está avanzado” y, entre las líneas rojas, ha avisado a sus hijos de que su 3 bodegas italianas y Gaja Distribución tienen que permanecer unidas y no dividirse, porque “esa es la fuerza de nuestra empresa”.

La familia Gaja. Foto cedida por la companía

Grupo Gaja -pronunciado Gaya- lleva produciendo vinos en Italia, con el Piamonte (Barbaresco) como epicentro, desde hace cuatro generaciones (1859), y hoy suma 230 hectáreas en Piamonte y Toscana.

Angelo Gaja (74 años y energía desbordante) rompió hace más de 30 años con los cánones clásicos de producción piamonteses y hoy elabora caldos tan laureados como los Burdeos y Borgoña.

Barbaresco y Barolo son los mejores vinos, “al pie de las montañas” de los Alpes, que elabora Angelo Gaja, uno de los productores más destacados de Italia: sus “Nebbiolo”, elaborados con la cepa tinta más fina del norte de Italia, el “Dolcetto” y el “Barbaresco” han dado nueva celebridad a los tintos del Piamonte. Un “señor del vino”, nieto de catalanes, y trayectoria singular, quien no se prodiga en medios ni apenas concede entrevistas.

El grupo prevé facturar este año entre 38 ó 40 millones de euros, gracias a una mejora del mercado y elevarán de forma considerable las cifras de 2013, afectadas por la crisis (32 millones de euros).

Según explica, la empresa ya ha abordado la renovación de la compañía, un cambio “muy delicado”. Que la firma no se desmembre es una premisa. Y, si en el futuro hubiera nuevas adquisiciones de viñedos o bodegas, “también tendrá que integrarse en ese conjunto”, lo que obligará a sus hijos a “trabajar juntos y no es fácil. No sé si se conseguirá, pero de momento todo va bien”.

Su hija mayor, de nombre premonitorio (Gaia), “se está responsabilizando del 85 % del mercado exterior”, aunque “todavía no conoce todos los recovecos de la empresa al cien por cien”; mientras que otra de ellas se ocupa del mercado interior y “también está adquiriendo conocimientos en las dos bodegas de La Toscana“.

Angelo Gaja. Foto cedida por la companía
Angelo Gaja. Foto cedida por la companía

Su hijo de 21 años estudia en la Universidad y, aunque “le interesa mucho entrar” en la empresa, “no necesariamente será así”. También descarta la entrada de accionistas porque, tal y como comenta, “queremos estar solos, hacer lo que nos de la gana y que los beneficios de la empresa permanezcan en ella”. “Además a la compañía hay que alimentarla para que tenga recursos necesarios para afrontar posibles etapas futuras”, apostilla.

El grupo Gaja elabora entre 900.000 y 950.000 botellas, entre sus centros de Piamonte (Barbaresco y Barolo); y de Montalcino (Pieve Santa Restituta) y Bolgheri, en la región de la Toscana.

Gaja “está bastante bien, hoy por hoy”, aunque “es muy difícil decir cuál ha sido la clave del éxito; porque a veces ni siquiera nosotros lo sabemos”, si bien han tomado decisiones acertadas y, quizás, “también hay algo de azar” que explique sus logros.

Desde hace 27 años “no hemos permitido que crezca” el tamaño de la producción, “he disfrutado de buena salud, tengo una esposa que siempre me ha acompañado en el negocio y cierta capacidad de elegir las personas con las que colaboro”, si bien, cuando se ha equivocado con ellos, “nunca he librado una guerra; siempre he puesto una alfombra roja a quienes tenían que salir de la empresa”, añade.

“No somos los mejores, pero tenemos unos aspectos diferenciadores respecto a otros productores”, incluso en su filosofía empresarial.

Responsabilidad social

Las bodegas están cerradas al turismo -explica el empresario- y “no tenemos restaurante, alojamientos, ni nada”, aunque sí aceptan algunos visitantes que pagan entre 250 y 400 euros por persona, dinero que destina exclusivamente a la beneficencia -este año recaudarán 160.000 euros-. Un destino solidario al que también se dirigen los 25.000 euros que solicita por impartir conferencias. Su empresa, pese a su fama mundial, ni siquiera tiene página web.

Mercados

Venden en Italia apenas el 15 % del total y, el resto a 58 países del mundo entre ellos de norteamérica, a Suiza, Alemania, Austria, Japón, Rusia -Moscú posee una de las mejores cocinas italianas, añade-, Dubai -gracias a una clientela internacional interesada por el lujo- o Japón.

Preguntado si se plantea adquirir propiedades, dice que la decisión será de sus hijas pero “los recursos económicos existen”. En el pasado le propusieron comprar en el Priorato catalán y la Ribeira Sacra gallega, pero “no salió” adelante. Hoy se centran en su propio universo, en un imperio del vino de reputación global. Angelo ha revolucionado los caldos de Barbaresco, que hoy ya no se consideran, como antaño, “vinos perdedores”.

Sigue siendo el Rey.

Sobre nosotros

sdfsd788999HDY

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.