La flota española pide mejoras

La UE y Mauritania revisan el acuerdo pesquero en Bruselas

Europeos y mauritanos inician hoy una comisión mixta en Bruselas para evaluar el convenio. Se trata del acuerdo pesquero bilateral más importante para la Unión Europea (UE) desde el punto de vista económico. La flota española pide mejoras en el acceso a las aguas del país norteafricano.

Costa de Legweichich en Mauritania. EFE/Javier Alonso.Costa de Legweichich en Mauritania. EFE/Javier Alonso.

Los representantes de la UE y de Mauritania se reunirán hasta el viernes, para examinar el acuerdo pesquero, de interés para la flota española.

El convenio con el país africano es el principal protocolo de  UE desde el punto de vista económico. Ofrece licencias para unos 56 barcos españoles y concierne a la flota de Andalucía, Galicia y de Canarias.
En contrapartida, la UE paga a Mauritania una compensación de 57,5 millones de euros anuales.

Peticiones de la flota

Representantes de los armadores españoles (agrupados en Cepesca) y comunitarios (patronal Europêche) han presentado a Bruselas peticiones de cara a la reunión de mañana, con el fin de mejorar su actividad en el caladero mauritano.
Por un lado, los buques de Ribeira (A Coruña) han reclamado una bajada del pago que abonan los armadores por operar en aguas de ese país, cambios en las licencias, la posibilidad de descargar aceites de pescado -ahora no permitida- y modificaciones relacionadas con el tiempo que los barcos pueden operar allí.
También han reivindicado mejoras las flotas de buques arrastreros congeladores de Huelva y de Canarias.

Pesca en Mauritania. Foto: EFE / Pablo Nazario.

Costa de Mauritania. Foto: EFE / Pablo Nazario.

La flota onubense marisquera, que faena en aguas mauritanas con seis buques, ha solicitado que se defienda la necesidad de que en su modalidad “los paros biológicos sean tratados igual que ocurre con otras categorías de capturas, tales como la merluza negra o la palometa, sujetos a dictámenes científicos”.
Actualmente, “los paros pueden ser adoptados de manera arbitraria por Mauritania con escaso margen de maniobra para abordar soluciones, como solicitar licencias para otro tipo de capturas”, según Cepesca.

La flota española pide cambios en las delimitaciones de las zonas de pesca en aguas mauritanas

Dicha flota ha defendido que el control de capturas accidentales de cangrejo (10 %) se realice al final de cada marea y no en el momento de la inspección, tal y como ocurre ahora.
La flota onubense sigue reivindicando, además, el acceso a zonas como la denominada Playa del Norte, rica en langostinos, ya que a su juicio no existe motivo alguno para su restricción.
Respecto a la gestión portuaria, ha reclamado más celeridad en el atraque y salida del puerto de Nuadibú de los mercantes portacontenedores.

Los armadores canarios

Por su parte, los armadores canarios -agrupados en la “OP Anacef” y que disponen de 6 licencias para operar en Mauritania, conseguidas recientemente- consideran “un problema” la delimitación actual de zonas de pesca, ya que “anulan determinadas posibilidades de captura, concretamente calamar y choco”.
Este segmento de flota, conocida como cefalopodera, estaba excluido del acuerdo hasta el pasado noviembre de 2016, cuando se creó una nueva categoría de pesca para 6 buques dirigidos a la merluza negra, con unas posibilidades para calamar y choco.
Sin embargo, las composiciones de las capturas ya realizadas “demuestran que las de calamar y choco, las dos especies objetivo, han sido cero”, según estos armadores, quien también han presentado reivindicaciones sobre los cánones.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Pesca

Twitter: efeagro

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.