CADENA ALIMENTARIA

El Código de Buenas Prácticas Mercantiles, una realidad “decisiva”

El Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria es “un paso decisivo para aumentar la eficiencia del sector”. Así lo ha asegurado la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

Foto de familia de las entidades que se han adherido al Código de Buenas Prácticas Mercantiles. Foto: Efeagro / cedida por el Mapama. Foto de familia de las entidades que se han adherido al Código de Buenas Prácticas Mercantiles. Foto: Efeagro / cedida por el Mapama.

Hoy se han entregado las acreditaciones a las entidades que se han adherido al citado documento, entre ellas organizaciones agrarias, asociaciones y federaciones del sector, empresas, pymes y exportadores. Este Código es un sistema voluntario que permite ampliar los compromisos que asumen los operadores más allá de lo establecido en la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Buenas prácticas: más transparencia y claridad

Implica trabajar con claridad y concreción en los contratos y los acuerdos comerciales, la lealtad en el intercambio de la información, la actitudes equitativas de transparencia del riesgo y responsabilidades y la no imposición en sus contratos de condiciones o exigencias injustificadas. En su intervención, la ministra ha destacado la importancia de este Código, que establece los principios “básicos” para las relaciones comerciales en el sector, entre los que ha subrayado el equilibrio y la justa reciprocidad, la buena fe, la cooperación, la transparencia y la sostenibilidad de la cadena alimentaria.

“Son pilares necesarios para que la cadena alimentaria alcance mayor equilibrio y con ello contribuyamos a contar con un sector fuerte y cada día más competitivo”

Según ha recordado, en el Código también se recogen estrategias de negociación, gestión, innovación y promoción, y “compromisos adicionales” relacionados con la resolución de conflictos, la calidad de los productos, la reducción del desperdicio alimentario y la cooperación durante las crisis de mercado. Para García Tejerina, este Código y la ley de mejora de la cadena alimentaria -“pionera en Europa”-, han supuesto un cambio clave en el sector agroalimentario.

La ministra ha agradecido a las entidades adheridas al documento su colaboración y les ha hecho partícipes como impulsores del éxito del sistema alimentario, del que ha reseñado hitos como el incremento de la renta agraria, la facturación de la industria o los datos de exportación, “a punto de superar los 46.000 millones”.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Foto: Efeagro / cedida por el Mapama.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Foto: Efeagro / cedida por el Mapama.

Al Código se han sumado asociaciones sectoriales de productores y fabricantes como Agropol, Alimpo, Sab-Almendrave, FIAB, Fenil, Cerveceros, Anice, Anfabe, Asemac, Cesfac y Asedas -que reúne a Mercadona, Dia, Euromadi, Ahorramás, IFA, Condis, Alimerka, Mas y Mas, Miquel Alimentaciò, Supesol, Covirán, Consum, Uvesco y Gadisase-.

Además de Cooperativas Agro-Alimentarias y las organizaciones agrarias -Asaja, COAG y UPA-, se han unido la Confederación Española de Comercio, Fedepesca, los empresarios detallistas de pescados y productos congelados y firmas como Coosur, Galletas Siro, Pepsico Foods, Nestlé, Covap, Consum, Mercadona, Cuétara o La Piara.

Rubricado el 24 de noviembre de 2015 por las asociaciones representativas de los agricultores, las cooperativas, las industrias y parte de la distribución alimentaria, y publicado en el Boletín Oficial del Estado el 18 de diciembre de ese año, además de las 78 entidades que han firmado hoy, hay varias “en proceso”.

Aportaciones del Código, según el Gobierno

  • El Código de Buenas Prácticas es una gran oportunidad para corregir los problemas del sector. 
  • Es fruto del consenso entre los agentes que operan en la cadena alimentaria que definen de mutuo acuerdo las prácticas que consideran adecuadas y tolerables.
  • Permite aumentar significativamente el marco de protección de los operadores por encima de las prácticas objeto de regulación. 
  • Mejorará las relaciones comerciales al fomentar unas relaciones justas, equilibradas y leales. 
  • Su sistema de resolución de conflictos permite ofrecer una respuesta rápida, con reducidos costes operativos y con garantía de imparcialidad ante  las posibles discrepancias que pudiesen ocasionarse. 
  • Las organizaciones de productores y los compradores contarán con una mediación específica para cuando no haya acuerdo en la determinación del precio en la contratación de los productos agrarios no transformados.
  •  Las organizaciones y asociaciones adheridas al Código y presentes en su Comisión de Seguimiento, trabajarán conjuntamente con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en el diseño y puesta en marcha de un “panel para el seguimiento de la innovación en el sector agroalimentario”, con objeto de impulsar el desarrollo de la innovación alimentaria.
  • Los operadores inscritos podrán utilizar un logo con la mención de «Acogido al Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria» y periódicamente se les dará publicidad en la sede electrónica del Ministerio y en el Boletín Oficial del Estado. 
  • También se prevé que la inscripción de los operadores al Código se tenga en cuenta en la normativa reguladora de las ayudas y subvenciones que en relación con la alimentación y la cadena alimentaria se promuevan por parte del Ministerio.

ACEITE DE OLIVA

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.