COMERCIO AGROALIMENTARIO

La Unión Europea, una potencia mundial agroalimentaria en auge

Los intercambios de productos agroalimentarios mueven miles de millones de euros al año en la UE. De ellos, depende el sustento económico de muchas familias.

Movimiento de frutas y hortalizas en un puerto español. Foto: Puertos del EstadoMovimiento de frutas y hortalizas en un puerto español. Foto: Puertos del Estado

Consulte aquí la Versión PDF Special Report

Siete de cada 100 euros puestos en circulación en la Unión Europea (UE) para comprar o vender algún bien al resto del mundo corresponden al sector agroalimentario.

Y aunque esa cantidad pueda parecer alejada del volumen de negocio que generan las transacciones comerciales relacionadas con el sector automovilístico y el energético, el comercio agroalimentario adquiere una especial relevancia en la economía comunitaria y, lo que es más importante, en la economía de millones de familias.

Las exportaciones comunitarias de productos agrarios y alimentarios a terceros países -sin incluir la pesca y los productos pesqueros- suponen más de 123.200 millones de euros en 2015, mientras que las importaciones se situaron en torno a 114.100 millones. Estos datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) revelan que la balanza comercial arroja un superávit superior a los 9.000 millones de euros.

Las estadísticas oficiales demuestran cómo el comercio intracomunitario sigue siendo un pilar fundamental para sostener la economía agroalimentaria de la UE, aunque la tendencia es abrir y consolidar los mercados de terceros países.

Desde el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), su director de Alimentos y Gastronomía, Javier Serra, subraya a Efeagro que la UE continúa como líder mundial en exportaciones agroalimentarias, estatus que mantiene desde 2013, cuando desbancó a Estados Unidos como principal comercializador. Este resultado, detalla Serra, es fruto del continuo apoyo de la UE al sector agroalimentario tanto en su promoción, aumentando su presupuesto, como en la búsqueda de oportunidades comerciales “nuevas e interesantes”.

Sin olvidar que una parte importante de este éxito se debe a las “rigurosas” normas de producción, a los controles de calidad de los países de la Unión Europea, así como a la consolidación de las relaciones comerciales con China, destino que ya es el segundo en el ránking de destinos.

El comercio en cifras

En la UE, la balanza comercial de productos agroalimentarios (sin incluir pesca ni el sector industrial de bebidas) desvela algunos datos relevantes, según el International Trade Center (ITC).

Por ejemplo, la UE vende mucho más de lo que compra en preparados a base de cereales, harina, almidón, fécula o leche, ya que la balanza en 2015 fue de +9.000 millones de euros y también consigue un potente superávit en leche, productos lácteo y huevo (más de 8.500 millones de euros).

En el lado opuesto, es decir, en balanza deficitaria, sobresale el sector hortofrutícola, cuya balanza fue de -18.054 millones de euros; seguido por el café y el té, con -8.064 millones de euros; dos subsectores, por lo tanto, en los que la UE depende mucho del mercado internacional.

Es necesario destacar también el superávit de la balanza de animales vivos, carnes y despojos (+8.113 millones de euros) y los cereales (+4.056 millones de euros) mientras que en el apartado de semillas y frutos oleaginosos (donde se encuentra la soja) el saldo comercial es deficitario (-7.890 millones de euros).

 

 

Dejando a un lado el saldo de la balanza comercial, los sectores que más volumen de dinero mueven, ya sea por importaciones (intra y extracomunitarios) o por exportaciones (intra y extracomunitarios) son la carne, la leche y sus productos, las frutas y hortalizas o los cereales.

Según Eurostat, el hortofrutícola destaca por la cantidad de dinero que mueven todos las importaciones en territorio comunitario: 64.000 millones de euros, de los que el 67 % (42.880 millones) se generaron gracias a las transacciones entre los países de la UE.

En carne y despojos comestibles, el capítulo de exportaciones es el que más llama la atención. Los países comunitarios vendieron por valor de 38.000 millones de euros. Eso sí, más del 88 % (33.440 millones) fueron por intercambios intracomunitarios.
Dentro de la categoría de Leche y productos lácteos, huevos de ave y miel natural, también son las exportaciones las que sobresalen, con 42.000 millones de negocio generados en 2015 y un 76 % ( 31.920 millones) en la propia UE.

Los cereales, básicos para la alimentación humana y animal, aportaron un negocio exportador de 22.600 millones (el 58 % -13.108 millones de euros- por las transacciones intracomunitarias).

Flujo comercial por continentes

El estudio de los flujos comerciales entre la UE y cada uno de los continentes también deja algunos datos interesantes:

La UE exportó leche, lácteos y huevos por valor de 1.700 millones de euros a América en 2015 y alrededor de 4.400 millones de euros en cereales a África; en ambos casos el saldo comercial estuvo marcado por un gran superávit comunitario.

En Asia se vendieron 5.400 millones de euros en carne y despojos, con más de 5.000 millones de superávit; y a Oceanía por valor de 336 millones, con una balanza comercial que en este caso sí fue deficitaria para la UE (-1.135 millones).

Principales países de la UE

Por países, y sólo en los subsectores de carnes, leche, productos lácteos, huevos y frutas y hortalizas, Alemania exportó en 2015 por valor de 23.600 millones de euros (intra y extracomunitarias); Francia, unos 13.000 millones de euros; Reino Unido, unos 12.800 millones de euros; e Italia, unos 10.000 millones de euros.
España, por su parte, según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), exportó en 2015 un total de 44.065 millones de euros en este sector (pesca incluida).

España exportó en 2015 más de 44.000 millones de euros en el sector agroalimentario (pesca incluida)

De ellos, en carne y despojos vendió por valor de 3.910 millones de euros, con una balanza comercial positiva. La factura por el comercio de frutas, legumbres y hortalizas se situó en los 13.553 millones, también con saldo positivo en su balanza, mientras que 966 millones de euros provinieron de la venta de cereales y semillas oleaginosas (mercado éste en el que España es claramente deficitario). En el sector de la leche y los productos lácteos, miel y huevos, las exportaciones españolas rebasaron los 1.700 millones de euros.

En el caso de España, el director de Alimentos y Gastronomía, Javier Serra, hace hincapié en que otro eje esencial para que España se consolide en el comercio internacional agroalimentario es la promoción mediante un mensaje “único” de calidad y diversidad de su oferta.

Para ello, según precisa, se ha fomentado la colaboración institucional y la potenciación del trinomio alimentación-gastronomía-turismo como motor de conocimiento y promoción del sector. Calidad, seguridad alimentaria y competitividad, para que España y el resto de la UE sigan marcando la diferencia en el mercado agroalimentario global.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

ACEITE DE OLIVA

Una monodosis de aceite de oliva. Foto: Cedida por Acesur
LA FIRMA LLEGA A UN CENTENAR DE PAÍSES

EEUU y China, prioritarios para Acesur

TWITTER EFEAGRO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.