Javier Velasco representante de ASEBIO en el Observatorio de la Estrategia Nacional de Bioeconomía

“La biotecnología es mucho más que solo transgénicos”

El consumidor y los reguladores en la Unión Europea (UE) “tienen miedo” al concepto de la biotecnología, porque “se asocia al término transgénico, al transgénico agrícola”, pero “la biotecnología es mucho más”.

Javier Velasco, representante de ASEBIO en el Observatorio de la Estrategia Nacional de Bioeconomía. Foto: Cedida por el entrevistado

Así lo asegura en una entrevista con Efeagro el representante de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio) en el Observatorio de la Estrategia Nacional de Bioeconomía, Javier Velasco, quien subraya que, en Europa, estos asuntos tocan más la fibra emocional que la racional, y hoy en día hay un marco regulatorio restrictivo para estas empresas.

Velasco recuerda que, por ejemplo, los sistemas de control de autenticidad (evita adulteraciones o fraudes en alimentos) o el desarrollo de nuevos productos para agricultura (biopesticidas) o agroalimentación (bebidas fermentados por un microorganismo) son tecnologías biotecnológicas “en absoluto transgénicas“.

Biotecnología no es sinónimo de transgénico

Según explica, son técnicas que proceden de un cultivo de microorganismo o de un microorganismo completo, pero “por la percepción de riesgo que hay alrededor de la biotecnología en la alimentación se mete todo en el mismo saco, y eso es un problema”.

Las empresas biotecnológicas sienten que “las trabas regulatorias son muy importantes” y que la normativa europea sobre aprobación de nuevos ingredientes “cambia constantemente”.

Por ejemplo, el 1 de enero entró en vigor una norma europea sobre nuevos ingredientes para alimentación y “ahora mismo hay una indefinición y confusión enorme en el sector sobre qué se puede hacer y qué no”.

Incertidumbre normativa afecta al desarrollo de empresas biotecnológicas

Y esto “lógicamente mina las decisiones de inversión y desarrollo de las empresas. Cuando hay incertidumbre muchas veces se decide esperar hasta ver (qué ocurre) y eso no es bueno para un sector industrial”, añade Velasco.

“La biotecnología es mucho más que solo transgénicos”

Imagen de un cultivo de plantas en un laboratorio. Fuente: Cedida por Asebio

A su juicio, y desde el punto de vista de las empresas dedicadas a la biotecnología, se debería hacer una “revisión completa” de por qué el método que se ha utilizado para generar un microorganismo mejorado determina la regulación final, y no el producto resultante”.

Es decir, si un microorganismo o el compuesto “es seguro, sin efectos secundarios, no debería ser tan importante el cómo se ha generado”; lo que debe ser “totalmente seguro” es el producto final que llega al consumidor, defiende.

El miedo a la biotecnología “no tiene sentido”, desde un punto de vista científico

Velasco, también coordinador del grupo de trabajo de Comunicación de Asebio, entona parte del “mea culpa” de por qué ese “miedo en la opinión pública”, y a futuro harán un mayor esfuerzo de explicación y de divulgación para disiparlo, ya que, desde un punto de vista técnico-científico, “no tiene ningún sentido”.

Las empresas del sector biotecnológico “tenemos que hacer un esfuerzo mayor por explicar mejor los controles que tienen estos procesos” e informar “cómo se hacen las cosas, qué cantidad de controles hay detrás…” para quitar “ese miedo” en los usuarios, que se “contagia a los reguladores”.

De hecho, hace hincapié en que, por ejemplo para agricultura ecológica, se generan bioestimulantes y biopesticidas, que son microorganismos naturales, sin modificación.

Biotecnología, a pesar de las trabas “viaja bien”

En este caso, se aíslan los microorganismos de la naturaleza, se producen en un ambiente controlado y se añaden al campo para restaurar el equilibrio ecológico del suelo.

“Se trata de un tipo de biotecnología en la que las herramientas que se usan son más clásicas”, pero también es biotecnología, “perfectamente aceptable para la agricultura ecológica”.

Velasco recuerda que la limitación normativa afecta a las empresas biotecnológicas europeas frente a sus competidores estadounidenses o chinos.

Sin embargo, “la tecnología viaja bien”, en referencia al desarrollo de tecnología novedosa de empresas comunitarias que no pueden vender en Europa, pero sí en Estados Unidos, al final “buscan su mejor mercado”.

EFEfood

EFEfood

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.