En favor de la economía circular

La Comisión Europea impulsa el uso de abonos ecológicos

Bruselas ha propuesto un reglamento para facilitar la utilización de abonos orgánicos y obtenidos de residuos, favoreciendo la igualdad de condiciones con los tradicionales. Es la primera medida de su plan para potenciar la economía circular.

Máquinas cosechadoras en un campo de cultivo. EFE ARCHIVO/Sebastião MoreiraMáquinas cosechadoras en un campo de cultivo. EFE ARCHIVO/Sebastião Moreira

La Comisión Europea (CE) ha presentado nuevas disposiciones sobre abonos ecológicos y obtenidos de los residuos en la Unión Europea (UE), como primera medida del paquete de la economía circular adoptado en diciembre pasado.

En concreto, la CE ha propuesto un reglamento que, a su juicio, facilitará en gran medida el acceso de los abonos orgánicos y obtenidos de los residuos al mercado único comunitario, al ponerlos en igualdad de condiciones con los abonos inorgánicos tradicionales.

De este modo se crearán nuevas oportunidades de mercado para las empresas innovadoras, reduciendo al mismo tiempo el volumen de residuos, el consumo de energía y los daños al medio ambiente.

El vicepresidente de la CE para el Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen, ha señalado que “de los abundantes recursos disponibles en forma de residuos orgánicos, pocos se transforman en valiosos fertilizantes”.

“Nuestros agricultores usan abonos en cuya fabricación se usan recursos importados o se consume mucha energía, a pesar de que nuestra industria podría valorizar los biorresiduos en nutrientes reciclados”, ha señalado.

Requisitos

El reglamento establece normas comunes sobre la conversión de biorresiduos en materias primas que pueden utilizarse para fabricar fertilizantes. En él se definen los requisitos de seguridad, calidad y etiquetado que deben cumplir todos los abonos para ser objeto de libre comercio en toda la UE.

Abono orgánico

Imagen de archivo de la empresa asturiana Lombriastur que transforma los excrementos en abono orgánico. Foto: EFE ARCHIVO/ Alberto Morante

Los productores tendrán que demostrar que sus productos cumplen dichos requisitos y se ajustan a los límites de contaminantes orgánicos, contaminantes microbianos e impurezas físicas antes de colocarles el marcado CE.
La nueva normativa se aplicará a todos los tipos de abonos a fin de garantizar el máximo nivel de protección del suelo.

El reglamento fija límites estrictos para el cadmio en los abonos fosfatados.

Los límites se harán más rigurosos, pasando de 60 mg/kg a 40 mg/kg después de tres años y a 20 mg/kg al cabo de doce años, reduciéndose así los riesgos para la salud y el medio ambiente.
Como algunos fertilizantes no son producidos o comercializados con carácter transfronterizo en grandes cantidades, la CE propone la armonización facultativa.
El fabricante puede, en función de su estrategia comercial y del tipo de producto, optar por colocarle el marcado “CE”, haciendo posible su libre comercio en el mercado interior conforme a normas europeas comunes, o venderlo con arreglo a normas nacionales basadas en el reconocimiento mutuo en el mercado único.

Esto garantiza que se tengan en cuenta los principios de la mejora de la legislación y la subsidiariedad.

servicios

Twitter: efeagro

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.