Se afianza la apuesta de los híper por lo bio

La distribución convencional, una de las claves de la subida del consumo ecológico

La distribución convencional (principalmente los hipermercados), el desarrollo de los supermercados bio, una mayor producción ecológica y la entrada de la industria agroalimentaria convencional en el segmento eco son algunos de los factores que explican el fuerte repunte del consumo de alimentos ecológicos en 2015.

Imagen de un hipermercado. EFE/Archivo.JM.Espinosa. Imagen de un hipermercado. EFE/Archivo.JM.Espinosa.

El creciente interés de la distribución convencional por lo bio, el desarrollo de los súper ecológicos, junto con el aumento de producción y elaboración eco y la incorporación de firmas agroalimentarias convencionales en el segmento eco son algunas de las claves que explican el fuerte incremento de su consumo de los últimos años.

Según un estudio sobre caracterización del sector ecológico en 2015, el mercado interno de alimentos ecológicos ha registrado un fuerte alza -de un 24,5 % respecto a 2014, hasta 1.498 millones de euros. De hecho, en el periodo 2011-2015 el gasto per cápita ha aumentado el 56,6 % y ha alcanzado los 32,3 euros.

Para 2016 se prevé que se mantenga ese crecimiento de dos dígitos en el consumo ecológico

Pedro López, uno de los coautores del citado informe -encargado a Prodescon por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente-, apunta que la apuesta del híper convencional por lo ecológico (y también de algunas cadenas del canal descuento) y la expansión de los súper ecológicos han contribuido a esa subida.

Más producto ecológico en la cadena de valor

Este repunte ha sido también posible porque la producción y elaboración ecológica se ha situado en 2015 en casi 1,7 millones de toneladas, el 26,2 % más frente al año anterior, en la mayoría de las principales líneas de productos, con lo que “fue posible encontrar más productos ecológicos en la cadena de valor“, añade.

López destaca, además, la apuesta firme de las cadenas de hipermercados convencionales (entre un 14 y 18 % de la cuota de mercado de productos eco) por incluir un surtido más amplio de alimentos ecológicos, dedicarles más zonas de venta y desarrollar su marca blanca bio, que han dado más visibilidad a estos alimentos.

Este hecho ha influido de manera decisiva en el aumento de su consumo por una cuestión lógica, apunta López, porque “hay una mayor exposición del producto ecológico“, acorde a las nuevas demandas del cliente de alimentación convencional, que se preocupa por temas de salud o medioambientales, y muestra interés por estos alimentos.

El interés de la distribución convencional por alimentos bio eleva su consumo.Foto EFEAGRO.

El interés de la distribución convencional por lo ecológico eleva su consumo.Foto EFEAGRO.

Según el informe, en el canal especializado, los súper ecológicos tienen entre el 40 y el 45 % de la cuota de mercado y “se han puesto las pilas”, ya que aumenta el número de superficies de venta 100 % ecológicos, de tamaño mediano y grande en formatos de proximidad.

Ambos modelos, el convencional y el especialista, tienen que ser complementarios y no antagónicos para asegurar el desarrollo futuro del producto ecológico en el mercado interior.

Así, según el estudio, el canal especialista puede asumir el papel de “referencia” para consumidores que deseen acceder no sólo a los básicos del surtido, sino a las especialidades difíciles de encontrar en el convencional.

Dos modelos complementarios para asegurar el futuro desarrollo del producto ecológico en el mercado interior

La distribución convencional, por su dimensión y estructura, puede ser una vía de salida para las producciones de medianos y grandes operadores ecológicos, mientras que las de los pequeños, con más dificultad para adaptarse al ritmo de compra y requisitos del convencional, la tendrían en el canal especialista.

Clave será también, recalca López, el mensaje que den en relación al producto ecológico (método de producción que prescinde de productos químicos de síntesis, sujeto a unas reglas comunitarias y garantizados mediante certificación).

Deben ser mensajes ajustados a la naturaleza del producto y claros para que el consumidor decida con conocimiento sobre su composición, su nivel de calidad, su origen, su impacto ambiental y su precio, de lo contrario se genera “confusión, incluso frustración y rechazo” que iría en contra del crecimiento del sector ecológico.

EFE VINOS

ACEITE DE OLIVA

El aceite español, en la televisión china. Foto: Interprofesional
NUESTRO PAÍS "BARRE" CON EL 80 % DE CUOTA

China sucumbe al aceite de oliva de España

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.